jueves, 23 de septiembre de 2010

De paseo por la era informática.


Quizás suena a poco modesto, pero me considero bastante más entendido en cuestiones informáticas, que la media.
Mi primer "ordenador", fue un Spectrum de 16Kb.
Era sólo un teclado negro. Los juegos, eran cutres, lentos, había que cargarlos -con suerte- durante 35 minutos desde una cinta de cassette y total, para ver como una cuadricula de 8x8 pixeles (eso si: a 16 colores), a modo de muñequito, pululeaba por la pantalla, entre ruiditos y chirridos, que nada se parecen ni de lejos, al juego más cutre de facebook que los jóvenes de hoy puedan conocer.
Pero cómo molaba ver aquellas gruesas barras azules y rojas, o amarillas en el caso de los cargadores con "turbo", durante los interminables minutos que tardaba en cargar el juego.
Claro, si apagabas el ordenador, tenias que volver a pasar por el momento carga...

Recuerdo que aquel ordenador de hace...¿27 años?, le había costado a mi padre un dineral.
De hecho, fue el único regalo de reyes aquel año. Para todos.
Pero todos los amigos del barrio venían a jugar a mi casa. Era un privilegiado.
Contaba entonces con 8 o 9 años.

A partir de ahí, pasé al Spectrum de 64K, el zx de 128 con unidad de cassete incorporada, el msx también de 128mg con doble unidad de micro-cassette, luego el zx+3 con disquetera de tres pulgadas y media, y un buen dia, la informática dió un salto enorme: El Amstrad PC1512.
Esto ya era un PC de sobremesa con el monitor monocromo encima de la CPU y dos enormes disketeras de 5 1/4 (esos grandes y finos discos flexibles con un gran agujero en el medio), pero todavía no había discos duros. Para iniciarlo, tenias que meter un diskette.
Por supuesto, tenia teclado con aspecto actual, aunque técnicamente, no tenia nada que ver.

A partir de ahi, seguí la estela de los nuevos inventos, pasando por el 8086, el 286, el 386, el 486, el primer AMD a 233Mhz, luego un Pentium a 800Mhz...

Con deciros que mi primer disco duro (por que antes no había) tenia una capacidad de 10 megabites. Si si: 10 Megas. Para el que no esté muy puesto, deciros que un CD de 20cts de euro de hoy en día, tiene una capacidad de 700Megas. En un DVD caven 4500 megas.
En un pendrive de los que regalan en cualquier sitio, caven 8000 megas (8 gigas).
Y un disco duro mas que habitual tiene una capacidad de 1.000.000 megas (un terabyte).
Pues mi primer disco duro tenia una capacidad de 10 megas.
Y cuidado, que cabían la ostia de cosas ¿eh? Para llenarlo con juegos y programas de la época, aun tenias que ser muy friki....

Además, he tenido la oportunidad de estudiar electrónica, y combinar esos estudios con la informática, colaborando en proyectos de expansión de radiopacket (el wifi de antes).
Por entonces consistía en que dos ordenadores se comunicaban entre si, a traves de emisoras de radio aficionado.
Imaginaros una emisora de radio aficionado del tamaño de una radio de coche, conectada a una fuente de alimentación del tamaño de una caja de zapatos, y a un ordenador de sobremesa de los de antes. Menuda infraestructura.
Y todo eso para una velocidad que equivaldria a la décima parte de 1 mega de ADSL, con múltiples errores. Cuando una comunicación tenia exito y enlazabas con una persona a 50 km, te daba un subidón...
Claro que entonces no existía internet. Ni conexión a Internet, claro. Ni telefonía móvil.
De hecho, mis primeras conexiones a internet fueron a través de RDSI y pagaba unas 1500 pesetas de hace 20 años POR HORA. Total, para ver 4 amagos de web, que no tenían nada que ver con lo que hay ahora.
Pero estaba asistiendo al parto tecnológico más importante de la historia moderna: Internet.
Y eso había que verlo.
Me dejaba mi asignación semanal en una hora de internet.

Con el paso del tiempo, tuve oportunidad de estudiar una pizca de programación, algo más de ofimática, administración de sistemas, cosas de redes, luego me metí con el tema del diseño gráfico, la fotografia , mas tarde imagen y sonido, el vídeo, la edición, la combinación de todo esto, y encima, que me gusta mucho el tema, en mis ratos libres leo constantemente y sobre todo trasteo con cuanto aparatejo o programa cae en mis manos.
La música fue una pasión pasajera que de vez en cuando sigue llamando a mi puerta. Claro, bastante menos que cuando tocaba en aquella orquesta, pero he sabido aprovechar la informática para sacarle más partido a la musica, rodeandome de secuenciadores, cajas de ritmos, todo tipo de dispositivos conectables mediante MIDI, e incluso he podido perfeccionar mis escasos conocimientos musicales, tomando clases con tutores digitales. Al final me decanté por el bajo, que es casi lo menos informatizable o conectable que existe, dentro de la larga lista de instrumentos que hay.

Quien me lea, podrá tacharme de exagerado...o directamente de "Friki", pero no concibo una vida HOY, sin las venajas que ofrece la informática.
Y aunque esto daría para un tema que quizás desarrolle pronto, baste decir que mi PC es mi TV, mi equipo de música, mi periódico, mi despertador, mi alarma, mi centro de comunicaciones dentro de casa (aunque mi móvil está permanéntemente conectado con mi PC de sobremesa), mi DVD, mi sintonizador de TDT... además de un aliado indispensable que me permite desarrollar parte de mi trabajo en imagen y sonido, compra de cualquier bien material al mejor precio (ebay no es para frikis), gestor con las diferentes administraciones públicas o privadas...
Tener un ordenador sólo para jugar ya no es factible.
Y ojo, que estoy hablando de las aplicaciones domésticas.
Realmente me da un poco de miedo el que, el planeta dependa tanto de ordenadores: Desde la caja del supermercado o el movil, hasta la seguridad nacional dependen de estos aparatos.
Por eso siempre es bueno tener un "plan B", para cuando falle el ordenador.

En definitiva, y encarrilando para terminar el tema, he vivido siempre rodeado de informática.

Es probable además que por eso disfrute tanto cada vez que me escapo al campo a dar una vuelta con la bici,

Por eso decía al empezar, que me considero bastante más entendido que la media, en estas cuestiones. Aunque sólo sea un poquito más.

Y por eso no me explico como llevo cuatro días intentando configurar un puto router básico de los que vende FON.

Yo, es que no me lo explico...

2 comentarios:

  1. Nosotros aún conservamos el spectrum de 32 k del año 84. El pobre está muriéndose de asco en el trastero. Recuerdo el ruido horrísono que hacía la cinta al cargar, pues eso, después de 35 minutos como poco.

    Y lo del router, yo creo que la culpa fue de los militares, jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Es una relíquia. Yo tambien tengo uno. Creo que el de 64K. Y el +3 de diskette. Y juegos de cassette que regalaba la "microhobby"... ains, que valor tenia todo entonces...
    ahora pones el emule y cualquier cosita esta cargada y lista para jugar, en cero coma...

    ResponderEliminar