viernes, 28 de enero de 2011

De soles

Pues no tengo ni idea de por qué, pero el otro día leí una noticia que me hizo plantearme un enorme abanico de posibilidades.
Y es que, al parecer, según no se qué departamento astrofísico, el año que viene durante un periodo de tiempo que aun está por concretar, -pero que durará entre pocos días y varias semanas- tendremos dos soles. Uno por el día, el de toda la vida del señor, y otro por la noche.
Bueno, el de por la noche, más que un sol de los que calientan, será un sol de los que alumbran, fruto del colapso de una supernova, que irradiará parte de su energía sobre nuestra querida pelotita azul.
Y claro, eso significa tener varios días de 24 horas de luz.
El poder salir de trabajar y, después de cenar, en vez de meterse en cama, ir a darle un poco a la bicicleta, o tener más tiempo para fotear el mundo, o quedar con los amigos para hacer cosas...
Serán, seguramente, unos días agotadores, pero, ¿cuantas veces la humanidad se puede permitir el lujo de tener noches relucientes y explendorosas?
Ya dormiremos en nuestros ratos libres (en el descanso de 20 minutos del trabajo, en el autobús o tren, mientras esperamos a que la compañía de teléfono nos atienda escuchando la musiquita de espera, en la consulta del medico, la cola del banco, la del supermercado....hay cientos de situaciones en las que podremos cerrar un rato los ojos).
Que ganas, que ganas....
La parte mala, es que quizás,la vida sobre la tierra quede achicharrada. Dicen los que entienden de estas cosillas que la probabilidad es, por insignificante, despreciable como para tenerla en consideración.
Así que, cuando os empiecen a atravesar los haces de protones, neutrones, materia, antimateria, o lo que sea que desprende la explosión de la estrella esa, relajaros y disfrutad. A fin de cuentas, salvo en una cámara acorazada de muchos centímetros de grosor recubierta de plomo y otros metales, no habrá forma de esconderse de ese barrido electromagnético.
¿Seguida funcionando el móvil?
Vereis que risas...

jueves, 27 de enero de 2011

De verdades

La verdad no es absoluta; es conjunción. De experiencias, pensamientos, esto es sólo mi opinión.
La verdad no es tener siempre la razón.
La verdad no es llegar a las manos en cada discursión.
La verdad es conseguir una reacción con una acción.
La verdad es tener en la vida una misión.
La verdad es tener claras las ideas frente a tanta confusión.
La verdad es subir escalón tras escalón.
La verdad es corazón.
La verdad es distinguir el bien y el mal en cada decisión.
La verdad la sabe sólo el que sabe pedir perdón.
La verdad la sabe solo el que la sabe separar de la ficción.
La verdad existe: No es una invención.
Verdad o no vedad. Esa es la cuestión.

La verdad está en la play statión, o en televisión.
La verdad está en Euskadi en Palestina en los Valcanes en Zaire en Afganistan y en tu cabeza, so melón.

La escondiste en el armario, buscaste en el diccionario, quien sabe, la tendrán tal vez los peces de tu acuario.
En los barrios, -cuidao-, que ya te enseñan los dientes.
En el subsuelo ya lo saben, sólo hace falta que les muestres, una opción, una salida, una de estas que sea digna, seréis buenos escuderos, mañana grandes caballeros.
Lucha si estas oprimido para encontrar la libertad,  lucha si estas engañado para encontrar la verdad.
Lucha por tus ideales, insiste, se tenaz, lanzaté sobre tu presa, como una ave rapaz.
Huye siempre del que te demuestre falsedad.
Combina en tu escalada sangre fría y terquedad.
Ilumina a todo el mundo con, de luz, un haz.
Elimina hipócritas sobre de la tierra la faz.
Consigue que se imponga sobre la guerra la paz.
Actúa como quieras, pero busca la verdad.

La verdad es que el nombre da muy propio desengaño. Un buen baño de acción desenfrenada y sin límites.
La verdad son escondites para zombies en pecado.Forman parte de una estructura irracional en mal estado.
La verdad a izquierda o derecha en tensión, buscando el chino la inyección. Ponerse, estar en evasión.
La verdad es que al lado, hasta debajo, de esos charcos de orina que desprenden ya ese familiar hedor.
La verdad en discursión por la parcela, aquella esquina mejor puesta, para hacer prostitución es otra muestra.
A cuchillo dos mujeres de la vida en pleno duelo. Antes de que venga un poli una estará en el suelo.
Verdad el chuloputas cuando da su protección, así, pegándose el piro, no me importa, nadie es tilo.
Verdad, yo me lo curro para poder seguir vivo, así afirma en intervius, así de triste, como un blues.
La verdad es que es triste, pero aun sigue habiendo espacio,  la verdad sería mejor si esto lo hicieramos despacio.

Tan sólo es una parte de lo que puede ser verdad, no todo es negatividad, no pierdas la esperanza.
Es tu única esperanza, es tu única  oportunidad. Aprende a separar los sueños de la realidad.
Se capaz de hacer algo bueno por la sociedad. Combina en tu escalada cantidad y calidad.
Quítale el disfraz al que sufre enfermedad de creerse majestad sin ser nadie en tu ciudad.
Desenmascara al que esconde su cara tras un antifaz.
Actúa como quieras, pero busca la verdad.

Estaba buscando otra cosa. Me topé con ella de casualidad. Ya la he escuhado 4 veces. Voy a por la quinta.
Ahora, dale al play, sube de nuevo a la primera línea y espera a que llegue "la verdad no es aboluta, es conjunción". Y sigue leyendo.
Por que lo consideron una gran verdad.

lunes, 24 de enero de 2011

De senderismo y otras insanas costumbres

Hacía un frío que pelaba, pero así que empezamos a caminar, la sensación térmica subió una docena de grados. Hace mucho que no me levanto yo tan tempranico para hacer senderismo.
 Ocho amigos, ocho grados de temperatura, y 12 Km de ida. Creo que a la vuelta había otros tantos. Lucía un sol magnífico, las pocas nubes semejaban islotes blancos de algodón en mitad de un cielo azul, y yo portaba mi mochila con el equipo de fotografía.
Ese era el contexto.
Tengo que reconocer que lo echaba de menos. Desde que me volví de mi último camino de Santiago a pié (que después hice otro en bici), no pateaba yo tanta distancia. Pero no percibí ninguna queja de mis extremidades inferiores. Imaginé que me darían algún problema por la falta de uso.
Subimos a lo alto de un monte próximo a Baiona, llamado "O Cortelliño". Y al llegar dimos buena cuenta de unos chorizos que asamos allí mismo, a puro fuego, sentados sobre el césped, junto a una pequeña ermita y unas vistas de las que adjunto una panorámica (click para aumentar). Las cíes, Baiona, Nigrán, mar, cielo, libertad, aire puro y frío... y me sigo preguntando qué es lo que la gente le ve a meterse con treintaytantos en un local que triplica el aforo máximo previo pago de entrada para meterse un garrafonazo. Con lo cómodo que se está de chandal. Aunque claro, según determinadas teorías, -lo de hacer una ruta domingomañanera de senderismo-, lo hace menos gente que la que sale de copas, quizás los raros, somos nosotros.
En cualquier caso, llevo media vida yendo a contracorriente de las modas y las costumbres -y encima me gusta-, así que seguiré torturándome con este tipo de cuestiones.
Tenéis que probarlo. Adelgaza, te pone el culo en su sitio, es divertido, barato, creativo, y el premio son unas vistas de orgasmo. Y sin temor a los controles de alcoholemia.

sábado, 22 de enero de 2011

De enemigos íntimos

Es grato, -mucho-, comprobar como en las estadísticas de las publicaciones, poco a poco va creciendo el número de visitas. Ese ego que se esconde en algún rincón de mi enmarañado cerebro, va creciendo también, aunque poco a poco.
A todos, muchas gracias. Faltaría más.
Y aunque es de recibo agradecer a todos los visitantes su tiempo y sus comentarios, me permitirán que esta entrada se la dedique, casi en exclusiva, a una parte bastante más reducida de quienes leen estas líneas:
Se trata de todos aquellos que, habiendo declarado formalmente su odio hacia mi ser, mis intenciones, mis opiniones, mi ética, mi moral, mi condición sexual o cualquier otra cuestión relacionada con mi persona, todavía siguen visitando la web.
Bueno, "todos aquellos" suena a una ingente cantidad de personas. Realmente tengo conocimiento de dos. Tres como mucho.
Y con "habiendo declarado..." es una conclusión a la que he llegado después de que me hubiesen retirado el saludo y mencionen que no tengo ética ni moral, y otros muchos comentarios bien nutridos en número, en la red social por excelencia, y en un hilo, -que ni siquiera era suyo-, pues oficialmente no se han dirigido nunca a mi para hacérmelo saber. Hasta hoy.

Yo les llamo cariñosamente "mis agitadores particulares", por que son capaces de sacarle punta a cualquier comentario de este blog, modificarlo lo necesario para verse protagonistas,  hacerlo suyo, y poder pasar una agradable tarde con sus amigos poniéndome a parir, entre café y café, intentando alcanzar tal nivel de autoconvencimiento de su odio hacia mi, que determinados especialistas calificarían de patología. Es divertido, por que siempre hay uno que te lo cuenta todo. En las mafias, les llaman “topos”.
Verdaderamente, es un  halago. Imagino que forma parte de la crítica a la que se somete todo aquel que osa publicar cualquier texto.

En cualquier caso, lamento la decepción, pero lo que yo escribo, lo hago basándome en mis propias creencias, ideologías experiencias y conclusiones. Como mucho, en lo que siento despues de que me hagan o digan algo. Sobre sentimientos. Sobre cosas que yo no veo correctas y critico, o envidio y alabo. No en vidas vacías ni anónimas. Y de hacerlo, lo indicaría claramente, como acérrimo enemigo de las ambigüedades que me declaro, y citando la fuente siempre que me refiera a una cita de cualquier índole.
Por eso, esta estrada se la voy a dedicar a ese agitador personal que ha tenido la indecencia de telefonearme este mediodía: Manuel.

Veras, ex - amigo Manuel;
Soy plenamente consciente, -y tú tienes estudios, deberías de entenderlo-,  de que el contenido de este blog, trata muchos temas en los que te puedes ver inmiscuido (o no), como la xenofobia, el machismo, el egoísmo, el odio o el rencor, la economía, el fraude en impuestos a la hacienda pública, la salud, el sobrepeso, los propósitos de fin de año, los viajes, el cine, la estadística y probabilidad, la crisis, la política local, los reyes magos, el mundo de la bicicleta… y un montón de sentimientos, aptitudes y actitudes, hobbies, costumbres, modas y manías más. Espero que no estés inmiscuido en todas, pero seguro que en alguna si. Igual que el resto de los mortales. Pero es fruto únicamente de mi fuero interno de ideas y conclusiones y, -efectivamente-, no todo el mundo tiene que estar de acuerdo con todo lo que yo opino.
De hecho, sería absurdo y bastante aburrido que en una reunión de amigos, todos se dedicasen a darse la razón los unos a los otros.

Más de una vez, -por ponerte un ejemplo-,  he hablado de los funcionarios, tachándolos de insolidarios, con el tema de la reducción salarial que han sufrido, comparándolos con quienes no llegamos ni a mil euros al mes y no tenemos opción de reducción, sino retirada definitiva del 100% del sueldo, llegado el caso. Pero todo aquel que tenga dos dedos de frente, sabrá cuando darse por aludido y cuando no, pero en cualquier caso, es un comentario sobre una cuestión publica. Y polémica también. Pero pública. Si te lo tomas como una afrenta personal, simplemente tienes un problema (que me la pela, dicho sea de paso).
Pero me consta que no todos los funcionarios se han dado por aludidos. Sólo uno: Tú. Y te puedo asegurar que hay algún otro que sigue este blog y que todavía me dirige la palabra. En cualquier caso, era sólo un punto de vista, -mi punto de vista-, en el que me reitero hasta las trancas. Ese comentario, -aceptaré barco como animal acuático-, me consta que en el grupo de bufones de quienes me odian, ha dado mucho juego. Lo entiendo. Es un tema bastante polémico.  Pero no te describe. Lamento informarte que no tienes la exclusividad como único funcionario sobre la faz de la tierra. Por que supongo que es por eso por lo que te has dado por aludido, y no por lo de “rata” o “egoísta”. ¿O sí…?

Pero la llamada telefónica que este personaje me ha realizado hoy, estaba relacionada con mi anterior entrada titulada “De hijoputas”.
Este ente, con el que me avergüenzo de compartir la cualidad de “ser humano”, me casigritaba y exigía por teléfono, con ese tonito chulesco y pseudo-amenazante que lo caracteriza cuando se cree más que quien tiene enfrente, una explicación de por qué hablaba sobre él, en esa entrada, mientras articulaba una pseudo-amenaza a golpe de “detrás de un teclado somos todos muy valientes”, entre otras lindezas.
Mi réplica consistió en un simple “no escribí sobre ti”, aunque no dejo de preguntarme en qué parte del post se dio por aludido. ¿En la de Hijo de puta? ¿En la de Ladrón? ¿La de defraudador de impuestos quizás? En cualquier caso, conozco su vehiculo, y no tiene un Ford Fiesta Rojo con alerón, como indicaba en otro de los supuestos de esa entrada. Le invité a no leerme para que su integridad intelectual, -sea la que sea-, se conserve intacta. Y el me replicó con un  grandioso “es que la gente me viene luego y me dice “oye, ¿Has visto lo que ha escrito Nochete sobre ti?””.
Menudos amigos tienes que te mienten diciendo que escribo sobre ti.
Pero ahí vi la luz: No se trataba de lo que yo piense sobre este espécimen. Ni siquiera de lo que él piense sobre mi o sobre mis escritos. Se trataba –y voy a ser sutil-, de algo tan simple como “el qué dirán”. Las apariencias que hay que guardar. La popularidad que pueda fluctuar… Qué pena. Por un momento, al principio de la conversación, creí que ese café al que me quería invitar era para hablar sobre nuestro enfado mutuo. Pero no: era para amenazarme, gritarme o las dos cosas. Menos mal que me negué, avocándolo a anticipar esas amenazas por teléfono.

Y fíjate, que, llegado el caso, podría ser igual de cínico que tu, cuando haces comentarios del tipo “ah…si te das por aludido, por algo será…”.
Pero si me refiriese a tí, amigo agitador, no utilizaría la palabra "insolidario". Utilizaría posiblemente la palabra "cutre", o "agarrado" o "rácano", o cualquier otra de las muchas con la que nos ilustra nuestro querido diccionario. No es el caso. Lo siento. Tampoco me preocupa, no te vallas a pensar, que te des o no por aludido.
Es que, siguiendo tu teoría de alusiones conspiranoicas, cuando en otra de mis anteriores entradas, titulada “Des-propositos de comienzo de año”, mencionaba varios ejemplos, como la tan habitual intención que casi todos los fumadores tenemos de dejar de fumar o la de meternos en el gimnasio para cultivarnos físicamente...también hablaría de ti. De hecho, así lo manifestaste aunque ahí hablaba…sí, de gordos. Pero de muchas más cosas. Pero tú te quedaste con el tema de los gordos. Y a mi no me pareció mal que hicieses ese comentario en Facebook, creo recordar algo así como  "que estás contento con los 30 o 40 kilos que te sobran" (no es literal, por que no presté mucha atención a la tontería) y aprovechabas la coyuntura para recomendarme un psicólogo, como en otras ocasiones habías hecho ya, mientras invitabas a todo aquel que te leyese, a continuar bebiendo  o/y fumando, pues de lo contrario podrían quedar tan "atorados" como un servidor.

De nuevo, un placer el ser leído y sobre todo, servir de tema tapete, aunque sea en un triste foro de una red social.  De todas formas, una vez más, era una reflexión. Sin más.
Veras, amigo agitador, y voy finalizando ya: Si yo tuviese que darme por aludido al mismo nivel que tú lo haces con mis escritos, cuando -por poner otro ejemplo de los que tanto me gusta abusar-,  tu señora mujer realiza comentarios, quizás más básicos o de menor intensidad, -no veo la diferencia-, del tipo “mariconadas las justas” entre grandes admiraciones y repetitivos "JAJAJAJAJA...", seguidos de risas y aplausas tuyos y del resto de los componentes bufonianos,  creyendo que por mi condición de homosexual, acabaré deprimido y humillado… esto podría parecerse a Puertohurraco. En cualquier caso, llega tarde. Hace 37 años que peleo con ese tipo de comentarios y "personas" (y con otras mucho peores). No es algo que me afecte significativamente. Pero no me doy por aludido. Por que entiendo que es desgraciadamente parte del vocabulario que todavía está vigente y que habrá que ir erradicando paulatinamente, a pesar de que sólo unos pocos retrógrados lo sigan utilizando aún.

Por eso, me permito el devolverte ese consejo que nunca te he pedido, y que tenias tan preparado antes de llamarme y que has colado con calzador, donde me recomendabas “vivir, pasar página, ser feliz y seguir mi camino”. Yo lo estoy haciendo. Eres tú quien está pendiente de lo que escribo, visitando la web cada poco (hay una cosa llamada monitor de estadísticas, que te indica entre otras cosas sistema operativo (incluidos los accesos desde el móvil), resolución de monitor (como la de ese mini-portatil que tienes, horas, fechas, tiempos de permanencia, desde donde has llegado a esta página, población, municipio, provincia, pais…en fin, que sé cuando vienes y cuando vas. No pasa nada. Por mi puedes quedarte y leerme (e incluso criticarme) cuanto quieras. Pero trata de ser un poco más coherente contigo mismo y con las críticas. Y ya de paso, un poco menos embaucador con quienes todavía te rodean. Y sobre todo, tranquilízate. Si vuelvo a escribir sobre ti, lo indicaré tan claramente como lo he hecho en esta entrada que te dedico solamente a ti, Manuel, con el permiso del resto de los lectores.

Es un placer el que me leas, y un honor el que entre todos me critiquéis. Pero hacedlo sobre el escrito, no sobre el escribiente. Es más sano e inteligente.

Ya lo decía Oscar Wilde: "Que hablen de uno es espantoso, pero hay algo peor: que no hablen"

jueves, 20 de enero de 2011

De hijoputas

Siempre he presumido de una cosa. Realmente, creo que es de lo único que he presumido: De mi capacidad de observación. Y luego me dedico un buen rato a sacar conclusiones de lo que he observado con tanta atención.
Así, por poner un ejemplo simple de deducción observacional, si el conductor de delante, conduce un Ford Fiesta Xr2 de color rojo metalizado, con un alerón tan grande que parece sacado de un escalextric, con doble tubo de escape, en los semáforos sufre del síndrome de la "pierna loca" dando constantes y breves  acelerones como si estuviese a punto de salir el primero en una competición, tiene la música a todo lo que da, con las dos ventanilals abiertas así granice, y una mano por la ventanilla desde el codo, y va repanchingado en el asiento con cara de "¿que pasa? ¿algo no está bien?", llegaremos a la conclusión de que es un maqui de la vida. Un tujo. Un "montuniño", que decimos los gallegos. Un paleto integral.

Bueno, este era un ejemplo fácil.Otro ejemplo: Si alguien se queja de algo que has hecho, pero a los 15 días te hace a ti exactamente lo mismo por lo que protestaba, y con todo, se pone de víctima, tienes que pensar que es una persona incongruente, con un perfil psicológico desordenado y poco fiable.

Pero yo voy un poco más allá: Si conoces a una persona te dice a ti, -que no llegas ni a mil euros al mes,- que la economía de este país es un asco, echándole la culpa al gobierno, pero tiene dos o tres coches, varios pisos en propiedad con contratos de alquiler en "B" defraudando a hacienda, 2 trabajos, uno de ellos también en "B", pero sigue echándole la culpa al gobierno de la economía y lo complicado que está el tema laboral, y encima te enteras de que en su casa entran todos los meses en torno de los cuatro mil euros, la mayor parte en "B", la conclusión a la que se llega, de entrada, es que es una persona que no puede de ninguna manera tener credibilidad.  Si miente y roba de esa manera, tiene por narices que ser una mala persona. De entrada, insolidario. Posiblemente un egoista redomado.Con toda seguridad, un rata consumado.

Por eso llego a esta conclusión:
Hay tres tipos de hijoeputas: el físico, el metafísico y el esférico.
El físico es porque su madre es, físicamente, puta.
El metafísico es porque su madre es una santa, pero él es un hijoeputa.
El esférico es... que es hijoeputa... lo mires por donde lo mires.

Lo que se encuentra uno por el centro, oye...

lunes, 17 de enero de 2011

The Christians

Todos, sin ninguna excepción, tenemos una tema que nos gusta de verdad. No me refiero a un tema que durante el verano ha estado muy bien y se ha bailado hasta la saciedad.
Tampoco a ese tema que recordamos desde hace muchos años y punto.
Me refiero a esa canción que guardamos en el fondo de nuestra alma, custodiada por el corazón, el hígado y los riñones. Una canción que, a pesar de haberla escuchado cientos de veces, nunca nos cansamos de escuchar. Una canción que nos provoca  algún sentimiento -el que sea-, pero que nos hace sentir que estamos vivos.
Esa canción que, preferiblemente, escuchamos en la intimidad, a ser posible con un buen equipo de sonido, y unos auriculares "cebolleros" de membrana de doble núcleo y madera de nogal, con cable de triple apantallamiento y jack de oro.
Una canción que hemos analizado desde todos los aspectos: La base rítmica, el conjunto de cuerdas, violines, agregados electrónicos si los hubiese...

En mi caso esa canción pertenece a, "The Christians", que es un grupo británico compuesto por tres hermanos (Garry Christian, Vocalista, Roger Christian, voz y cuerdas, Russell Christian, teclado, saxo y voz, y Henry Christian, Priestman, al teclado, guitarra y voz),   que conocí allá por el año 1990, cuando todas las emisoras pinchaban uno de sus vinilos más conocidos: "Words".
Durante todos los años que han venido después, he ido recopilando todo tipo de versiones de esta canción: Homenajes de otros grupos, remezclas y las tan odiadas "remasterizaciones", que unicamente hacen el ecualizar lo mismo que hemos escuchado ya cientos, sino miles de veces y meterla en otro soporte digital con un libretto que no hace mas que desmerecer el contenido sonoro.

Ese tema en concreto -"Words"-, por algún motivo que nunca he logrado descubrir, -o sí, pero se me ha olvidado con el paso de los años- me impactó de tal manera, que cada vez que lo escucho, se me ponen los pocos pelos que me quedan de punta.

Pinchando aquí podréis acceder al audio desde youtube de este tema, para que puedas recordar de qué canción estoy hablando.

El caso, es que mi ingles nunca me ha permitido traducir ni entender a tiempo real casi nada. Sólo lo entiendo si lo leo, o si me lo hablan como si fuese tonto y muy despacio.
Mil veces había visto al calvo de Garry Christian, -cantante del grupo-, interpretar esa canción.
Mil veces he analizado cada gesto de Roger a los mandos de ese bajo magistral... Incluso he llegado a aprenderme la canción de memoria, con ese "spanglish" tan particular que tenemos los de aquí.
Pero nunca la había traducido.

Pues bien: Hoy, esta madrugada, hace apenas 3 minutos, ha sido ese día en el que me he atrevido por fin a desentrañar ese gran secreto que escondían las palabras de este increíble tema y...no puedo describir la gratificante sensación queme provoca.
Mis espectativas eran altas, pero se han sobrepasado de una manera tan exagerada que habría que diseñar un nuevo sistema de medida de sensaciones.

El tema se llama "palabras" (words), y trata sobre una disculpa. Un arrepentimiento.
Comienza con un suave "If i could find word, to tell you i´m sorry (Si pudiese encontrar las palabras para decirte que lo siento...)
 Y termina con un triste "no i can´t do anymore" (No, no puedo hacer nada más).

Entretanto, los violines dan la sutileza necesaria, unida a la fuerza de ese majestuoso bajo, para hacernos entender que una disculpa, si es verdaderamente sincera, se verá recompensada por el perdón de quien la recibe.

Y cuando termina la canción y llega el silencio, no entiendes por qué a la gente le cuesta tanto reconocer que ha metido la pata y pedir disculpas. Te preguntas por qué determinadas actitudes como pretender ser quien no eres realmente, pueden más que lo que sientes realmente.
Supongo que lo mas complicado no es reconocer el error, sino encontrar las palabras para reconocerlo en voz alta.
Yo, no puedo hacer nada más.

martes, 11 de enero de 2011

De renacimientos

El ocho de octubre del pasado año, y con casi 37 años vividos, me morí y luego resucité.
Y como decía el gran Juan Cuesta, "...y lo digo sin acritud. Pero lo digo".
Además, fue una muerte totalmente indigna. Yo merecía morir con mucho más glamour de ese...
Lo de morirse sin apenas darse cuenta, es tan trágico como tu primer gatillazo. Supongo.
Fue como un accidente de tráfico. Vas tan normal a ciento treinta por la autopista, le das al power de la radio y al segundo siguiente, te has comido una mediana de hormigón armado con los dientes y lo que va detrás.
Lo siguiente es...la nada absoluta. Y un montón de sucesos que ves como a cámara lenta, medio difuminados y con sonidos que se confunden con el eco de ellos mismos.
Y poco a poco, como en un flashback, vuelves a tu cuerpo y sientes dolor psíquico, que es el que más tarda en curarse. Fue el resucitício. La vuelta a la vida tres meses después.
A continuación te dedicas a contar los segundos con la única intención de comprobar que están todos. Y pasas a contar los minutos. Y luego las horas, completando días y semanas.

Y un buen día, te despierta un beso. Y todo vuelve a la normalidad. Bueno, sería más correcto decir que todo vuelve a la nueva normalidad.
Hay cosas que nunca volverán de tu antigua vida en la que te moriste.
Pero aprendes a vivir sin ellas. Casi mejor, en muchos casos.
Lo peor de morirse, es tener que resucitar. Da una pereza increíble.
Pero lo mejor de resucitarse, es volver a aprender a hacer cosas que creías que conocías a la perfección.
Parte de esas cosas que tienes que volver a aprender son totalmente desconocidas. Por otras ya has pasado y te permites el lujo de manejar la situación tranquilamente. Como cuando estas de vuelta y media en el sexo, y  un día te toca un virgencito/a.

Mi renacimiento además, ha coincidido con el inicio de un nuevo año nuevo.
Así es mas fácil poner los contadores a cero.
Ahora ya no te conformas, que eso ya lo has hecho en la primera vida. Ahora exiges y pones condiciones. Pasas de complacer, a querer ser complacido. Aprendes a compadecerte de quienes, -pobrecitos ellos-, no conocen esa enorme diferencia.
Pero lo mejor, el zenit de tener que pasar por morirte y tener luego que resucitar, es disfrutar de ese don adquirido a través de la resucitación, y poder ver como se van cumpliendo uno por uno todos aquellos designios que habías profetizado. Ver desde la grada como se debaten en el campo de juego todos esos elementos que conforman las vidas de las personas. De las demás personas. Ver las zancadillas, los codazos, los goles que se meten unos a otros, para luego, durante el descanso y la rueda de prensa que dan ante la galería, alabarse, a sabiendas de que en breve se volverán a unir en una lucha encarnizada ,y dopada con hipocresias, mentiras y procuras de beneficios egoístas y particulares. Incluso entre jugadores de un mismo equipo.
Ver desde el palco de honor todo eso, y poder regocijarte con la repetición de las jugadas más interesantes desde 23 ángulos diferentes y a cámara lenta, no tiene precio. Bueno, si lo tiene: morirte y resucitarte. Pero es un precio que merece tanto la pena pagar, que volvería a hacerlo.
Encima, con un mando a distancia que te da el poder de ralentizar o eliminar a algunos de los jugadores. Una varita mágica que te permite acallar determinadas bocas con sólo pulsar el "mute", o entender esas conversaciones entre ellos con sólo pulsar el "subtitle".
Encima, al contar con la promoción de "90 días gratis" por ser nuevo cliente de resucita-net, puedes ver un número ilimitado de veces los campeonatos de los campeones.
Creanme y acepten mi consejo:
Mueranse.
Y luego, todo aquel que quiera, que resucite.

lunes, 10 de enero de 2011

De obras bonitas, pero absurdas y nada prácticas.

Por 25 pesetas, adjetivos que describan la obra, gestión del proyecto y/o cualquier otra cuestión relacionada con el nuevo paseo que discurre por la Avenida de Marín en Pontevedra. Undostres, responda otra vez:
Absurda. Cara. Inútil. Cutre. Bonita. Problemática. Absurda..(weeeeeeeeeeclinclingclingclinngggggg...campaaanayseacabó).No es una cuestión burda, el que se repita "absurda".

A ver. Es posible que yo no lo hubiese o hubiere entendido bien. A fin de cuentas, soy un hombre.
Pero me pareció entender, cuando se anunció a bombo y platillo el proyecto, que tras su finalización veríamos unidas las dos villas. Pontevedra y Marín. Vale. Di tú que "ver unidas" y "acercar" las dos villas, según el contexto en el que se utilicen, podrían dar lugar a confusión. Quizás el alcalde debería de escoger mejor las palabras para que los ciudadanos no nos demos a los errores léxicos y la posterior decepción. "Unir las dos villas" no es lo mismo que "acercar las dos villas". 
Ahora tenemos un paseo que termina en mitad de la nada. Como todos los proyectos de este señor.

Por otro lado, se decía en un huevo de ruedas de prensa, periódicos y folletos publicitarios varios, que entre otras cosas, habría un carril bici.
Un carril bici que, por otro lado sería un tanto absurdo. Los carriles bici que empiezan y terminan en mitad de la nada, sin interconexiones entre ellos, son inútiles. Pero se dijo que habría carril bici. Bueno, pues no lo hay. ¿Otro error de la ciudadania? En este caso no ha lugar a medias tintas. O se dijo que se hacia, o no se dijo. Pues se dijo. Pero no se hizo.¿Pruebas? Bueno, este del 22 de Julio de 2010 es uno de los muchos sitios donde se menciona. Ah: No vale eso de que el metro de distancia entre los farolillos y la carretera, sin ningún tipo de señalización alusiva, en una mezcla entre piedra y madera se considere un carril-bici.
Que si se topan dos ciclistan de frente no caven. Encima, circular en sentido contrario y a menos de 70 cm de los vehiculos que vienen de frente no es buena idea. En cualquier caso, los peatones ocupan todo el paseo, y teniendo en cuenta la inexistente señalización, (que aunque la huviese, como en el cutre-tramo de Monteporreiro, no se respeta), no sirve eso de que sea un carril bici.

Tampoco se mencionaba nada de que los muertos del alcalde , mal llamados limitadores de velocidad, serian adoquinados en vez de asfaltados. Los triquipunes ya son ilegales debido a su constitución, y proporciones físicas, que en todos los casos de esta ciudad se hacen "a ojo". Supongo que alguien en la alcaldía ha decidido que, ya que están dentro de la ilegalidad, vamos a ponerla bonita. Así tendrán una ilegalidad bonita.
Así los conductores deciden evitar romper más sus amortiguadores y van por la carretera " vieja" hacia Marín. Se monta cada pollo que es para verlo.
Se dijo además que se habilitaría una parcela para estacionamiento de más de un centenar de vehículos en Mollabao, donde se instala el circo. Bueno, aceptamos alisamiento inicial de firme como animal acuático. Pero claro, la tierra cuando se moja y se maniobra sobre ella, se convierte en un lodazal donde los coches se quedan atrapados, te manchas los zapatos y los pantalones de barro, y eso sin menciona que queda a tomar por culo del centro sobre todo cuando vas cortándote las manos con las bolsas del super, y encima, cuando venga un circo..¿que? ¿Cerraran la parcela o prohibiran el circo? ¿Van a estar avisando cada vez que venga un circo de que no se puede aparcar?

¡¡¡ Casi tres millones de euros!!!
Claro. Es que tiene madera de Badí (africana). Debe de ser que en Galicia hay poca madera, o que no tenemos empresas de tratamiento maderero ni aserraderos, que tenemos que traerla de fuera.
A mi me da que así, con más tramites e intermediarios, es más fácil poner el cazo.

Lo dicho: Este señor que tenemos en la alcaldía, se piensa que esto es A Coruña, que tenemos espacio para hacer un paseo marítimo útil, cómodo y practico para conductores , viandantes, ciclistas y deportistas. Aquí se hace algo más bien cutre y sobre todo, poco practico, a costa de joder a una GRAN parte de la población.
Ahora Pontevedra ya cuenta con otro sitio donde pasear, que es para lo único que  sirve esta ciudad. Ya que no hay trabajo, ni lugares facilmente accesibles para comprar, ni donde hacer deporte, al menos podremos aparcar y pasear. Y con la misma, para casa.

Que ganas de que lleguen las elecciones...

viernes, 7 de enero de 2011

De des-propósitos

Dejar de fumar. Como cada año por estas fechas. Nunca está demás intentarlo. Pero es muy triste pronunciar esas palabras cuando se sabe de antemano que, -otra vez más- se fracasará en el intento. Lo cual llena de banalidad la intención y la reduce a otro comentario en público para llamar un poquito la atención de quienes nos rodean. Está claro: cuando nuestros aquejamientos diarios ya no surten efecto, hay que decir que dejas de fumar para que todo el mundo esté pendiente de ti.
Yo soy más partidario de dejarlo, y cuando lo consiga, decirlo. Siempre he creído que es mejor sorprender que preocupar..

Sacarnos de encima los 30 o 40 kilos que nos sobran. Ir al endocrino, y meter mas caña en ese gimnasio por el que hace tiempo que pagamos, pero al que acudimos una o dos horas a la semana. De nuevo, un absurdo, fruto de quien no tiene la mas mínima intención de hacer apenas nada por modificar su "gran" situación.
Para eso, -como dicen los de fama-, hay que sudar varias horas todos los días durante muuuuchos meses. No ir a ducharse gratis al gimnasio y pedalear con el presor de la bici en su punto más bajo.

Ser mejores personas. Esto ya es más complicado. Se es buena persona de serie. Modificar el comportamiento,  no es una opción. No al menos a corto ni a medio plazo. El que es un cabrón, seguirá pensando como un cabrón casi toda su vida. Hasta que esa vida le de otra buena ostia. Mientras tanto, como mucho se puede interpretar un papel de tío guay, aunque no se llegue ni a chachi.

Ser más generosos, está directamente relacionado con lo anterior. No es compatible la generosidad con la hipocresía, la desvergüenza, la deslealtad, la sumisión, y, en general, cualquier actitud impositiva. Una buena obra sale sin más. No se premedita. Simplemente se hace. Y por lo general de forma totalmente anónima.

En general, las actitudes van unidas a las aptitudes. Uno es positivo, si puede serlo.
Se es agradable si te sale del alma serlo. Y generoso.
Ser, en general, esa buena persona que tanto envidiamos, no es algo que se pueda decidir chascando los dedos. Tiene que venir de muy atrás. De críos. Si toda la vida has sido un rata, a los 37 posiblemente sea demasiado tarde. Los que te conocen, ya saben que eres un rata y te seguirán queriendo con ese gran defecto, pero siempre alerta, por lo que pueda venir.
Los que no te conocen, cuando te frecuenten un poco huirán despavoridos, a no ser que seas lo suficientemente hábil como para engañarlos haciento uso de ese papel que tan bien entrenado tienes de "tío guay", aunque en el fondo tú sepas que no llegas ni a chachi.

Lo de ser más eficiente sin embargo, es cuestión de práctica. Uno puede ser más eficiente entrenando durante todas las horas que se pasa despierto.Lo que habitualmente se denomina "tener mil cosas en la cabeza", es únicamente el entrenamiento de los principiantes en la escuela de eficiencia. Cuando pases a segundo curso sabrás ordenar esas mil cosas, y te cabrán cuatro o cinco mil. Y me refiero a la eficiencia en todos los aspectos: En el aspecto laboral, domestico, afectivo, social, económico...
Lo malo de este entrenamiento es que, como a casi todo, puede dársele un buen o mal uso, dependiendo de nuestras intenciones, lo que nos lleva nuevamente al punto de las actitudes y las aptitudes.

En cualquier caso, y aunque tus propósitos sean realmene unos despropósitos, lo realmente importante es que los demás los vean cumplidos. Para que podamos actuar en consecuencia.

Feliz 2011

miércoles, 5 de enero de 2011

De Reyes Magos vs crisis

Me lo pido. Y eso también. Y eso. Uis.. y eso ¡¡ Pues eso...también. Y así, hasta el infinito.
Y es que están los regalos de papá, de mamá, del hermanito, de la hermanita, del cuñado, de la cuñada, del novio, de los suegros, de algún compañero de trabajo.... ¿cuantos de estos regalos son por que deseamos hacer un regalo, y cuantos son por que es necesario hacer un regalo?
¿Cuantos podemos pagar? Es que con esta crisis...
Pero en el centro comercial, aquella familia se dejó solo en la tele de plasma, casi 700 euros a tocateja, y luego la subieron al ibiza del 96. El coche se cae a cachos, pero que no falte una buena tele.
La niña, de unos 5 o 6 años vestía, digamos...de forma modesta. Y el crio de unos 12 años, tenia una camiseta corroída del mundial de naranjito. Pero podrá ver los partidos en su nueva tele de treinta y pico pulgadas.
La mamá simplemente decía todo el rato entre susurros y cara de pánico que quizás con una un poco más pequeña se podrían arreglar. Y que la otra solo tiene 3 años. Que es tirar con el dinero. Que mas adelante...
El marido, con ojos desorbitados solo balbuceaba cosas del HD ready y las 3 dimensiones.

Y así, los miles de personas que se lo compraban todo en el centro comercial. En cada cola, y a golpe de tarjeta, la cifra mas baja era de 40 euros. Mas las bolsas que ya traían de otros establecimientos.
Menuda crisis de mierda. Cómo nos gusta llorar...

En la joyería, las chaquetas de piel que vestían algunos de los clientes, denotaban una desactualización trienal. Pero el anillo para la juani que no falte -comentaba un cliente a un amigo, mientras preparaba la tarjeta para abonar sus 150 euros-.
Acto seguido, y mientras el datáfono hacia su trabajo, el comentario fue, ¿...entonces, tu ya has encontrado trabajo?. No, contestó el otro. Yo estoy cobrando el paro. ¿Y tú?  Tampoco. pero mi primo tiene una empresa de aluminios e igual me enchufa... Aquí tiene su tarjeta señor. Gracias y feliz navidad.
Claro: Es que está cobrando el paro. ¿Por que habría de buscarse un trabajo? Todos los españoles le hemos pagado el anillo a la juani.

En la administración de lotería, aquella señora que se pimpló en un momentito los 6 décimos (120 euracos), los guardaba mientras decía alegremente "ya que no encuentro trabajo, a ver si este año la lotería me quita de pobre".
Que wevos, -pensé yo-.

En la tienda de electrodomésticos, mientras yo esperaba mi turno de pago, una chica de poco mas de 23 o 24 años entró para dejarle un currículum a la cajera. Tenia una carpetilla llena de ellos. Pero de la que estaba, se compró la termomix. Bueno, no era la misma marca, realmente era una braum, pero aflojó 89 con 95 en efectivo.

Pero estamos ante el preludio de una noche mágica. Por eso, deseo que Los reyes magos os traigan lo que os merecéis. Léase con rintintín.