miércoles, 20 de julio de 2011

De calles con encanto

Tengo la suerte de vivir en el centro.
Eso implica disfrutar de unos momentos de placer enormes, tanto por el día, como por la noche.
La calle donde vivo, hasta hace un par de años disfrutaba de dos carriles y otro para aparcar. Se podrían aparcar unos cien coches a lo largo de la calle.
Pero por suerte, el último plan de humanización del ayuntamiento ha convertido dos de los carriles en unas enormes aceras para poder pasear, perfectamente delimitadas con unos hermosos barrotes de aluminio de un metro de alto, para que ningún vehículo pueda siquiera estacionar.
Ahora, vivo en una calle donde nadie puede estacionar, ni tan siquiera el típico "momentito".
Por supuesto, hay 5 huecos con capacidad para 3 vehículos en cada uno, reservados para carga y descarga.Estos huecos están limitados por unas jardineras de granito con la altitud perfecta para no ser vistos por los espejos retrovisores y dejarte los bajos del furgón. Habitualmente se pueden ver trozos de defensas es estos aparcamientos, que los vecinos depositan en los contenedores de amarillos. por que aquí, sobre todo colaboramos con el medio ambiente. Reciclamos. De hecho, reciclamos tanto que tenemos contenedores verdes, amarillos, azules, los iglús para el cristal, los cuadrados para el cartón, otros también cuadrados para ropa...vivo entre contenedores. Y los camiones que recogen los residuos pasan todas las noches:
Sobre la una y media de la madrugada, el de los contenedores verdes, Suele tardar unos 20 minutos en recoger los cerca de 15 contenedores que hay a lo largo de la calle y como no se puede adelantar, el ruido del camión y de los 15 o 20 coches en procesión que le siguen, sirve para recordarme lo bien que se vive en el centro. cuando el camión engancha un contenedor, su motor se revoluciona para elevarlo hasta que se oye el "pataplam ¡¡¡" en ocasiones con repetición por si se ha quedado alguna bolsa enganchada al contenedor.
No suelen tardar mucho el resto de los camiones. Pero a eso de las cinco de la madrugada, suelen terminar su trabajo. Que grandes esos hombres que trasnochan para que podamos depositar al día siguiente nuestros residuos. Mi favorito es el enorme camión lava-contenedores. Es con diferencia, el que mas tarda y mas ruido hace. Pero mis noches no terminan aquí: Los dos camiones que abastecen al supermercado y a la frutería respectivamente, ponen el colofón final, y saludan a los primeros rayos de sol, al tiempo que se reinicia el trafico y, por fin, a eso de las 8 de la mañana, el enorme atasco, acompañados de las bocinas de quienes quieres -pero no pueden- salir de sus garajes, obstruidos por coches mal aparcados.
La calle donde vivo no me permite aparcar el coche cerca de mi casa. De hecho, suelo aparcarlo y dar un paseo de 10 minutos hasta casa. Pero este paseo, cuando llegas de trabajar cansado y con hambre despues de hacerte una hora de coche, te sirve para recordarte la suerte que tienes de vivir en el centro, donde todo está tan a mano. Claro, si llueve te empapas de camino a casa, pero ¡¡¡que narices !!!, esto es Galicia.
Además, teniendo uno de los impuestos de circulación mas caros de España, estoy seguro que mi ayuntamiento siempre dispondrá de los recursos necesarios para seguir facilitandonos la vida a nosotros los ciudadanos. El que amenudo no atiendan nuestras peticiones sólo significa, que no pedimos lo correcto. Ellos saben que es lo que nos conviene.
La calle donde vivo dispone de unas magnificas farolas nuevas que según han dicho, son de bajo consumo. debe de ser por eso por lo que no alumbran una mierda. Pero para solucionarlo han puesto mas farolas de bajo consumo de las que había antes. aunque claro, si consumen menos, pero ponen mas... bueno, no sé. Yo no soy electricista.
También han puesto un par de sillas y un banco, orientadas a la carretera, a unos 50cm de la calzada. Así, te puedes sentar...¿a ver como pasan los coches lentamente por el eterno atasco?. Cuando alguno echa mas humo de lo habitual, te ahogas un poco, pero al estar sentado, no tienes peligro de desmayarte por falta de oxigeno. Si está todo pensado. Seguro que lo han importado de los chinos, que son muy de calcularlo todo minuciosamente. Los pocos semáforos que quedaban, los están sustituyendo por rotondas. Di que sí. Abajo el consumo eléctrico innecesario. Y de paso, los mantenimientos. Este ayuntamiento piensa en todo, siempre tan concienciado con el ahorro energético y económico. y de paso, se exonera de problemas al ser siempre la culpa del conductor en caso de choque, y no por que se averíen los semáforos, como era habitual.
Pero lo mejor de mi calle no es el eterno ruido, ni los atascos, no el enorme gasto inamortizable en 10 legislaturas. Lo mejor, ni siquiera es el absurdo del mobiliario urbano que no pega nada con nada. Ni siquiera que tengamos unos impuestos desorbitados, o que no se cuente con los que vivimos aquí para hacer obras.
Lo mejor es que, puntualmente cada 18 meses vuelven a levantar las aceras nuevas para meter algún tubo de algo. Primero fue la banda ancha. Luego el agua. Luego, el cambio de baldosas. Después unos tubos verdes que no tengo ni idea de para que son. Y por fin, las reparaciones del agua que perdía pro alguna junta y reventaba las aceras. Tres veces.

Me encanta la calle donde vivo, pero si puedo, me mudo al extraradio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario