domingo, 30 de diciembre de 2012

Decepción en el II Concurso Fotografico del CFEME

Decepcionante.
Sólo así puede calificarse el resultado de la segunda edición del concurso fotográfico "Europa en un Click", organizado por el Movimiento Europeo Consejo Federal Español.
Decepcionante, sangrante, y con un enorme tufillo a tongo y mas a movimiento económico  que a movimiento europeo, de una asociación que dice no tener fines de lucro.

En este concurso fotográfico, y según rezan textualmente las bases en su segundo punto "El tema empleado sera libre dentro del marco de la temática europea", o dicho de otra forma, todas las imágenes presentadas, obligatoriamente deben de tener relación de una u otra forma, con Europa.

El primer premio de este concurso obtendrá un premio en metálico de 1500€ dentro de la categoría  "Fotografías con cámara", y 500€ dentro de la categoría "Fotografías hechas con móvil" , además de 6 segundos premios galardonados con 200€ cada uno.

La decepción ha venido de la mano de la organización y jurado cuando indican en su página de facebook que se hará publico el fallo del jurado con retraso según un escueto párrafo que dice literalmente
 "Lo siento chic@s, recibo un correo que sigue sin haber consenso entre los cuatro miembros del Jurado. Lo aplazamos a mañana, esperando que por fin salga esa fumata blanca."

Por otro lado, a día de hoy domingo 30  de Diciembre, todavía no se han dado a conocer los nombres que han compuesto el jurado que ha decidido otorgar los diferentes premios, ni el criterio y conocimientos que han desembocado en el fallo.

Lo peor de todo, lo mas decepcionante y triste, ha sido la publicación de las fotografías ganadoras que ni de lejos tienen relación o representatividad europea, algo que, como hemos indicado antes, exigían las bases del concurso:
 Primer premio cámara

Primer Premio Movil

Mas allá de la calidad técnica o artística de las fotografías galardonadas, su relación con Europa es nula, lo que ha despertado multitud de críticas entre los participantes, quienes ademas se quejan de las anomalías y fallos al enviar mediante un email de Google (gmail), sus archivos para el concurso, al estar el buzón lleno y recibir el consecuente mensaje automático de error.

Como guinda a este maltrecho pastel, la organización indica que uno de los segundos premios se ha declarado desierto, al no haber encontrado ninguna otra fotografía "a la altura" de los premiados, según reza otro comunicado en su pagina de Facebook: "El Jurado ha decidido -por unanimidad- dejar uno de los 6 segundos premios vacantes al no haber podido elegir una fotografía que estuviera a la altura de las finalistas y que respetase la temática del concurso: "Europa",
Semejante falta de respeto hacia el resto de los participantes, muchos de ellos con años de profesionalidad en la fotografía, solo ha hecho que aumentar el descontento general.
Han sido cientos, -quizás miles-, de imágenes (pues tampoco se ha facilitado el dato), las que han participado, 7 premiados saltándose las bases del concurso y para colmo no se entregan todos los premios alegando que el resto de los participantes son demasiado malos, no se indica quien ha formado parte del jurado ni qué criterios han utilizado en la selección (los indicados en las bases está claro que no han sido), dificultades técnicas para participar...

Muchos de los participantes se pregunta ahora qué es lo que harán constar en el informe que deberán de remitir a la institución central, razonando los motivos para elegir a los premiados.

Muchos de lso participantes, han tachado de "Timo" o "Todo vale" el resultado.
La organización inicialmente defendió su postura alegando en un unico comentario que "No hacen falta ver banderas para representar Europa.", algo que para nada ha calmado las iras de quienes veían todo esto como una inocentada.
Por otro lado, el montante económico utilizado para los premios (un total de 3200 euros, de los que un premio de 200€ no ha sido entregado), es algo de lo que la organización tampoco ha hecho mención. Seria interesante saber si esos fondos provienen de alguna subvención  o de afiliados particulares, para conocer con detalle el funcionamiento de esta organización sin animo de lucro.

Una organización que se suma a las muchas de una lista sospechosa de utilizar unos criterios alejados de lo que indican sus estatutos, debido principalmente a la falta de transparencia e información.

jueves, 6 de diciembre de 2012

La sala de espera de la unidad de reanimación

La sala es como cualquier otra sala de espera: Fria, anodina y desaprovechada.
Unas ventanas que dejan ver la parte interna de ese cuadrado compuesto por los cuatro edificios que forman el complejo hospitalario en el que me encontraba. Justo en medio de ese patio, la estructura monstruosa y metálica que alberga -posiblemente-, parte del mecanismo del aire acondicionado del edificio.

Ante mi, un pequeño y desconchado mueble de contrachapado que no va a juego con nada, pero que sirve para almacenar esos llamativos trajecillos desechables de color verde, que uno ha de ponerse antes de entrar en la unidad de reanimación, con la finalidad de no contaminar a los enfermos.
La habitación con forma de "L" tiene distribuidas junto a sus paredes varias butacas, algunas de ellas distintas entre si, y una pequeña mesita con revistas antiguas y manoseadas.

Estoy sentado en una de esas butacas incómodas muy atento a cada movimiento  que sucede en la puerta, a unos 3 metros a mi izquierda. En cualquier momento alguna enfermera comenzará a llamar  a un pequeño numero de personas, que podrán acceder a la sala de reanimación unos pocos minutos a comprobar que sus familiares continúan respirando, con o sin ayuda mecánica.

Delante de mi, cuatro hombres de entre 30 y 50 años charlan de forma demasiado distendida para mi gusto. No se les aprecia tan angustiados como a las tres mujeres que tengo a mi izquierda, alguna de ellas con los ojos llorosos.

Al fondo, dos chicos con un ordenador portátil juegan a algún juego donde el premio es matar a cuantos mas "enemigos" mejor.

Los sonidos electrónicos de los teléfonos móviles me ponen un poco mas nervioso. Yo tengo mi teléfono en modo vibración. Considero que es un pequeño gesto que contribuye a la tranquilidad necesaria en un lugar como ese donde, cualquier movimiento brusco de alguien con batín azul, puede provocar confusión y nerviosismo entre quienes esperamos noticias de nuestros familiares.
En mayor o menor medida, todas las personas que se encuentran en la sala de reanimación han sido intervenidos quirúrgicamente.
Algunos de ellos durante horas, muchas horas.
En mi caso algo mas de ocho horas tras las cuales un cirujano sin nombre ni apellidos nos facilitó una rápida y escueta -pero necesaria- información sobre como había discurrido dicha intervención.
Buenas y malas noticias casi siempre: "La intervención ha ido bien, pero nos hemos encontrado mas cosas que pueden ser -o no-, malas a corto -o lago- plazo", seria un resumen adecuado. Sosiego y desasosiego a partes iguales para mantener la tensión de quienes hace ocho horas que esperamos, durante cinco o seis horas mas.
La guinda de ese monologo casi siempre será "las próximas 5 horas son críticas para ver como se desarrolla la actividad cardíaca, respiratoria y renal, durante el despertar de la anestesia".
Odio la palabra "crisis" en todas sus afecciones. Y hoy la odio aún mas.

No me gusta esa sala. No me gusta que la gente hable tan alto. No me gusta tampoco el sonido de sus móviles  ni del juego de guerra del ordenador del chico del fondo.

De cuando en cuando alcanzo a escuchar las pequeñas alarmas en forma de repetitivos "Beeps" de las máquinas que monitorizan a los familiares de los que esperamos en esa sala. Cuando una de esas alarmas se escucha mas de dos o tres veces, se puede notar como un pequeño grupo de médicos y enfermeros se movilizan al otro lado de aquella puerta para estabilizar al enfermo y uno desea de forma egoísta y silenciosa, que el el familiar que ha tenido el problema sea el de cualquier otra persona de las que se encuentran allí.

En las series televisivas de hospital, todo se soluciona al grito de "Rápido: 10 miligramos de epinifrina", y todo vuelve a la normalidad. Si acaso fuese muy grave, a ese grito se añadirá el de "Rápido, un carro de paradas !!! Cargando...apartaos !! Chasss!! y a continuación el dulce sonido del ritmo cardíaco en forma de "beep...beep...beep...beep...". Y así de fácil se salva una vida, para a continuación dar paso a la publicidad de las rebajas de El corte Ingles.

En esta sala nada se parece a la realidad televisada de los jueves por la tarde. Aquí no hay ningún Vilches salvador, ni ningún House todopoderoso, y ni siquiera ningún conductor de ambulancia que alegre la vista.
Solo un montón de gente que habla demasiado alto, o llora tímidamente.

Un medico ha salido de la unidad de reanimación y ha preguntado por los familiares de una señora que he visto salir de quirófano hace 4 horas. Las tres mujeres que estaban a mi izquierda se levantan apresuradamente, como si tuviesen un resorte en el asiento. Se hace el silencio en la sala. Un silencio morboso, curioso y descortés que poco importa a los familiares de la señora. Una de esas tres mujeres me resulta muy conocida. Después me enteraré de que ha estudiado conmigo en primaria, hace mas de 20 años.
Apenas se escucha la exposición del facultativo, pero vistas las caras de los familiares, son muy malas noticias. Aquellas tres mujeres son informadas de que su madre, que se encuentra en la unidad de reanimación, está teniendo demasiadas dificultadas para recuperarse y, a lo sumo, en 4 o 5 horas morirá.

Unas lloran, otra pasa a despedirse de su madre, yo me quedo totalmente trastocado y no puedo evitar ponerme en su piel. Se me humedecen los ojos demasiado y me planteo la magnitud de mi reacción, si ante un anuncio ajeno he sufrido de esa forma.

De nuevo, de forma silenciosa y egoísta,  agradeces no estar en su piel, y al mismo tiempo tampoco deseas que ellas estén en su piel..
De repente te das cuenta que hace muchas horas que ni comes ni bebes, y aunque la máquina expendedora esta a tan solo 20 metros, no quieres separarte de aquella puerta por la que de momento solo has visto entrar malas noticias, ojos llorosos e indiferencia ajena. Es una mala puerta.

También te das cuenta de que necesitas huir a algún lugar donde nadie te vea para llorar un rato a gusto, pero te obligas a mantener la compostura ante las dos familiares que te acompañan. Ellas son mas frágiles. Y yo también, pero soy el único hombre del grupo. Los chicos no lloran. Lo dijo Miguel Bosé.

Mientras estamos cada uno de nosotros inmiscuidos en nuestras divagaciones, oímos nuestro apellido y una fuerza superior nos impulsa a ponernos en pie. Ahí comprendí ese resorte que mencionaba al principio.. Podemos pasar de dos en dos a visitar a nuestro enfermo. Somos tres, pero ya habíamos acordado el orden: Mi madre y yo unos minutos, y después me cambiaría por mi hermana de forma excepcional y aprovechando la amabilidad del personal, pues las visitas han de ser breves y únicamente dos personas, según las normas.
Entramos vestidos de verde. Él, -mi padre-, esta conectado a muchas maquinas, con muchos tubos. Mi madre le ha puesto la mano sobre la frente y él ha entreabierto los ojos, nos ha reconocido, pero no puede hablar. Tiene un tubo muy grande en la boca, para respirar. Ha hecho una mueca como sonriendo de forma casi imperceptible y se ha puesto a llorar.
Yo nunca le había visto llorar.
...

Un par de  minutos ha sido suficientes. Le cedo el turno a mi hermana y vuelvo a esa fría, anodina y desaprovechada sala de espera.


jueves, 15 de noviembre de 2012

¿Cuantas personas han acudido a la manifestación?

Realmente, es mucho más sencillo de lo que nos hacen creer, contar de forma exacta, -con un margen de error de décimas ,  a las personas que han acudido a una manifestación.
Y también el número de personas que han secundado una huelga, (es decir, que no han ido a trabajar), aunque no hayan ido a la manifestación.

En cuanto al primer caso (el de las personas que acuden a una manifestación), hace ya algunos años que existen diferentes métodos de conteo, desde los basados en imágenes fijas, hasta el conteo de imágenes dinámicas.

Esta empresa quebró, por que, evidentemente, en determinados casos es mucho mas rentable la desinformación.
La empresa Mirame.net tiene otro método de conteno dinámico de personas en tiempo real basado en cámaras de vigilancia.

Los diferentes medios de comunicación se limitan a repetir o estimar los datos de presencia que reciben de las diferentes policías, delegaciones de Gobierno o partidos políticos, sin ni siquiera molestarse a contrastarlos, pero los métodos antes mencionados (por poner los dos primeros ejemplos de los muchos con los que me he topado), pueden realizar esa tarea de forma precisa. Muy, muy precisa.

Pero nos han acostumbrado de tal forma a cifras imposibles de controlar, con la intención de aparentar en ambas partes el mayor éxito de concentración (en caso de la organización), o ausencia (en caso de la parte criticada, habitualmente el gobierno), que ya, ni nos inmutamos.
Pero por poner un ejemplo, la manifestación organizada por la derecha y la iglesia contra el aborto, donde según la organización habían acudido dos millones de personas, se reduce a apenas 56 mil personas, según métodos de conteo preciso.

Sin embargo, prefieren seguir utilizando métodos de conteo basados en la estimación, usando datos de consumo eléctrico (que habitualmente se alteran conectando el alumbrado público durante el día), o basados en el numero de personas que caven por metro cuadrado en un lugar concreto. Métodos tan imprecisos como aleatorios.

En cuanto al número de personas que han secundado una huelga (trabajadores que no han ido a trabajar, independientemente de que finalmente fuesen a manifestarse o no), hay un método que nunca se ha utilizado, y que indica con una precisión del 100% el resultado requerido:
Cuando una persona secunda una huelga, su empresa ademas de no abonarle el salario perteneciente al día que no ha trabajado, tampoco cotiza por él en la seguridad social.
De esa forma, -indagando en el número de personas por las que se ha dejado de cotizar el día de la huelga, (descontando las bajas, despidos, etc), se obtiene una cifra tan precisa que posiblemente asustaría mas de uno.
Existen otros métodos para el conteo de personas, aunque menos precisos, como son  el numero de  conexiones de teléfonos móviles (mediante métodos de conexión a torres de telefonía móvil o triangulación), y algún otro del que no he encontrado demasiada información, como el conteo a través de ecos de radar.

En cualquier caso, sobran métodos que ya sea por su precisión individual, como por su precisión en conjunto, para contabilizar el numero de personas por tramo y hora, la velocidad e incluso la concentración en puntos concretos...pero no se utilizan, quizás por que no interesa...

Por eso, cuando en adelante escuches un dato relacionado con el numero de personas que han acudido a un acto o lugar, pero no escuches el método que han empleado para obtener ese dato, da por hecho que es un dato totalmente erróneo, y habitualmente tanto mas alejado de la realidad, como éxito en el comunicado se pretenda obtener o impacto se desee ocasionar.

Dicho lo anterior, solo cabe hacerse una pregunta:

¿Por qué no se emplean metodos precisos (los citados u otros), para obtener cifras acordes a la realidad?

domingo, 11 de noviembre de 2012

Tonta. Eres tonta.

Hasta tal punto es idiota, que me empiezo a plantear seriamente si esta tierra del noroeste, tiene algún condimento extraño...o quizás el agua...o el aire que respiramos..
Aunque es una teoría que descarto enseguida, pues si tal fuese el motivo, todos seriamos igual de idiotas que Andrea Hermida.

Es cierto, -para qué intentar decir lo contrario a estas alturas del libro-, que mi condición de homosexual me impide ser imparcial en este litigio léxico, y hasta me convierte en parte de la acusación.
Es cierto también, -faltaría mas-, que no simpatizo ni de lejos con la derecha de este país;
No podría darle mi apoyo a quienes, de entrada, no consideran que tenga los mismos derechos (pero sí obligaciones), que un heterosexual...o que un votante del PP.
Siempre he mantenido que, de entrada, me tendrán que considerar un igual, y a partir de ahí discutiremos sobre economía, sanidad, educación...o lo que sea. Pero partiendo de la misma linea de salida. Mientras tanto, no.

Tampoco entiendo a ese reducido y casi siempre oculto grupo de homosexuales que votan a la derecha, supongo, fruto de la doble vida, represión familiar, ideológica o social, según en los círculos en los que saben que no serian aceptados en caso de declarar abiertamente su condición sexual. Allá ellos y sus armarios...

Pero el considerarme una parte implicada, me otorga si cave (y si no, al igual que ha hecho Andrea Hermida auto-nombrándose coordinadora de las nuevas generaciones del PP de Vigo, me lo otorgo yo, a modo de "quiero y no puedo"), el derecho a la legítima defensa verbal, a no ser que ella, o su novio Gonzalo (que va anunciando denuncias por los foros de internet, a modo de caballero defensor de una damisela idiota, al parecer, por la la publicación de unas imágenes que, por otro lado, ellos mismos ya habían publicado y eran de libre acceso), quieran pasar a mayores.

A ver: Que digo yo que pase que la niña sea una una mentirosa (suplantando un cargo que nadie le ha concedido).De nuevo, allá cada cual con sus frustraciones políticas y la permisividad de su partido para dejar que haga ese tipo de cosas hasta que ocurre algo...
Incluso pase que, en vez de pedir disculpas y humillarse un pelín en público, hulla y se quede escondida en algún...agujero protector, lejos de micrófonos, cámaras y vecinos cotillas, sin hacer ruido con la insana intención de que el caos que ella sola ha provocado dentro y fuera de su partido (el Partido Popular), pase y termine cuanto antes para, seguramente, continuar donde lo dejó, mas un plus de rencor extra hacia la parte social que la ha reprendido.
Fijaos hasta donde llega  esa buena fe que me han dado de serie con este tipo de"personas" (lo he entrecomillado con un poco de nocturnidad, lo confieso), que hasta creo que lo ha dicho sin pensarlo (evidentemente), pero no con la intención de insultar, como quien le dice a grito pelado a ella por ejemplo "Oye, eres una hija de la grandisima puta". No, no creo que que lo escribiese con esa finalidad.
Yo creo que, es que simplemente es idiota. Corta. Tonta del bote, vamos...
De ese tipo de personas a las que le dan dos medallas: Una por tonta, y otra por si la pierde.
Esas personas que, por el motivo genético o de desarrollo físico del tipo que sea (ya se sabe que en algunas personas hay algo mal conectado por ahí ..), no han logrado un desarrollo intelectual pleno, y claro, como no se dan cuenta, intentan alcanzar logros que a todas luces (pocas luces, la verdad), están muy lejos de su alcance.
Y cuando poco a poco, después de percatarse de que, efectivamente, quizás tiene alguna conexión por ahí ..que no va como debería, suelta la tontería que todos hemos leído, y lo remata con una gilipollez todavía mejor. 
De hecho, estoy convencido de que, justo después de apretar esa tecla gorda de la derecha del teclado y que sus estupideces quedasen ante la vista de los estupefactos seguidores, justo ahí, justo en esos segundos que han precedido a la pulsación de la tecla, se ha sonreído ella sola ante el monitor, creyendo que incluso así podría fomentar del algún modo la búsqueda de una cura, para una enfermedad que no existe. 
Debió de pensar algo así como "bueno, yo ya he hecho mi buena obra del día, siendo condescendiente con los pobres homosexuales que tanto daño se están auto infligiendo". Y con la misma, terminó el refresco del vaso que tenia a la izquierda del monitor  y se fue a cagar, la mar se sonriente, pensando otras estupideces por el estilo, entre empujón y empujón.
Yo al menos me la imagino así: Una joven que es simplemente tonta.
Sin planes preconcebidos.
Sin maldad.
Solo tonta.
Y mucho.

PD: Lo de que ahora la derecha visible salga defendiendo la igualdad y desautorizando o reprobando las tonterías de esta tonta, tampoco cuela. Que son muchos años promoviendo la discriminación. Justo, hasta el otro dia que el Tribunal Constitucional les cerro la boca.

viernes, 1 de junio de 2012

De regreso

"Regresar". Pocas veces una sola palabra encierra tal cantidad de significados y sentimientos. Eso es capacidad de almacenamiento, y no la de los pendrives del carrefur...
Regresar implica reencontrarse con lo de antes. Implica apreciar los cambios ocurridos durante nuestra ausencia. Implica comparar de dónde venimos y a dónde hemos llegado.
Regresar significa comparar, recordar y reflexionar.

Regresar, en definitiva, significa empezar a escribir el siguiente capítulo. Un nuevo capítulo que será tan importante como los anteriores...pero será diferente.

Regresar, te dota da una capacidad de observación mucho más amplia, que te hará comprender realmente la diferencia entre lo cómodo y lo necesario, entre lo serio y lo importante, o entre el pasado y el futuro.
Además, te permitirá un puesto de observación privilegiado, pues podrás observarlo desde el presente: ahora.

Regresar significa también, reorganizar tus prioridades. En los siguientes días al regreso, tus índices porcentuales de multitud de cuestiones relacionadas con lo conceptual, se revolverán. Así, podrás otorgar un nuevo significado a cuestiones como la amistad y el cariño, la solidaridad, el esfuerzo...
Aprenderás, poco después de tu regreso, a disfrutar realmente del esfuerzo para lograr un objetivo, del que también disfrutarás más, comprendiendo el esfuerzo empleado.

Regresar te permitirá ser más consecuente y más responsable, si cave, con el medio, y los animales. Algunos humanos incluidos.

Al regresar, también te volverás a topar con tus miedos y tus tristezas. Pero ahora podrás mirarlos directamente a los ojos. Comprenderás que, por encima de esa tristeza, existe una razón. Una razón que te ha pedido perdón muchas veces, seguro, aunque eres tu el que no quiere perdonar, por temor a que llegue el olvido. Quizás crees que si pasas página, y dejas de emplear tanto tiempo en recordar, simplemente te olvidarás...pero no es así. Lo importante no se olvida. Nunca.

Regresar también implica una montaña de cuestiones menos reflexivas o dogmáticas, como volver a nuestro trabajo, a nuestro sofá, a nuestras facturas...
Pero una vez has regresado, se apreciará en ti una sutil diferencia. Un pequeño brillo. Algo que seguramente no se puede describir con palabras, pero que hace que se te vea mas vivo que antes.
Por que al final se trata solamente de eso: De vivir. Y de ser feliz.

Es hora de empezar un nuevo capítulo.


domingo, 27 de mayo de 2012

De fuerzas que flaquean

No, no te equivoques: Las únicas fuerzas que flaquean son las físicas. 
Las otras, las que habitualmente llamamos "ganas" "deseos", o "ilusiones", esas, siguen ahí. Incluso, posiblemente cada vez tengan más fuerza.
Contra la imposibilidad física solo cave descansar o realizar un esfuerzo más comedido.
Contra las otras, simplemente no se puede luchar. Ellas son las que te empujan y las que harán que llegues al final de ese camino.

Es posible que a estas alturas ya te habrás preguntado quien coño te mandaría meterte en estos fregados, con con lo bien que estarías disfrutando de tus vacaciones en una terracita. Pero en el fondo sabes perfectamente que esta experiencia significa algo mas que unas simples vacaciones.

Aquellas flores que no has podido evitar recoger para que el albergue fuese mas acogedor, y contribuir a que la estancia de los demás peregrinos fuese un poco mas agradable, no es solo un pequeño detalle.
Seguramente alguien que no te lo ha podido decir limitado por el idioma, ha visto uno de los gestos mas hermosos en mucho tiempo, y se llevará ese recuerdo a su país. Habrás dejado una huella.

La lectura de un libro de visitas donde cientos de desconocidos antes que tu, han decidido adornar con sus palabras o sus dibujos, dejaran en ti, y en todos los que vengan  después, una profunda huella. Has recogido una huella.
Así debería de funcionar todo. Dar y recibir.

¿Ya lo estas entendiendo?: No se trata de "el camino", sino de todo lo que hay dentro de él. Cosas intangibles, situaciones, emociones...y sí, también lugares, personas, palabras, lágrimas, sudor, esfuerzo, reto, superación, adrenalina, independencia, perros que persiguen la rueda trasera de tu bicicleta y te demuestran que, aunque  creías haber agotado todas tus fuerzas, realmente tenias mas. Muchas mas.

Esta nueva etapa del camino del norte que te espera hoy es una de las mas espectaculares por su belleza, tanto si llueve, como si da el sol. Si el albergue junto al gran puente, frente al acantilado está ocupado,  el siguiente estará a unos 6 km, así que date un descanso por la zona y saborea con la mirada todo lo que hasta ahora habrás visto  como un turista motorizado de fin de semana. Ribadeo es mucho mas que su Playa de las Catedrales.

Y cuando de nuevo, en un albergue del camino toque parar y dejar que este cuerpo tan frágil que nos han regalado descanse, rebobinalo todo en tu cabeza.  Apunta los pequeños detalles que ahora crees inolvidables para que no se difuminen con el tiempo.

Recuerda, este es un momento perfecto. Quizás, uno de los mejores.

Pero lo mejor todavía está por llegar.

Ánimo Alex.

martes, 22 de mayo de 2012

De Viajes

 ¿Te lo leo? Dale al Play
Los viajes no siempre se planean. En ocasiones, simplemente surgen, y nos dejamos llevar por la aventura, aunque la mayor parte de las veces lo planeamos todo, con la intención de que ese viaje, nos adentre en un mundo lleno de aventuras no previstas.

Nos vamos de viaje para conocer sitios, para dejar de pensar en nuestras rutinas, para alejarnos de lo que duele, para...infinidad de cosas.

Pero sobre todos los viajes, hay uno cuyo destino será el punto de partida. Ese será el objetivo desde el primer día.
Un viaje que por definición, nos aportará momentos de inmenso crecimiento espiritual, y no estoy hablando de religión.
Un viaje que, por momentos, nos gustaría no haber iniciado nunca. Un trayecto lleno de cansancio, sudor, calor, frío, soledad y compañía. Compañía física... o no.

Me refiero a ese viaje desde cualquier sitio, hasta Santiago de Compostela.

En bicicleta, la capacidad de recorrer mayores distancias, nos permitirá además, sabernos lo suficientemente lejos de cualquier posibilidad de arrepentirnos y cancelar la experiencia.
Solos, y a cuatrocientos kilómetros de nuestra casa, coche y familia, el primer día nos sentiremos algo nerviosos. Un pelin desubicados. Pero tras la primera noche en cama extraña rodeado por desconocidos en un albergue, y al día siguiente los primeros 50 kilómetros pedaleando, llegará ese primer momento en el que nos detengamos unos minutos para descansar, y, por primera vez en todo el viaje, levantaremos la vista del suelo, y comprobaremos que estamos solos, en mitad de la nada. Y con un poco de suerte, sin cobertura en el móvil.

Será entonces cuando se pongan a funcionar realmente todos nuestros sentidos y empiecen a aflorar esas sensaciones que tanto añorábamos. Iniciaremos entonces un dialogo con nuestro "oscuro pasajero", como decía Dexter. Nuestro "yo interior" que tanto tiempo llevaba dormido, y sin el cual no podríamos sobrevivir en circunstancias poco habituales, como la que estamos viviendo, tan lejos de casa.
Ese Oscuro pasajero será nuestro principal compañero de viaje, junto con todos los recuerdos que tan lejanos parecerán, subiendo esa interminable pendiente.
Incluso entablaremos conversación, -al principio solo mentalmente-, con los que ya no están, y será gracias a ellos, el que logremos terminar con éxito esa etapa diaria.
Nuestro oscuro pasajero nos inyectará enormes dosis de adrenalina para superar las dificultades del camino, y nuestros recuerdos, nos darán los ánimos necesarios.
Pero sobre todo, y a pesar de todo, tendremos el tiempo y la entereza suficientes para reflexionar y dialogar con nosotros mismos. 

Posiblemente ahora  entiendas lo que quiero decir, pero estoy totalmente seguro de que tras tu regreso, además de entenderlo, lo comprenderás.

Déjate llevar. Disfruta del camino. No tengas prisa.
Esto supondrá, seguro, un antes y un después. Y valdrá mucho la pena.

Alex:  buen camino.

lunes, 14 de mayo de 2012

De buenos deseos

Sé que nos irá bien. Lo sé. Lo presiento. 
Estoy plenamente convencido de que cada granito de arena, nos permitirá construir ese gran castillo que tantos años llevamos imaginando. Lograremos nuestro propósito.
Y no tengo ni idea de cómo pero, sé que cuando deseas algo con mucha, mucha fuerza, se cumple.
Las estrellas no siempre conceden nuestros deseos. Quizás un deseo sólo se cumple si haces algo para alcanzarlo. Únicamente la persistencia, la tenacidad y el empeño te empujarán hacia adelante. El azar es solo eso...azar.
La ausencia total de apoyo te permite ver de forma mucho mas objetiva la situación, debido a la falta de consejos. Y eso da aún más fuerza. Pensar en positivo ayuda. Una grieta es sólo una grieta.No es el despeñadero de la Costa da Morte. No hablo de infravalorar un problema. Pero tampoco de exagerarlo y empezar a lanzar todo tipo de hipótesis. Es sólo cuestión de ver al problema como..."un problema". Y a partir de ahí, buscar las soluciones.

Este planeta necesita más pensamientos positivos. Mas ideas positivas. Mas buen humor.

Todos tenemos problemas y, para cada uno de nosotros, nuestros problemas son los peores del mundo. Pero en el fondo sabemos que no es así. Que mucha otra gente tiene problemas infinitamente mas graves que los nuestros. Y aunque casi nunca podremos hacer nada por ayudar a los demás, existe una pequeña cosa, un pequeño granito de arena, que ayudará a construir un mundo mucho mejor:

Una sonrisa. Un gesto amable cada día. Sólo eso.

Intentarlo es gratis.

jueves, 3 de mayo de 2012

De Competiciones


Competir es algo innato. Está grabado en nuestros genes. Todos competimos de una u otra forma.
Todo el mundo compite para...llegar mas lejos, ascender en el trabajo, ganar mas dinero, ser el mejor del grupo, para recibir elogios o premios, para que no se te cuele la señora que se hace la loca en la cola de la charcutería, o el del coche destartalado en el cruce...

Algunos, ademas, competimos con nosotros mismos por puro y simple crecimiento personal o espiritual. Para ser mejores personas de lo que fuimos ayer, compartiendo mas, sonriendo mas, abriendo una puerta y pasando el último, cediendo el turno en el ascensor, realizar tareas que no me corresponden en el trabajo para evitar broncas generales, a sabiendas de quien  debería de haber realizado esa tarea se está tocando los huevos, como trepilla profesional que es, dejándose alabar por sus superiores quienes creen que es alguien ejemplar. Quien únicamente piensa que esta forma de actuar es la de "un pringao", no debería de seguir leyendo, por que probablemente no lo entenderá....nunca.

Por que una competición es todo un arte: Cuando valoras en su justa medida las capacidades de tus oponentes, con detenimiento barajas los movimientos que puedes realizar, y finalmente eliges el que te parece mas adecuado...y consigues tu objetivo, la competición te llena. Te llena de algo que no es sencillo describir con palabras...pero es bueno. Mucho.

Competir, casi nunca es malo, salvo cuando la competición se realiza con egoísmo. Cuando haces trampas durante una competición, sí, posiblemente ganes, pero no podrás, aunque creas que si, disfrutar el triunfo.

Si para tener tu asiento favorito en el bus, apartas a la señora de delante de un empujón, habrás hecho trampas.
Si para que no se te cuele la ancianita en la charcutería, te le cuelas tu a ella como tomándote la revancha... habrás hecho las mismas trampas que ella.

Si para conseguir tu ascenso en el trabajo o mantener tu estatus, interpretas un papel, pisas cabezas y degradas el trabajo ajeno, en vez de mostrarte como eres, colaborar con el equipo y trabajar mas que los demás, estarás haciendo trampas. Y, de nuevo, sí, es muy posible que consigas lo que te proponías, pero lo disfrutarás solo, tus compañeros te verán como alguien en quien no confiar y, con el tiempo, pasarás a ser simplemente  "un enchufado", del que se olvidarán con la misma rapidez con la que has conseguido el puesto.Y lo peor es que, el que te de igual, solo significa que encima eres una persona sin criterio ni principios. Alguien que pasará sin pena ni gloria, por muy alto que subas.

En una competición, no toda vale. Hay reglas. Algunas  de ellas quizás nunca fueron escritas, pero todos sabemos que existen. Que están ahí, y que hay que cumplirlas. Y que el saltárselas solo nos puede llevar a algo malo. Quizás a una desconocida espiral de egoísmo, rencor y envidia hacia lo ajeno, que te impedirá para siempre, catar el sabor de un triunfo merecido.

Quizás ese temor es el que hace que algunos compitamos con deportividad. Probablemente demasiada, para los tiempos que corren...

Por que la competición no está reñida con la colaboración, ni con el civismo, ni los principios, ni...con tantas otras cosas.

Pero quien egoísta en la competición, también lo es fuera de ella. Y posiblemente las mismas artimañas que usa durante la competición, las llevará al ámbito personal, familiar y social. Una egoísta, con muchas probabilidades, terminará solo, como poco, en lo emocional.

Pero lo peor de que hagas trampas es que, como mínimo, hay una persona que lo sabe, de la que nunca te podrás separar, y que te puede arruinar la felicidad:

            Tú.

miércoles, 2 de mayo de 2012

De Ilusiones

 ¿Te lo Leo? Dale al Play
¿Qué hay que hacer para ser uno de esos aventureros de documental del Discovery Max, que buscan la colisión de dos capas tectónicas que hace mas de mil ochocientos millones de años se convirtieron  en una masa continental que se ha fusionado creando una inmensa caldera, que una vez extinguida, ha creado una flamante península, y que permitió que los organismos unicelulares en sus aguas poco profundas se combinasen, dando lugar al oxigeno que fomentó la vida?

A menudo pienso que mi vida no es tan interesante. De hecho, estoy plenamente convencido que ese espíritu rebelde y soñador, con el que hace una docena de años pretendíamos cambiar el mundo se ha ido, no sé exactamente cuando, dando lugar a una vida...vulgar.

¿Qué ha ocurrido con esos sueños que pretendíamos alcanzar por encima de todas las cosas?

Quizás, un trabajo rutinario, aburrido y monótono de dos a diez, que básicamente consiste en picar dni´s y seleccionar casillas en una aplicación informática que no requiere pensar, en el ordenador de empresa, de mi cubículo de empresa, junto a los otros 750 cubículos, tengan algo que ver.

Quizás el que mi vida se haya convertido en una rutina que discurre entre conducir con ida y vuelta siempre por la misma carretera, escuchando a las mismas horas los mismos programas de radio, buscando siempre durante media hora el mismo lugar para aparcar, o, saber que nunca habrá el tiempo suficiente para realizar todas las tareas laborales que se exigen, en buena parte por la lentitud de la red de la empresa, o toparme siempre con los mismos fallos ajenos en los mismos informes, de los mismos compañeros incompetentes, tengan algo que ver.

Es posible que ya no tenga objetivos en la vida, frustrado al ver ese goteo de enchufismo a mi alrededor, viendo como los compañeros que menos se lo merecen, son los que mas lejos llegan, únicamente por tener al amigo adecuado en el cargo adecuado.

O por saber que los 52 fines de semana discurren inexorablemente de la misma forma, uno detrás de otro.

El haber dejado de hacer las cosas que te distraen o te apasionan, por que no son las que les distraen o les apasionan a los que te rodean, es otro granito de arena que se agrupará a la montaña emocional, bajo le que acabarás sepultado.

El esperar algo que nunca llega de los demás ha pasado de interés a impaciencia, y de impaciencia a desilusión.

El haber dejado de esperar a que alguna vez alguien te haga una fiesta sorpresa por tu cumpleaños, o el saber que todo el mundo regalará pensando en lo que se puede gastar, en vez de en lo que te haría ilusión...

Existen multitud de razones por las que se va perdiendo esa rebeldía con la que nacemos, y con la teníamos la intención de comernos el mundo.

Incluso las ilusiones se pierden con el paso del tiempo. Me refiero a esas ilusiones que a muy pocas personas les confiamos a lo largo de la vida. A medida que vas cumpliendo años, aunque no te guste, te vas conformando con lo que te ha tocado vivir. Si...te conviertes en un conformista y, un buen día, te levantas con una etiqueta. Como todos los demás.
Y eso solo contribuye a alejar mas esas ilusiones.

Pero lo que da la puntilla final a tus ilusiones es la falta de apoyo. El no encontrar a nadie que comparta tus ilusiones. El ver como todo el mundo se ampara en su derecho a la libertad de expresión para espetarte gilipolleces del tipo "no creo que lo consigas, es muy complicado, casi imposible, seria rarísimo que pudieses...pero vamos, que ojalá",  y tu te limitas a observar la falta de criterio y una mezcla de envidia y maldad es sus miradas, dejando de defender tus proyectos en voz alta, para pasar a defenderlos dentro de tu cabeza, llegando a la conclusión de que, nadie de los que tienes delante podrá entenderte nunca, por que sus vidas hace mucho tiempo que han sido etiquetadas y que, lo que es peor, no se han dado ni cuenta.

Ya nadie se alegra por los demás, por que sí. Todo el mundo espera poder sacar tajada a cambio de su sonrisa y su falso apoyo. Se ha perdido la capacidad de sorprender, de compartir ilusiones, de soñar...

Pero aquí todavía hay un adolescente que va camino de los cuarenta, que tiene un resquicio de esa ilusión que se ha menguado bastante, y que intentará, -aunque sea lo último que haga-, convertir su ilusión en una realidad. Una realidad a la que posiblemente le faltarán piezas. Una ilusión que le gustaría poder compartir con alguien a quien realmente le haga ilusión y no con alguien que le de igual, con tal de verme feliz, por que la felicidad parte de una ilusión compartida al 50%.

No se si conseguiré lo que quiero, pero no lo quiero para mi solo.
Eso no me hace ilusión.

lunes, 23 de abril de 2012

De sabios consejos



Sacrificar unos meses...o un año, en pro de un bien común, debería de ser algo mas llevadero, teniendo en cuenta el resultado.
Si todos empujan el carro en la misma dirección, es fácil. Por huevos tiene que ser fácil.
Seguro que por el camino no toparemos con piedras y baches, pero según  lleguen, las iremos apartando para poder seguir empujando el carro.

Ese sería un buen plan.

Pero si parte de los que tendrían que estar empujando, contribuyen tan solo con  instrucciones, advertencias o reproches, sobre cómo debería de ser empujado o guiado el carro en vez de empujar, la tarea se convierte en algo mucho menos llevadero. 
La ilusión por llegar se convierte en desesperación. El trayecto en un suplicio.
Si ante el primer árbol caído en el camino, parte de los empujantes se vienen abajo pensando que ya será imposible seguir, cundirá el desanimo entre los demás.
Incluso aunque unos pocos quieran seguir, ellos solos no serán capaces de empujar el carro.

Siempre existen opciones...rodear el árbol, serrarlo...e incluso allanar el terreno y pasar por debajo.
Pero es cierta -y mucho-, esa frase que dice algo así como que "rendirse es siempre la última opción".

En caso de desacuerdo, será necesaria una asamblea para trazar un plan.
Si el plan tarda en llegar, se extenderá el desanimo.

Pero un hombre muy sabio me dijo una vez una -evidentemente-, sabia frase, que es la teoría a aplicar, y que está carente de errores tácticos. La frase dice así:

"No te disgustes (mucho). Sólo aquel porcentaje necesario para liberar la rabia y desengaño acumulados....llora mucho que eso agranda el corazón. Céntrate en tu objetivo y espera a que las aguas se calmen para ver cuan claras son y adivinar así, qué es lo que hay en su fondo".

Así, en cualquier momento se llegará a consenso, se buscará solución al obstáculo y se podrá seguir adelante con el carro.


domingo, 22 de abril de 2012

De frases injustamente utilizadas

  ¿Te lo leo? Dale al play
A menudo tendemos a restar importancia a lo que sentimos, o a tergiversar el significado de nuestros sentimientos.
Quizás no sea cierta la afirmación anterior, y únicamente nos limitemos a no reconocerlos en voz alta. O a resumirlos dando lugar a síntesis demasiado ambiguas.
Es habitual resumir un buen puñado de emociones positivas con un simple "me lo pasé bien" y, al contrario, una serie de emociones negativas con un sencillo "pudo estar mejor".
Pero esas dos frases, aunque sí sirven para transmitir un resumen de nuestro estado de ánimo, no logran describir cada instante.

Un simple "me lo pasé bien", no describe en absoluto la ingente cantidad de información que reciben nuestros ojos ante el colorido y el orden de una gran extensión ajardinada, ni nuestros oídos, ante el relato  de la historia de un lugar. Ni de la sonrisa involuntaria ante dos cachorros retozando por el césped. Ni tampoco de un emotivo silencio ante las tumbas de alguno@s de nuestros más ilustres escritores. Un silencio roto únicamente, por el ruido de la reflex, congelando ese instante.
Un "fue una buena tarde", en un injusto resumen ante los recuerdos en ebullición que provoca el volver a entrar, después de tantos años, en la "Casa das Crechas" o, el dejarse tele transportar a un pasado ajeno, donde la patronal era tan inquisidora como en los tiempos que nos rodean.
El sabor de un sencillo, a la par que perfecto y adecuado plato de arroz con pollo y nata, o las risas entre bocado y bocado, tampoco se reflejan en una insulsa frase como "fue buena tarde".

Una larga charla y un tranquilo y prolongado paseo, sin someterse a las interrupciones de escaparates, únicamente contribuye a estabilizar ese manojo de sentimientos irresumibles, que posteriormente quedaran firmemente sellados con un, esta vez sí, gran abrazo sincero. 
Algo así no se puede representar con una anodina frase formada únicamente por tres o cuatro palabras.
De hecho, una frase tan simple como esa, ni siquiera es comparable con la grandeza de espíritu de quien la provoca.

Tampoco es posible, aunque se intente, reflejar el contenido emocional de quien escribe, ante la incertidumbre de saber si se está correspondiendo en igual modo, con un buen puñado de buenas emociones.

Por eso, si tengo que responder a la pregunta "¿Qué tal la tarde?", mi única respuesta será una gran sonrisa pues, sólo así, lograré transmitir parte de lo que realmente he sentido.

Ahora solo tengo que devolver parte de lo que he recibido.

viernes, 20 de abril de 2012

De Proposiciones

Me propuse, lo sé, ser mas moderado. No dejarme llevar por las emociones. Y puedo prometer -y prometo-, que lo intento con algunas de mis fuerzas. Tampoco todas, que las necesitaré en un futuro próximo.
Pero poner un telediario o abrir un periódico, y subirme la tensión, es todo uno.

A ver:
Cuando gobernaba Zapatero, Rajoy no paraba de decir que sólo él tenia "la receta", para salir de la crisis.
Que no había que subir los impuestos. Que no sería necesario rebajar las pensiones. Ni abaratar los despidos. Ni pordiospordios, tocar la sanidad. !!Donde se habrá visto¡¡

Pero no sólo no tenia la receta, sino que ha subido los impuestos hasta unos límites pornográficos, no ha rebajado las pensiones, pero ha subido las retenciones, por lo que los pensionistas cobran menos, ha recortado los sueldos de todo lo que se menea (salvo los suyos, que se los han subido recientemente), ha instaurado el co-pago (también conocido como re-pago) en sanidad, y ahora hay que pagar por tener derecho a ir al medico, por el día que vas al medico, por que te recete algo,  y por la compra del medicamento. Además, les ha rebajado el sueldo a los médicos y ha recortado otros 7000 millones de euros en sanidad,  ha subido los costes en la educación (tasas y matriculas), ha recortado otros 3000 millones de euros, ha metido a mas personas por aula, ha rebajado el sueldo a los profesores y tendrán que trabajar mas horas, eliminando la calidad de nuestro sistema de educación pública, mientras la educación privada se frota la manos esperando....
Ha dado completa libertad a las empresas abriendo la puerta al despido libre y gratuito, dejando a los trabajadores sin derecho siquiera a protestar, por que además ahora la justicia ya no es gratuita, habiendo que pagar para tener derecho a ella. Está modificando la ley para que manifestarse o protestar, pase a ser gravemente penado, hasta el punto de aplicar ley antiterrorista (pertenencia a banda armada), en determinados casos demasiado habituales.
Da fuerza a los bancos con nuestro dinero, dejando a la ciudadanía sin dinero y sin medios legales para siquiera poder reclamarlo.
Ha eliminado servicios de primera necesidad como los servicios de dependencia, ha eliminado ayudas y subvenciones, becas y desarrollo (i+d), cancelando incluso la investigación e inversión  en campañas como la del SIDA y su prevención.
El desempleo sigue aumentando, el IBEX  y El rey se desploman, la prima de riesgo y Froilán, se disparan, los combustibles, transportes públicos, electricidad y gas suben de una forma subrealista, Camps es absuelto, Garzón es condenado, la alimentación de encarece, los medicamenteos tambien, ...jajaja
Me parto ¡¡¡

Personalmente, necesito entre combustible, electricidad, gas, alimentación, recortes de sueldo, costes de sanidad, etc,etc,etc, cerca de 200 euros mas AL MES, que hace 6 meses. Eso significa que mi economía familiar entrará en recesión, en el siguiente cambio de ruedas, a no ser que el pais se valla a la mierda e una curva, por no poder cambiar las ruedas.
Me hace mucha gracia por que la lista de Plagas que nos has traído el Partido Popular en tan poco tiempo, llega a ser interminable...mientras el país se paraliza por un puto partido de fútbol.
En Alemania se tronchan viendo, como por control remoto, Mariano hace exactamente lo que ellos dicen, dejando patente su incapacidad y la de su equipo, para tomar decisiones, donde los bandazos y las continuas correcciones no tienen fin.

El panorama de oscuridad y caos, y la continua sensación de malestar e inseguridad, repercuten en el estado de ánimo de los españoles. Cada vez mas, se ve gente decepcionada, enfadada, deprimida, viendo como quienes les rodean se van quedando sin trabajo, sin casa, sin poder pagarse sus medicinas...

Eso sí, esas decisiones sobre economía, impuestos, y recortes, esos consejos sobre austeridad, ahorro, nos los dan quienes por el simple hecho de firmar el contrato (jurar el cargo), ya cobran una pensión máxima y vitalicia, y, mientras llega ese día, cobran lo que necesitarían 50 familias para sobrevivir un mes.

Disfruten lo votado.

jueves, 19 de abril de 2012

De renacimientos

Hoy a sido uno de los días más radicales de mi existencia.
Radical, en cuanto a los dos extremos que he alcanzado:
Un estado de máxima tensión, que ha ido creciendo minuto a minuto, a lo largo de una semana entera, con sus días y sus interminables noches por un lado, y un estado de máximo alivio, por otro.
No puedo hablar sobre los detalles y, además, me alegro de no tener que hacerlo.
Pero al despedirme de la persona que me informó sobre la incertidumbre extrema que me nublaba la vida, sabiéndome poseedor de tan buena noticia, mis piernas comenzaron a temblar, hasta el punto que que tuve que sentarme en las escaleras del edificio. Y no pude compartir esa noticia hasta pasados unos minutos, por que las lágrimas me impedían ver la pantalla del móvil.

A lo largo de esa semana le he dado muchas, -quizás demasiadas-, vueltas a la cabeza, temiendo por las consecuencias de recibir una mala noticia. Tanto, que he perdido algo mas de dos kilos en una semana. Tanto, que las ojeras del sueño atrasado no se me pasaran en un mes entero. Tanto, que, uno de esos interruptores que a veces digo que tenemos dentro, y que saltan a cada cambio de etapa a lo largo de la vida, ha entrado en conexión, haciéndome virar el rumbo conceptual sobre muchas cuestiones que, por cotidianas, no les daba el valor que realmente tienen.

Esta semana pasada, no la habría soportado, -estoy convencido-, sin mis habituales que son muy poquitos, donde tengo que hacer una mención especial a un esporádico que espero se convierta en habitual. Él sabe bien quien es.
A todas ellas y a todos ellos les debo el no haber tirado la toalla.

Gracias.

domingo, 15 de abril de 2012

De Esperanzas


A veces, sin previo aviso, llega alguien que te cuenta fragmentos de su experiencia en la vida, y por algún extraño motivo, logras reconciliarte con la raza humana.
Cuando crees que eres el único que rema hacia adelante, y hasta empiezas a dudar de si estas remando hacia adelante...y hasta de si lo que tienes en las manos es un remo o vas en una barca, notas un empuje en la misma dirección y te das cuenta de que no estas solo.

Alguien que te ayuda a no radicalizare en contra del resto de seres humanos, por muy idiotas que estos sean.
Alguien con quien seis horas y media parecen muy poco tiempo.
Alguien que te cuenta lo que piensa y lo que siente. Las rabias, los miedos y también los agradecimientos que  guarda en los bolsillos.
Alguien que te saca de un plumazo de tu anodina monotonía, y te transporta a Las Palmas, viendo como se aleja un melenas con mochila entre la multitud, fijando esa imagen en su retina para los restos, y dejando en ti esa misma imagen y sensación, acompañada de un esfuerzo apocalíptico para no romper a llorar en mitad de la cafetería.
Alguien a quien no te aburres de escuchar y que te deja muy claro que tus problemas, se quedan en simples anecdotillas, convirtiendo tu estado de decepción, en un estado de esperanza que crece logarítmicamente, mientras piensas que te gustaría formar parte del club de fans de la madre que lo parió.

Y después de 390 minutos, te das cuenta de que fuiste cabizbajo y tristón, y regresaste  con la cabeza bien alta y con una mueca, preludio de una sonrisa inminente, y el conato de un abrazo que se debió de dar, pero que aún no se dió.

Pocas personas tan laicas se cruzan en la vida de uno, a las que les regales admiración por su pensamiento, palabra obra y omisión, haciéndoles un hueco muy especial entre los pliegues te tu enmarañado cerebro, pasando a formar parte inmediata de tu libro de recuerdos, durante el viaje por la vida.

Alguien que en sus alforjas llevará, a pesar de los consejos, lo imprescindible, lo necesario, lo prescindible, y una cantidad ingente de moralidad y positivismo. Y podrá con todo, aunque ahora no esté muy seguro.

Alguien a quien te gustaría tener guardado en un cajón, para cuando lo necesites.
Alguien a quien la vida, por equilibrio natural y divino, tiene que corresponderle como el ha hecho hasta ahora.

Así es Alex, alguien a quien le sobra una cantidad tal de humildad, que llenaría medio Vaticano.

Y yo me quito la gorra a su paso.

domingo, 8 de abril de 2012

De decepciones

Estoy decepcionado.
Muchas veces creí haber conocido realmente el significado de esa palabra pero, nada más lejos de mi realidad.
Cuando creía haber estudiado tanto para aquel examen, en el que además había puesto dosis extra de tesón, empeño e ilusiones pero que, finalmente, suspendí, no obtuve una decepción.
Quizás así lo creí entonces, pero realmente estaba...desilusionado.
Aunque quizás, -no lo niego-, en aquel lejano momento me creí poseedor de la mayor de las decepciones.
No, para nada. Era muy joven. Todavía me quedaba mucho camino hasta encontrarme de bruces con esta sensación.

Seguramente, con el transcurso de los años, me volví a encontrar nuevamente con el significado de esa palabra. O posiblemente me lo fui creyendo, a medida que me topaba con situaciones similares.
Imagino que tampoco me sentí realmente decepcionado ante mi primer desamor. Seguramente, por que aquello no era un amor verdadero. Era, tan sólo el primero. El segundo amor, que mejor recordaré siempre.

Tampoco ante la muerte, cuando me tocó tan de cerca. Cuando aquel al que calificaba de "mejor amigo" me deja para siempre, sin despedirse, atrapado entre los hierros de un ciclomotor, siento rabia, impotencia, ira...pero no decepción.

Cerca, muy cerca estuve de empaparme en decepción, muchos años después, cuando el punto en el que se encontraba mi estabilidad emocional y social, el lugar que yo ocupaba en el mundo con respecto y gracias a todo el entorno que me ha rodeado a lo largo de toda mi vida, estalló sin previo aviso, haciéndome partícipe de un total, absoluto y oscuro vacío, aferrado tan solo por una cuerda, que la persona que mas quiero, sostuvo con tanta fuerza para no dejarme caer en un abismo infinito.
No...no había lugar apenas para la decepción. La práctica totalidad del espacio estaba ocupada por la desilusión y por la ira.
Y por el desamparo.

La decepción llegó justo como debe de llegar para que el sentimiento sea intenso y duro. Para que sea agonizante y lento: Sin avisar

Así, cuando creí que me conocía lo suficiente, después de haber vivido cerca de 38 años, cuando creí que ya nada puede hacer que se me mueva ni un pelo, cuando realmente las arrugas de mis manos habían trazado por fin mi camino a seguir, la ruta principal que me llevaría a una vejez, un virulento sentimiento de decepción ha invadido mi mundo con una fuerza tal, que he recordado lo que sentí en aquella escuela hace 27 años, cuando me preguntaba dónde estaría y cómo seria mi vida, dentro de 27 años.

¿Será esta la respuesta que tantos años llevo esperando?
¿Estaré sumido en un estado puro de decepción, o quizás se trata de algo probablemente mas intenso que antaño, pero no lo suficiente como para creerme en posesión de la pureza de ese sentimiento?

En el fondo sé que la respuesta dependerá de la decisión que tome: Darme por vencido, o luchar.

La primera opción es dolorosa. Rendirme implica conformarme. Dejar de vivir y limitarme a ser un mero espectador de las vidas ajenas. Ir en el asiento de atrás, sin opción a decidir el destino.
Realmente es una opción deprimente y aburrida. Vivir el resto de mi vida de los recuerdos de lo que me gustaría haber vivido, sería una muerte en vida.

La segunda opción es arriesgada. Yo suelo evitar el riesgo.Pero mediante esta opción, tendré acceso a dos finales: El malo, que me llevará nuevamente a la primera opción, y el bueno, que es el que quiero alcanzar.

Luchar es querer cambiar la realidad por una mejor. Es ayudar, aunque en ocasiones ceas que no te quedan más fuerzas. Es lograr pequeños objetivos diarios, como llegar a casa después del trabajo y poder mirar a los ojos a la persona con la que has decidido compartir el resto de tu vida, a sabiendas de que no oculta ningún secreto. Creernos totalmente libres, sabiéndonos encasillados en un mundo en el que, al igual que todos los demás, somos completamente diferentes e individuales.
Luchar es valorar y agradecer lo ajeno. Sonreir sinceramente. Discutir y reconciliarse. Abrazarse, besarse, aburrirse y divertirse, disfrutar del silencio, del fuego de una chimenea, de la soledad en compañía, de una abeja en una puta flor...Luchar es vivir ¡¡¡

Y aunque creo que este pobre cascarón no soportará otra lucha tan encarnizada como la que he emprendido,   espero que nunca sea necesaria.

Realmente, no tengo tanta curiosidad por conocer lo que siente plenamente un decepcionado.