sábado, 16 de febrero de 2013

Marcos, el sintecho

¿Qué es lo que nos diferencia de un sintecho?
¿El móvil?. ¿El crédito personal con un interés casi pornográfico? ¿La hipoteca incierta o el alquiler desmesurado?
¿Será quizás que la diferencia radica simplemente en la actitud? Un sintecho lo asume y un casi mileurista asediado por los gastos y las deudas...no.

Se ve tan lejana la posibilidad de dormir literalmente bajo un puente...
Eso mismo debió de pensar Marcos, quien sin embargo ahora está convaleciente en un hospital, tras ser rescatado anoche de entre las llamas de los cartones que hacían las veces de dulces y atorciopeladas mantas nocturnas.

El azar y ese tan mal visto hábito de trasnochar ante el ordenador releyendo literatura fotográfica sobre esquemas de iluminación,  hicieron que escuchase los gritos desesperados en una oscura madrugada, de quien ya lo había perdido todo una vez y, seguramente, sólo poseía esperanza. O desesperanza.

El primer grito fue ignorado, ante la habitual posibilidad de un transeúnte  disfrutando de alguna bebida espirituosa, algo bastante habitual.
También el segundo grito.
Pero el tercero fue claro:
"Auxilio !!" rezaba aquella voz afónica y desesperada.

Me incorporé de mi cómodo sillón en la que reposaba envuelto en una cálida bata para acercarme a la ventana y entreabrirla unos centímetros. Lo justo para poder oír con mas claridad aún si cave, otra nuevo pedido de ayuda.

Inmediatamente marqué el 091 y describí lo mas breve y detalladamente posible la situación  "Hola; Bajo el puente de la calle Rosalía de Castro se oyen gritos de auxilio y se ve humo. Debe de haber alguien quemándose". Al otro lado del teléfono la agente, posiblemente acostumbrada en demasía a oír peticiones mas alarmantes de lo que posteriormente suelen ser, empezó a pedir algún dato del comunicante, pero quizás de forma muy grosera la interrumpí (aprovecho también para disculparme si ese fuese el caso), diciéndole "Oye, daros prisa que se está quemando alguien. Manda a los bomberos y a una ambulancia". Creo recordar que fue algo así.

A partir de ahí, cogí mi reflex, pero como dictan las leyes de Murphy, no tenia batería.
"Putas clases de iluminación , pensé. Así que hice uso del móvil para, de alguna manera dejar constancia de lo que estaba ocurriendo.
Así, los 120 segundos que tardaron en llegar las primeras patrullas, se hicieron eternos. Y Para Marcos...no quiero ni imaginármelo.
Una vez leí que el fotógrafo es un simple notario de la realidad. Pero en ocasiones la realidad es una mierda pinchada en un palo.

A partir de ahí, en algunos medios de comunicación se tachaba de "heroica actuación" mi llamada al 091.
Y lejos de ser un desagradecido, quien realmente se merece ese título honorífico son los agentes que, incluso antes de que llegasen los bomberos, consiguieron sacar con vida al verdadero protagonista, de ese hueco que hacia las veces de hogar, literalmente bajo un puente.
Esa es la labor que se demanda de las fuerzas de seguridad; Actuaciones como esta sí son valoradas por la ciudadanía.

Diversas quemaduras en las piernas, y su traslado a un hospital de Vigo es lo único que sé. Intentaré buscar mas información para saciar mi egoísta curiosidad desde la comodidad que me brinda el sillón frente al teclado de mi ordenador.

¿Qué es lo que tiene que ocurrir para llegar a una situación como la de Marcos?
¿Por qué solo dedicamos unos pocos minutos a pensar en cuestiones como esta cuando sale una noticia, siendo personas totalmente invisibles -incluso molestas-, el resto de la jornada?
Tiene que existir una forma de ayudar a quienes están en esta situación, mas allá de una limosna esporádica con las vueltas del cambio a la salida del supermercado.
Yo no tengo la formula, pero supongo que todo empieza pro saber que existe un problema, o que alguien tiene un problema, para, a continuación, empezar a buscar una solución.

Supongo que Marcos se recuperará, pero...¿y después?




Adjunto varios enlaces que tratan la noticia: