viernes, 27 de diciembre de 2013

Lo que nos queda

Que no os engañen, niños; Crecer es un autentico asco.  Un retroceso.. Un cúmulo de contraproducencias de esas.

Y es que estaba viendo una foto de hace...yo que sé, como treinta y cinco años.
Qué pintas todos.
Allí estábamos, vestidos con nuestras mejores galas, como se merece la -imagino- celebración de alguna fiesta de pueblo, -romería, que decimos por el noroeste-.
La bisabuela, la abuela, los tíos y tías, los primos y primas...y un puñado de señores y señoras mas que no reconozco.
Una de las primeras fotos en color de la familia, que alguien tomó con una cámara de carrete, de esas que nuestros jóvenes nunca han visto.
Ellas, vestidas casi todas de blanco como de primera comunión. Ellos, de marinero con un crucifijo de madera colgado del cuello. Sí, creo que se trata de una "primera comunión colectiva".

Las tías se atreven con algo mas colorido.. Las abuelas, muy tradicionales todas, con sus sedas marrones y/o negras, respetando ese eterno luto por sus difuntos, pero despendolándose un poquito para la ocasión, con un toque de brillo en sus prendas.

Es verano, a juzgar por las mangas y pantalones cortos de casi todos, menos el traje negro al mas puro estilo Paco Martinez Soria, que luce un señor.
Los peinados, por otro lado, no tienen desperdicio, y me declaro totalmente incapacitado para poder realizar una descripción de los mismos, destacando, -eso sí-, las pedazo patillas en plan "Curro Jimenez" de ellos. Y sus barbas, en general...
Peinados en ellas, -venga, va, me mojo-, que recuerdan a Masiel o a Gracita Morales.

Estaba pensando yo en los cinco minutos que han pasado entre que escribo esto, y el párrafo anterior, que casi nadie que no sea de mi quinta, recordara a Paco Martinez Soria, Curro jimenez, Masiel o Gracita  Morales. Supongo que ya habrán pasado casi todos a mejor vida. Habrá que poner unos enlaces a alguna foto.

La imagen se tomó cerca de una iglesia, a juzgar por algunas lapidas que se pueden ver detrás.
Para salvar las diferentes alturas y que todo el mundo pudiese salir en la foto, se ha tomado rodeando y subidos a un Cruceiro de piedra. Y es que antes, hacer una foto era un pequeño acontecimiento:
 Había que avisar a todo el mundo, situarlos, indicarles que sonriesen y dejasen de hablar entre ellos, que mirasen a cámara, que sujetasen a los mas pequeños y revoltosos...y ni siquiera así salia perfecta.
Y es que antes el carrete, -que tenia una duración limitada a 12, 24 o incluso 26 fotografías-, costaba un dinero, y no era cosa de disparar a lo loco. Por que si se terminaba, a no ser que tuviesen otro en un lugar fresco y seco para que no se inutilizase la película, habría que ir a la ciudad a compralo. Además, después había que pagar otro dinero por revelar las fotos que nunca sabias como habían quedado, pues las cámaras aun no tenían pantalla..

Ahora, sacas 12 en ráfaga, la cámara detecta sonrisas u ojos cerrados y se auto-dispara (como Froilán en el pié), y las ves para, en caso de no ser de tu agrado, volver a repetir la ráfaga.

Volviendo a la foto, se aprecian de fondo varios árboles, un suelo de hierba, y la poca nitidez, característica de las fotografías con película barata y antigua, que le dan ese toque tan especial. 

Siempre digo que, ese "grano" natural de las fotos antiguas es a al fotografía, lo que un disco de vinilo a la música.
Poner la aguja sobre el disco y escuchar ese ruidillo de polvo justo antes de comenzar la canción es, en muchas ocasiones, mejor incluso que la propia canción.

Pero saco la vista de esa imagen que hace como media hora que reviso minuciosamente, y me percato, al mas puro estilo "flashBack pero al revés (lo que es un flashForward de toda la vida, vamos), que han pasado desde ese momento lo menos 35 años, y que tengo una sensación de "no mola", tremenda.

Trabajo mal pagado (y encima tengo que decir que soy afortunado), obligaciones, responsabilidades, compromisos, facturas...y menos sonrisas. Al menos, menos sonrisas que en esa foto. Todo el mundo parecía muy feliz.
Ahora, ya nadie parece feliz, salvo pequeñas y esporádicas excepciones que todavía no ha vetado este gobierno, ni alguno de los anteriores.

Tenemos mas de todo, excepto de lo mas importante; Felicidad.

Es como una absurda involución.

Por eso, y como cada año, pondré todo mi empeño en cambiar los niveles de felicidad a mejor, por que al final, la risa es lo que nos va a quedar. De lo que nos alimentaremos emocionalmente.
Es mi granito de arena, y mi deseo para el nuevo año.

Feliz 2014.






sábado, 14 de diciembre de 2013

De distancias

Una vez oí una frase, que decía algo así como "A veces, para percatarse de la magnitud de un problema, es necesario tomar distancia, para poder verlo con otra perspectiva".
Yo añado que "A veces, para percatarse de la existencia de un problema, es necesario reducir distancias, para poder simplemente...verlo".

Y es que estamos tan enfrascados en los grandes problemas de estado que se saca de la manga el gobierno de Rajoy para mantenernos ocupados y perpetuarse en el poder, que nos olvidamos de otros problemas que son quizás mas pequeños. Mas locales, mejor dicho.

Como por ejemplo, el que afecta a un puñado de vecinos del municipio de Bértola, a un par de kilómetros de Pontevedra.

Estos vecinos reclaman el cambio de ubicación de una subestación eléctrica que dotará de energía a un tramo del ave que discurre por ese lugar.
Solo eso.

Desde hace mucho tiempo, cada sábado, se manifiestan en los alrededores de los terrenos elegidos por Red Eléctrica de España y Adif para ubicar la mencionada subestación.

Podrían (y todavía pueden) seleccionar otra ubicación que no afecte a la salud de los vecinos de esta localidad. De hecho, en mas de una ocasión han prometido dialogo con los afectados, así como estudiar las propuestas de los que realmente conocen la zona, que no son otros que los que viven allí.
Pero cuando no es por que les viene mal, es por que les viene peor, los responsables de gestionar las obras de esa infraestructura dan largas, y juegan a su juego preferido: Agotar plazos. Y de paso, esperar a que los manifestantes se agoten de no obtener respuesta, y desistan.

Es el juego preferido de cualquier empresa, e incluso de la administración: Ignorar a todo el mundo para lograr su objetivo.

Después se quejarán  de que, debido a la frustración -en el mejor de los casos-, o a la aparición de problemas de salud, relacionados con los enormes campos magnéticos que provoca una instalación de estas características, las instalaciones sufran algún tipo  de sabotaje.

¿Qué hará falta para que empresas y gobiernos grandes y pequeños se den cuenta de una vez, de que la tierra es de quien la trabaja? Y de que el pueblo es quien manda. Siempre. En todos los ámbitos.
Un gobierno está ahí para gestionar los haberes del pueblo, según lo decida este.Y una empresa se crea para solventar la necesidad de un servicio que el pueblo requiere, pero siempre bajo las recomendaciones e indicaciones del pueblo, que además es quien va a pagar y utilizar el servicio.

Si el pueblo, como es este caso, decide que la ubicación de la subestación ha de ser otra mas lejana a zonas habitadas, para evitar perjuicios en la salud, no hay mas que decir. Hágasele caso. 
Por que es que encima, para una infraestructura eléctrica como la que trata este artículo, no afecta en ningún aspecto técnico ni cualitativo una docena de kilómetros en cualquier otra dirección, teniendo en cuenta las gigantescas tensiones e intensidades a las que trabajará el circuito.

Por eso uno tiende a pensar que los motivos no son técnicos sino, como es habitual, económicos.
Quizás las expropiaciones o cesiones cumplen unas características mas interesantes para la empresa, o quizás la empresa se ahorra un dinero en impuestos, respecto a si realizase la obra en otras latitudes...

Sea cual sea el motivo, ha de cumplirse la voluntad de los vecinos, y no de un estudio en un despacho.

Por eso, desde este humilde rincón, damos todo nuestro apoyo a estos vecinos que llevan tanto tiempo luchando por lo que consideran justo, como justo es conservar y preservar la salud, por encima de los intereses de cualquier empresa, sea de lo que sea.


domingo, 1 de diciembre de 2013

De Azul a Negro

Anteayer, al llegar del trabajo, -soy uno de esos "privilegiados" que casi cobran mil euros, a fuerza de tragar lo intragable, no tener vida social, y poco contacto con la familia-, vi una entrada en el facebook donde se indicaba que Canal Nou había sido rodeada por la policía con la intención de cerrarla, que no permitían la entrada a quienes habían de iniciar su jornada laboral, y que quienes se encontraban dentro, habían iniciado una programación improvisada, en señal de protesta por el inminente cierre del canal autonómico valenciano.
Sin preavisos. A palo seco.

Desde Galicia, -tierra de quien les escribe-, he de reconocer que Canal Nou es algo así como novedoso, a pesar de su larga andadura de casi 25 años. No obstante, he tenido oportunidad de verla en multitud de ocasiones, ya sea por estar visitando la tierra de las naranjas, una sesión de tórrido zapping por los canales autonómicos que me brinda mi operador de televisión por cable, o simplemente, por que una noticia con origen valenciano, me había derivado a esa emisión, con la intención de conocer mas cerca de lo que nos permite una cadena nacional, algún acontecimiento.
El valenciano ademas, se entiende de forma bastante aceptable fuera de sus fronteras.

Pero la de anteayer fue una emisión que permitía viajar en el tiempo a quienes contemplábamos atónitos nuestras pantallas. Un viaje en el tiempo pasando por lugares llenos de tricornios, gente con pistolas, ordenes... Decía alguien en una emisora de radio, algo con lo que coincido plenamente: Mas allá de la estupefacción, la indignación, la ira, la frustración o la impotencia que genera una situación así, había sentido ese inconfundible e inolvidable frío del 23F.
Ese frío acompañado de un desasosiego, muy parecido al que todos hemos sentido de forma mas reciente, durante el atentado de Atocha.
Y ojo, que no estoy comparando situaciones, no valla a ser que se empiece a descontextualizar este relato. Al menos termine de leérselo.
Lo que estoy comparando son las sensaciones de quienes NO nos hemos visto directamente envueltos en ninguna de esas situaciones, pero que en menor medida nos afectan, o da la sensación de que nos pudiesen afectar en el futuro. Se trata simplemente de miedo.

Quizás gracias a la cercanía que nos brinda la televisión, hemos sido impregnados por las sensaciones de quienes nos hablaban al otro lado de las pantallas. Es posible que las cosas solo nos afecten emocionalmente, cuando nos tocan de cerca. Mientras tanto, todo forma parte de "algo que le pasa a otro. Lejos". Como cuando vemos imágenes de niños delgados cubiertos de moscas entre la sección de política internacional y los deportes, en el telediario.
No nos afecta. A lo sumo, alguien, -mientras corta su filete con patatas o da cuenta de un buen cocido-, añade algún comentario del tipo "qué pena todo...". Pero la pena se nos pasa 45 segundos después, cuando empieza la sección de deportes.
No nos afecta.
No es nuestra guerra.
Es algo, que no nos concierne.
Nos da un poco igual.
Ese es nuestro gran problema: que el problema siempre es de otro.
Pero cuando somos nosotros los que sufrimos un problema en primera persona del singular, desearemos que todo el mundo venga en nuestra ayuda, y no entenderemos su reacción pasiva, al vernos solos.
A fin de cuentas, nuestros problemas siempre son los mas graves. ¿por qué nadie hace nada?

Eso mismo TE estarán preguntando los trabajadores de Canal Nou.
¿Qué les respondes?
¿Nada?
¿Un silencio?
¿Te has venido a negro...?

La segunda parte de esta aventura que no ha hecho mas que comenzar, pasa por el debate de quienes lo saben todo sobre el tema, pero que no se han molestado en indagar lo mas mínimo sobre él, basándose habitualmente en recortes de prensa o tertulias en sus canales de siempre, que no se han molestado en contrastar. Me encanta ese verbo. El verbo "contrastar" digo. Me gusta por que huele a nuevo. Casi nadie lo usa. Y no vale contrastar lo que dicen en 13tv, con lo que dicen en intereconomia. Las cosas se contrastan con sus más opuestas posibles, para hallar una media. Si contrastas lo que dice la derecha, con lo que dice la ultra derecha...o viceversa, el cálculo no es correcto.

El caso es que todo el mundo va a lo mismo: "...que si una empresa privada tiene una deuda muy grande, pues que tendrá que cerrar. Por que si mi empresa tiene perdidas y cierra, pues con mas motivo una televisión que pagamos todos, ¿no?"

Y cada vez que escucho esta frase, me doy cuenta de la tremenda desinformación, o desinterés, o las dos cosas, que abunda a mi alrededor. 

De entrada, si es una empresa "que pagamos todos", no es privada, sino pública.
Si una empresa pública, tiene una deuda muy grande, habrá que mirar un poco mas arriba de ese señor que presenta el telediario. Me refiero a los gestores de la cosa pública.

Claro, uno escucha a Fabra hacer demagogia diciendo tonterías como "...que si tiene que elegir entre un hospital y una televisión, pues que se queda con el hospital..", y dan ganas de cruzarle la cara por gilipollas. Pero después veo a todos los que escucharon a Fabra decir esa tontería con los ojos bien abiertos, como el que acaba de ver la luz, aplaudiéndole con las orejas, y pienso "pues tenéis lo que os merecéis". Iba a añadir "por gilipollas tambien", pero no lo voy a poner.

Un gestor está para gestionarlo todo. El hospital y la televisión.
Hacer creer a la gente (gente que no ve mucho mas allá, y ni se molestan, por eso a veces me duele que su voto valga lo mismo que el mio),  pero gente, a fin de cuentas, que tiene el poder de poner o sacar a alguien de su sillón, que la unica solución pasa por una simple elección, haciendoles participes de un daño (o la tele, o TU salud), en vez de sacar el libro de cuentas y explicar de forma que todo el mundo entienda la inviavilidad de canal Canal Nou, sería lo mínimo y lo primero que tendría que hacer el señor Fabra.
Que parece que hasta nos hace un favor...

Tendrá que preguntar, en todo caso, qué es lo que prefieren los valencianos: Quedarse sin el único medio de comunicación autóctono, o sin un hospital. O sin un aeropuerto sin aviones. O sin la ciudad de la cultura esa... o sin las carreras de formula uno. O sin las visitas del Papa. Sea lo que sea, tendrán que ser los valencianos quienes decidan qué es lo que quieren suprimir.

Y puestos a reducir costes en el canal de radio televisión, existen tal cantidad de formulas antes del cierre, pero tantas tantas, de las que no se ha aplicado ni una sola, que cuesta mucho entender que directamente se fuese a por la ultima, mas dura, salvaje y cruel, 

¿Qué formulas? Joder, que parecéis nuevos: Ere´s en cualquieras de sus muchísimas variedades (suspensivos, temporales, parciales, definitivos...), reducción pactada de salario y jornada o ambas, o partes de ambas, impuestos voluntarios, inversión, venta de activos, alquiler de equipos o de instalaciones o de ambos, reducción de directivos, cesión parcial, directa o subrogada de infraestructuras...en fin, son tantas pero tantas tantas tantas las formulas para reducir el gasto y aumentar los ingresos (algo que no funciona en 24 horas, pero que evitaría el cierre del canal), que de todas, me rasca la ostia, que se utilizase la peor y mas jodida: Meter a tropecientos policías (sospechosamente amables, quizás por cuestiones de "el directo"), en una sala llena de caros, complicados y sobre todo delicadísimos equipos de telecomunicaciones, esperando que todo se apague de forma tan sencilla, como si fuese un ordenador portátil con el Windows. No se trata simplemente de tirar de un enchufe.
Esos equipos tienen un protocolo de desconexión; primero unos, después otros, y luego otros.
Pero no: Han decidido cortar el suministro eléctrico y que se jodan cientos de miles de euros. Así, a las bravas.
Así funciona el PP.
A las bravas.

¿Y ahora qué?
Pues ahora, una de dos: La plebe con memoria de pez pasaran a ver cualquiera de los otros canales existentes y se olvidarán en ocho o diez días de todo esto, hasta que les den otra ostia política (de la que también se olvidarán en ocho o diez días), y así en bucle infinito, o harán algo mas productivo.
Por "algo más productivo", me refiero a algo mas que salir a la calle y manifestarse (que también).
Me refiero a hacer vació a todo aquel que consideren esté relacionado con este tipo de chanchullos políticos. Esto implica principalmente no comprar productos descaradamente partidistas, ni acudir a acontecimientos organizados por partidos políticos, pues mas allá de los mítines, existen cantidad de actividades organizadas por partidos políticos. Claaaro.. Para eso tienes que leerte la letra pequeña: Quien convoca u organiza, quien instala las infraestructuras del evento, quien protagoniza y promueve...cosas casi todas ellas, que figuran en la publicidad o páginas web de los implicados.

Otra opción es no dar tu voto a los de siempre, cuando toque votar, y dárselo a otro. Que no tiene por que ser el PSOE, si es lo que están pensando. Será por partidos minoritarios.
Tú que sabes si podrán o no podrán hacerlo bien.
Ah! ¿Que son todos iguales, dices?
Pues nada, tirémonos todos por la ventana y acabemos con nuestro sufrimiento...

Lo que está claro es que quedándote en tu casa, la cosa solo puede ir a peor. Ya lo dijo Rajoy: Si no protestas es por que estas de acuerdo. 

O lo que es lo mismo: El que calla, otorga.








miércoles, 20 de noviembre de 2013

De silencios masivos

Ayer mismo se ha dado a conocer la intención del gobierno de Mariano Rajoy, la intención de dar otra vuelta de tuerca más a las pocas, muy pocas libertades que nos quedan.
El dialogo social está muy fragmentado precisamente debido a esa estrategia conservadora, consistente en aplicar un torrente de recortes, para que todo el mundo se vea afectado de una u otra forma, y sea difícil aunar esfuerzos, focalizando las voces en una única dirección.

Así, uno se ve afectado por la disminución de su sueldo, -en caso de que tenga un sueldo-, otro por la problemática surgida a raíz de la privatización de la sanidad, o por el robo de su dinero en formato de preferentes, o por las dificultades a la hora de subsistir día a día debido a otras modificaciones "menores", que dificultan o imposibilitan llegar a fin de mes, como disminución o dificultad de acceso a becas, vivienda, trabajo, aumento de los precios e impuestos,  (IVA, medicamentos, energías, combustibles,bienes de consumo, alimentación,...), o como el nuevo impuesto aplicado a los usuarios de la energía solar (si, España es el único lugar del planeta donde se aplica un impuesto a todo aquel que aproveche la energía solar), el endurecimiento de todo tipo de normas y leyes y sanciones con afán recaudatorio y no disuasorio, como leyes del aborto que se remontan a épocas franquistas, legislación contraria a la libertad sexual, endurecimiento de los sistemas de control dela inmigración mediante cullillas en fronteras...

En definitiva, este país, -España-, se ha convertido en dos años de gobierno de la derecha, en un lugar en el que ya casi nadie quiere vivir: 
Nuestros jóvenes se marchan a estudiar, trabajar o vivir a otros países debido a la imposibilidad y el miedo de hacerlo aquí y, quienes no nos podemos marchar, sufrimos las consecuencias del derroche de la clase política y las grandes empresas, vemos como día si, día también, se modifican nuevas leyes a golpe de decretazo, gracias a la mayoría absoluta que el pueblo le ha dado a un partido que está haciendo todo lo contrario de lo que prometía en su programa electoral, y que cuenta con múltiples extensiones en todos los ámbitos para poder controlarlos a placer, como medios de comunicación, justicia, etc,etc,etc...

Solo nos quedaba una posibilidad: Protestar.
Salir a la calle y gritar nuestro desacuerdo pues, -ilusos de nosotros-, imaginamos que nunca podríamos volver a una dictadura. Que la constitución nos amparaba, aunque solo fuese en los mínimos relacionados con la libertad de expresión y el libre albedrío. Que nos podrían atar de pies y manos, pero no podrían taparnos la boca...
Pero también nos equivocábamos. Todos. Unos mas que otros, pues seguramente, ni siquiera los culpables/complices de que el Partido Popular esté en el gobierno, se habrían podido imaginar nunca, hasta qué extremo de radicalización en contra de la ciudadanía, podría llegar el gobierno.

Lo llaman "democracia", pero...no lo es.
Y no lo volverá a ser cuando definitivamente aprueben la ultima reforma que han llamado "Ley de Seguridad Ciudadana". La puntilla a las libertades de cualquier tipo, a la constitución y  la puesta de largo de forma oficial del totalitarismo mas oscuro, y la dictadura más férrea como no se había visto en muchas, muchas décadas..

Está ley, debido a las extremadamente desorbitadas sanciones (de hasta 600.000 euros), atemoriza a la ciudadanía. Nadie, -salvo los políticos-, ganarán nunca, -ni en toda su vida-, ni la cuarta parte de una sola de esas sanciones, que no podrían abonar ni siquiera destinando el sueldo íntegro de toda su existencia, dejando así en la pobreza mas profunda al afectado y toda su família.
Esta ley prohíbe así, casi cualquier libertad de de expresión, como las manifestaciones (salvo si cumplen una serie de requisitos, a voluntad del gobierno, por supuesto), los denominados "escraches" o abucheos pacíficos y desde la calle a personas o entidades.
También impide grabar o fotografiar abusos policiales, bajo la excusa de su posterior difusión, que puede poner en peligro, -dicen-, la operación o el "Honor", del apaleador.
Manifestarse ante el lugar de reunión de los políticos, -el congreso de los diputados-, a diferencia de otros piases desarrollados, también estará prohibido.

Alterar el orden encapuchado o con cualquier elemento que dificulte la identificación, insultad a un policía (pero no así al revés), dañar el mobiliario publico, hacer barricadas, escalar o precipitarse desde edificios públicos como acción de protesta....y un sinfín de normas al huso, dirigidas todas ellas a dificultar o imposibilitar las protestas de cualquier tipo.
Así, podrá considerarse "manifestación" (e ilegal, por supuesto) todo grupo de personas con ideas afines, pero contrarias a las del gobierno, reunidas en un mismo lugar, fuese o no de forma intencionada, como en las manifestaciones espontaneas y sin ningún tipo de organización, que ya hemos vivido.

Normas, todas ellas, destinadas a acallar al pueblo. A los votantes que los han puesto donde están, y que han sufrido mentiras, engaños, violencia física y psicológica, desahucios, robo de su dinero a traves de cauces "legales" de la banca permitidos por el gobierno, modificaciones  en educación, con la clara intención de adoctrinar a los futuros votantes desde bien pequeños, concesiones multimillonarias a la iglesia...

Quizás este es el mejor momento para recabar todo el dinero posible y tratar de huir...no se muy bien a donde. Supongo que cualquier lugar es mejor que este.
Ahora, ya no nos queda ni siquiera la posibilidad de protestar. Solo nos queda la opción de pedir ayuda...si alguien nos la quiere dar.
A fin de cuentas, solo somos Españoles.

jueves, 12 de septiembre de 2013

De regresos

...y allí estaba, tras una breve espera.
De pié, junto a su bolsa en la que transportaba el equipaje que le permitió miles de kilómetros, con una expresión impropia en él. Ojeando el móvil, quizás, con una pizca de impaciencia. Como queriendo mantener su mente ocupada.

Aparqué y lo saludé con un correspondido gran abrazo. Uno de esos enormes abrazos que no se dan solo por cortesía. Uno de esos fuertes abrazos que acompañan alguna lágrima y se prolongan en el tiempo. Uno de esos abrazos que aprovechamos de forma egoísta y silenciosa para comprobar realmente lo que es un buen abrazo.
Pero en algún momento tuve que volver a respirar...

Regresaba de un viaje complicado. Complicado y novedoso. Un viaje donde nada era lo que parecía ser, y se ponía a prueba lo físico y lo emocional, hasta el extremo. Al final, siempre gana lo emocional. La razón, concretamente...

Uno de esos viajes que sirven para comprobar que las frases, nunca son sólo frases. Como esa que dice que un viaje saca lo mejor y lo peor de cada uno. O esa otra, que nos enseña que en un viaje, se conoce realmente a quien nos acompaña.

Pero no tenia por que haber sido así. Debería de haber discurrido de una forma infinitamente mas placentera, con un final irrepetible. No fue así, pero no por el viaje, sino por la compañía; Los lugares visitados y siempre desconocidos, los paisajes de ensueño, los espectadores  anónimos, los olores y sonidos, las calles, caminos, senderos, y chaparrones...eso fue perfecto, y quedará para siempre en la memoria.
El contrapunto, la mancha..el borrón.. fue la compañía. Viajar con desconocidos entraña sus riesgos, y en ocasiones, -no siempre-,  tenemos oportunidad de comprobarlo.

Aunque...¿pudo haber sido mejor?

Si lo pensamos detenidamente, llegamos a la conclusión de que un viaje lo hacemos para aprender.
Sí, también para salir de la rutina, conocer otros lugares, otras culturas, otras costumbres, otros climas.. Pero el afán de conocer otras cosas, no deja de ser, ganas de aprender.

Cuando un viaje nos ha enseñado muchas cosas, ha sido un buen viaje.
Este, ademas de enseñarte, te ha aleccionado.

Además de todas las cosas agradables que forman parte de los distintos lugares y personas que has visitado y con las que te has relacionado a lo largo de tantos y tantos días, has aprendido a soportar miedo, a orientarte en lugares descocidos, a mantener la clama ante momentos de estrés y provocaciones, a soportar gran esfuerzo físico...
Tienes mucho mas claro cuales son tus límites en muchos aspectos. Tienes mas control sobre ti mismo. Te conoces mas y mejor.

Quizás no era el objetivo de ese viaje aprender todo esto, sino disfrutar. Cierto es...
Pero lo aprendido evitará sufrimientos similares en el futuro. O quizás no. Es posible que este tipo de situaciones no se puedan evitar. Cada uno es como es. Unos nos fiamos ciegamente de quienes aparentan venir de frente, y hacer lo contrario, nos convertiría en personas comunes. No debemos de cambiar eso, por que cuando somos correspondidos en nuestra sinceridad y calidez, la recompensa emocional multiplica por mil cualquier tropezón a causa precisamente de esta forma de ser.

En cualquier caso, lecciones viajeras aparte, lo que al final queda son las sonrisas de quienes te vieron pasar. Los aplausos, los claxons de los coches, la bocina de ese tren dando ánimos, los paisajes, los colores, olores, lugares, gentes...

El resto se va difuminando con el tiempo hasta convertirse en una "anécdota sin importancia".

Sirva la admiración de una interminable lista de amigos que ya nos gustaría a otros tener, como prueba de lo que has sido capaz de hacer para que, junto con esa increíble familia que te apoya siempre, te empujen a repetir en otra ocasión, la aventura que esta vez no ha tenido un final que te habías imaginado, pero que no deja de ser un final feliz.

Enhorabuena !!

jueves, 29 de agosto de 2013

De anécdotas peregrinas

He escrito varias veces sobre los diferentes Caminos de Santiago que he realizado. Algunos andando, otros en bicicleta...pero hoy quiero hacer mención a un camino que estoy haciendo virtualmente:

Mi bUen amigo Alex, junto con su amigo Eduardo, se han embarcado en la aventura de realizar El Camino de Santiago en Tándem desde Holanda, tierra de tulipanes, vacas y  cosas tipo Heidi.

Eso seria para muchos de los que nos quedamos aquí, un sueño hecho realidad. Un recorrido tan cargado de anécdotas, de lugares desconocidos, de otras lenguas viperinas...sentir lo que sienten todos aquellos extranjeros que nos visitan, una vez atraviesan nuestras fronteras, pero sentirlo "de verdad".

El caso es que, como no tengo posibilidad de hacer algo así, me tengo que conformar con hacer mis rutillas desde Salamanca, desde Oviedo, o desde Santander...y vivir de forma virtual y de primera mano, las que Alex y Eduardo están realizando, a través de sus Facebook y del blog que han habitado para la ocasión.

Las experiencias y momentos (o ausencia de ellos), que vives a lo largo de ese recorrido, van construyendo  sin que apenas seas consciente, lo  que luego daremos por llamar "anécdotas", y con el paso del tiempo "recuerdos".. Y no todos tienen por que ser buenos, divertidos o alegres. Pero de eso se trata. De, -en ocasiones-, estar a punto de tirar la toalla debido por ejemplo a una lesión, por cuestiones climatológicas o logísticas, por cuestiones emocionales...
Como decía el Sabina, "sobran los motivos".
Pero nuestro oscuro pasajero interior para unos, contumaz voceilla interior, para otros, nos convence para continuar. Por que también nos sobran los motivos para continuar.

Nadie dijo que fuese fácil. Y quienes hemos hecho varios caminos en bicicleta, lo sabemos perfectamente. En ocasiones es muy duro. Pero es tal la magnitud emocional con la que se nos recompensa a cada desnivel alcanzado, cada final de etapa y, por supuesto, cada final de trayecto, que no ha lugar a plantearnos definitivamente el abandonar.

"Cada pedalada es una sonrisa", dijo hace no mucho tiempo uno de los protagonistas de esta aventura bicigrina.
Quédate con eso. Lo malo, igual que viene, se va.
Pero lo bueno viene para quedarse. Y para recordarlo siempre.

Recuerda tus recuerdos durante tu  anterior camino. Todos los que entonces viajaban contigo, también están en esta ruta. Y recuerda también que no se trata de "el camino" como un trayecto, sino de lo que hay en el. De cada curva, cada árbol, cada gota de sudor, cada chaparrón con su posterior cielo azul. Cada momento de relax al sol. Cada sonrisa que os dedican todos aquellos con los que os cruzais.

Las anécdotas se van acumulando en nuestro infinito disco duro.
Todos las oiremos, con el paso del tiempo, una y mil veces.
Pero solo a dos personas se les erizaran los pelillos mientras las cuentan.
Ese brillo en los ojuelos acompañado de una mirada perdida en el horizonte con un amago de sonrisa, se llama "experiencia vivida". Y con el paso de los años, cuando nuestros manillares sean sustituidos por bastones, nuestros culottes por pañales, y nuestros maillots por gruesos jerseys de lana, esas experiencias vividas, serán las que nos permitan seguir viviendo un puñado de años mas.

Y al igual en en anteriores ocasiones, todo lo que ahora no logras explicarte, lo entenderás perfectamente un par de días después de finalizar el viaje.

Ánimos a moreas !!

miércoles, 21 de agosto de 2013

Los Pimientos de Padrón...

...uns pican e outros non.

Hoy me he metido una dosis tan elevada de capsaicina hasta un punto tal, que hora y media después tengo las papilas gustativas a punto de caramelo.
La capsaicina es un compuesto químico que incorpora el capsicum annuum.
Dicho de otro modo, se trata de aquellos pimiento de padrón que pican de cojones.

Y es que parte del atractivo de los Pimientos de Padrón, ademas de su sabor, es la posibilidad aleatoria e inidentificable a simple vista, de que uno salga picante. O muy picante. O picante de cojones, como ha sido el caso.

Así, una amena conversación se puede ver divertida y bruscamente interrumpida por ese picor tan característico, a la par que se dejan oir los archiconocidos consejos del tipo : "Come pan !!", o "Bebe. bebe mucho !!", o "No respires!!", o trágalo rápido, no te lo tragues, meterle otro pimiento para que reparta el picor, etc,etc,etc... Consejos que a pesar de saber perfectamente que nunca funcionan, preferimos seguir a rajatabla para mantener las manos ocupadas y no cortarnos las venas, que es lo que realmente nos apetece en ese momento.

Como dice el dicho gallego, "Os Pementos de Padrón, uns pican e outros non".

En cualquier caso, ha sido esta una gran velada cargada de sabores:
Mi primer bocado a una arepa, presagiaba una continuidad mas que segura.
La habitual zorza con patatas, los pimientos...y otros sabores menos tangibles...
Un muy ligero sabor amargo debido a esa envidia (siempre muy sana), que provoca el ver como alguien a quien aprecias sin medida, va a llevar a la practica un sueño como es el recorrerse media Europa en bicicleta. En Tándem , para ser más precisos.

Un dulce sabor provocado por la admiración de quienes fueron capaces de tomar una dura decisión que  pondría un punto y aparte en su vida, y lo hicieron sin venirse abajo.

El saturado y contrastado sabor que traen consigo los viandantes que pasean junto a la terraza desde la cual los observas, dejando que acompañen a través de la vista, lo que degustas a través de la boca.

El casual recuerdo hecho realidad de toparte a quien hace años que no ves, mientras hablas de él, se convierte mas en vaticinio que en casualidad.

La agradable temperatura de una calurosa noche de verano, con 24 o 25 grados a media noche, pone la guinda a unas horas de regocijo desgraciadamente comedido, y te llenan la cabeza de preguntas que nunca osaras sacar fuera de ella.

Y de todo esto, solo puedes sacar una conclusión, tambien intangible: Que bien se está cuando se está bien.

Buen camino, bicigrinos.
Gracias por la velada, Alex.
Cierro mi libreta de tomar apuntes por hoy.

sábado, 10 de agosto de 2013

De Rusos homófobos

Recientemente el gobierno de Vladimir Putin ha aprobado lo que dicen ser una ley para "proteger a los menores de las relaciones no tradicionales".
En la práctica es un nuevo exterminio patrocinado por la dictadura rusa.

Todos hemos visto ya los vídeos en la red de homosexuales, simpatizantes y/o activistas, siendo golpeados, vejados e increpados a cara descubierta y en plena calle, por ordas de terroristas callejeros, apoyados por transeúntes que pasaban por allí, ante la mirada y la inacción de la policía que, a apenas 2 o 3 metros del linchamiento, sonríen sin más.
Incluso uno de estos grupos de delincuentes callejeros a secuestrado, torturado, violado y asesinado a un joven, mientras era grabado por los móviles de sus asesinos que, también a cara descubierta, disfrutaban, reían y posteriormente ante las cámaras de televisión, justificaban sus actos. Estos asesinos están perfectamente identificados pero no se ha tomado ningún tipo de acción legal contra ellos, y no parece que valla a ser así.

Esta ley afecta también a cualquier turista, por lo que se recomienda NO viajar a este país por motivos obvios.

Además, en vísperas de los Juegos Olímpicos, todo parece apuntar a que esta ley que se ha iniciado con una crudeza digna de países tercermundistas, es simplemente una "prueba piloto" para baremar las reacciones de los vecinos europeos. Se prevee que, tras las jornadas deportivas las acciones se recrudezcan todavía más.

Responsables políticos Rusos entre sonrisas ante las cámaras de televisión, restan importancia y credibilidad a los múltiples heridos, e incluso al asesinato certificado y grabado y se limitan a repetir cual autómatas sin cerebro que es "para proteger a los menores" pero, para protegerlos ¿de qué?

La homosexualidad no es algo malo. No hace a una persona buena o mala. No se contagia por contacto físico ni por contacto social. Si creen eso, -que lo creen, pues ya lo han mencionado algunos de sus gordos y aparentemente alcoholizados miembros del gobierno, basándose en la literatura cristiana-, se están considerando así mismos "personas" sin criterio, carácter ni auto control.  Aunque eso es algo que, por el simple hecho de aprobar esta ley, ya han demostrado claramente.

Actualmente Rusia y los rusos son el hazmereir de casi todo el planeta. Se han creado múltiples plataformas para boicotear todo lo relacionado con Rusia, sus productos, servicios (bebidas, ropa, tiendas online, viajes, servicios bancarios...) y, en general, cualquier cosa que recuerde a Rusia es evitada, para no ser relacionado con uno de sus ciudadanos, agresores y violentos, o para que no piensen que se apoya o se tolera esa ley homófoba desde la distancia.
Ser ruso ahora mismo no está de moda, hasta el punto de que supone vergüenza ajena.

Pero más allá de todas estas acciones que desde los países civilizados apoyamos incondicionalmente y de forma activa, participando en la recogida de firmas, boicoteando productos rusos e incluso los juegos olímpicos, evitando dar cualquier tipo de publicidad o mención, o envitando comprar marcas que patrocinen los juegos, también se solicita el envío masivo de mensajes a cualquier tienda, departamento del gobierno, o página web rusa, señalando de forma educada -si es posible-, nuestra frontal oposición ante un genocidio disfrazado de protección.

No comprar en una tienda física o web esa camiseta, esa botella de vozka y adquirir otra similar pero en otro lugar, es solo un pequeño granito de arena, que entre todos hará que la industria rusa se resienta, los directivos de pequeñas y medianas empresas -por que no les quede mas remedo-, pedirán al gobierno, que suavice o elimine esta ley y, si no lo hace, el gobierno se estará poniendo en contra de sus propios ciudadanos.

En fin, Rusia en la actualidad da asco, y los rusos dan mucha pena. No todos. Solo casi todos.
Boicot a Rusia.

jueves, 1 de agosto de 2013

De sentimientos encontrados

Paco es un hombre bueno.

Algunos hasta se juegan el sueldo, ante quien consiga encontrar a alguien que diga lo contrario.
Nunca contrajo nupcias. Solo trabaja y cuida de su madre.
Trabaja en algo para lo que se esforzó y estudio, y fue ascendiendo a lo largo de los años. En algo que le gusta. O gustaba, hoy no lo sabría asegurar.
Cuida de su madre con una edad en la que los pequeños achaques están a la orden del día.
Sus vecinos solo dicen que maravillas de él. Su frutera, que hace las veces de confidente, lo defendería ante cualquiera que ose mancillar su nombre.
Sus compañeros de trabajo, dejarían en manos de su intachable expediente laboral cualquier cuestión relacionada con el tajo...

Pero Paco ha cometido un error. Un pequeño despiste que para cualquiera de nosotros no adquiriría la categoría ni de anécdota. Ha hecho, o dejado de hacer algo, que para quien les escribe, no supondría ni la perdida de dos literales segundos de su tiempo.

Su error ha causado mucho dolor y sufrimiento. Muchas victimas mortales y heridos. Muchos de ellos con graves secuelas de por vida.
Paco se ha despistado unos segundos mientras trabajaba, a los mandos de un veloz tren de pasajeros y no ha reducido la velocidad a tiempo.

Sí, es posible, -casi seguro-, que no fue solo su despiste. Seguramente se unieron varias circunstancias como la escasa o deficiente señalización, la dificultad del trazado de la vía en ese tramo, la inexistencia de mecanismos automáticos que supervisen las tareas de este maquinista, una llamada telefónica recibida, relacionada con su trabajo, la gran velocidad a la que circulaba en el tramo anterior de forma correcta...

El caso es que Paco no logró adaptar la velocidad de la maquina que conducía...y se salió de la vía.

Paco, el amigo, el confidente, el trabajador, se enfrenta ahora al tramo mas difícil de su vida;
Un accidente de estas características viene acompañado ademas del sufrimiento y la perdida de todos los afectados, de un terrible tufo amarillento de casi cualquier medio de comunicación. Y de cientos de promesas políticas. Y de la severidad policial. Y de la demagogia, las hipótesis de quienes nunca hemos conducido un tren pero nos creemos con la autoridad suficiente para diagnosticar con detalle tantos y tantos motivos...
Romper una lanza a favor de Paco ahora mismo, es una cuestión tabú, y seguramente un brindis al sol.
Quienes lo piensan, no lo dicen en voz alta: no está de moda ser amigo de Paco ahora mismo.

Pero Paco también es un ser humano, con sus sentimientos, sus emociones, su familia, sus vecinos y amigos, sus compañeros de trabajo...y sus errores. 

Y se producen una serie de sentimientos encontrados llegados a este punto:

Por un lado, la necesidad social de cortar una cabeza, la necesidad política de cortar una cabeza, la necesidad empresarial de cotar una cabeza, y la responsabilidad, -que no necesidad-, jurídica que implica la posibilidad de cortar una cabeza.

Por otro lado, a mi, -seguramente a todos nosotros-, nos enseñaron desde muy pequeños que existen una serie de castigos para quienes por sus actitud perversa deciden hacer mal las cosas, o hacen un daño intencionado a los demás. Sinceramente pienso que solo los malos de intención tienen que ir a la cárcel.

"Pero también los negligentes", -dirá usted-.

A pesar de todo, la idea de que un hombre bueno, la idea de que Paco entre en prisión y sea uno mas de los ladrones, asesinos a sangre fría, drogadictos o estafadores que se pueden encontrar en cualquier prisión, no me hace ninguna gracia.

"Los cojones", dirá algún familiar o algún superviviente del accidente.
Y también tendrá su razón. Por que la tiene.

A pesar de todo, estoy convencido y las pruebas así lo están indicando, que Paco no tenia la intención de causar ningún accidente. Fue eso: un accidente. Una negligencia quizás unida a otras cuestiones antes citadas.

Pero eso no cambia el hecho de que Paco sea un hombre bueno.
Ni tampoco cambia el hecho de que el dolor se apoderase de medio Pais,

Pensaba yo, de forma un tanto absurda, que debería de existir un termino medio carcelario. No todo el mundo es malo o bueno, a secas.
Pensaba también que la perdida de libertad causa dolor. Seguramente no del mismo tipo que están sufriendo los familiares de las victimas.

Personalmente no me he visto afectado. Como gallego muy próximo a Santiago, conozco a amigos que tienen amigos hospitalizados o fallecidos, si, pero no me toca de cerca.
Aun así, me ha hecho mucho daño. He llorado en el sentido literal de la expresión. Mi ánimo ha decaído.
Quiero decir con esto, que no me puedo ni quiero comparar con nadie que realmente esté pasando por el suplicio de ese accidente. 
Pero quiero decir también, que espero que esas familias que han sufrido tamañas pérdidas, y esos otros que tendrán quizás secuelas , en algún momento tendrán que tomar la decisión de decidir, como todos los demás hemos hecho ya en tantas tertulias televisadas o de café, si el maquinista es un hombre bueno, o solo un negligente con carnet de conducir ferrocarriles.

Son solo reflexiones escritas.

martes, 30 de julio de 2013

De re-animación

Cuando uno se desanima, tiene que volver a animarse...o re-animarse.

En ocasiones, uno se desvive en palabras, consejos o conversaciones mas o menos triviales y típicas para que quien está desanimado, cambien su actitud, o simplemente se distraiga del tema que lo ha llevado a ese estado de ánimo.
 Consejos y conversaciones como la que te dice que tienes que dar un cambio a tu vida, cambiar el chip, salir más, poner límites, pasar de todo, no darle importancia, darle mucha importancia, cortar por la sano, dejar que pase un tiempo...de todo y gratis.

Pero solo una persona, tan sólo una ha dado en el clavo con la fórmula sencilla a la par que eficaz:
Escuchar pacientemente sin apenas articular palabra, regalar un abrazo fuerte pero sin que llegue a quebrar costillas, y como regalo extra, un poco de poesía para los oídos de quien se encuentra abatido por sus circunstancias.

Cuando te reúnes con quienes te hablan con sinceridad y de corazón, te das cuenta de la diferencia que existe entre una conversación trivial sobre las aventuras y desventuras de fulanito, la gracia de menganito, o el precio del bolso del Zara,  y los pensamientos mas íntimos de uno, las inquietudes de otro, las aspiraciones de ella, los deseos de él...y se te enfría el café, o tratas de seguir bebiendo de una taza que se ha vaciado hace rato sin darte cuenta.

Las horas vuelan y te ves envuelto en un torrente de sentimientos, de alegría, de admiración, de orgullo por lo ajeno y por el prójimo mas próximo.

Te sientes profundamente agradecido por haber sido admitido entre quienes admiras de verdad, por sus formas, sus conocimientos, sus virtudes, sus comprensiones, sus paciencias...y aunque en el fondo no sabes a ciencia cierta si eres uno de ellos, procuras borrar esa inquietud para concentrarte en lo que realmente importa: ese momento.

Cuando te encuentras con gente de verdad, personas realmente auténticas, un halo de magia lo envuelve todo y actúa de anestesia que mitiga el dolor emocional previo al encuentro, para dejar paso a una paz muy excitante. 
Y yo que no las pillo por que nunca he aprendido a leer entre lineas, tengo que hacer un pequeño esfuerzo adicional para estar a la altura, pero compensa.

Notas como trabaja la cabeza cuando te rodeas de personas con un coeficiente emocional y una calidad humana mas elevada que la media.

Realmente se hace de menos el tele-transporte, cuando te sientes tan cómodo y aprendes tantas cosas de alguien que está por aquí de forma temporal, y que volverá a su lugar de origen, a diez mil kilómetros de distancia.

Al resto, será necesario continuar frecuentándolos para que la vida propia adquiera un sentido lógico.

En cualquier caso, todos/as han contribuido, en algún caso sin saberlo, a una re-animación. 

Apertas.



sábado, 27 de julio de 2013

El Tren

Hoy es Viernes. De madrugada.
Ya han pasado dos días de ese accidente que nos ha dejado a todos...tocados de alguna forma.

Entre mis quehaceres cotidianos se encuentra la fotografía; Me paga algunas facturas. Hace dos días que he de realizar una selección de 10 fotografías, de entre todas las tomadas en la última sesión fotográfica pero...no puedo.
Visualizo una, veo otra, me fijo en la composición, el histograma, los gestos del modelo...pero mi cabeza no tarda en volar hacia un amasijo de hierros de un tren...
Vienen a mi cabeza gritos, lagrimas, lloros, personas buscando a personas, gente deambulando  en mitad de una vía de tren recién descarrilado.

La noticia llegó, como llegan casi todas: Poco a poco.
"...Un accidente de tren hace escasos minutos...", leo en un momento de receso en la oficina, delante del ordenador. Conecto la radio escucho la proximidad a la estación de Santiago de Compsotela, el lugar, por el que de forma muy próxima he pasado con mi bicicleta realizando el camino de Santiago que terminé hace apenas una semana...las primeras trágicas cifras...
Continuo con mi trabajo. Al salir dedicaría las siguientes horas a la festividad de Apostol. Pero de nuevo busco información en internet, pasados quince o veinte minutos, sobre el tema.
Esa sensación....
Las primeras informaciones confirman la gravedad, que ni de lejos resultó ser la que finalmente se ratificó.

Las 10. Termino de trabajar y voy literalmente corriendo al coche para conectar la radio antes que el motor. La SER, la Radio Galega, la radio galega otra vez, Radio Nacional, Radio maria, la SER de nuevo...todas hablan de la gravedad del accidente.

No suelo tener prisa para volver a casa. Salir de la oficina es "mi momento". Esos cuarenta minutos de coche me ayudar a desconectar cada fin de jornada, pero...esa noche no era como las demás. Quizás me di demasiada prisa.

Aparco casi de cualquier manera, corro hacia casa, subo las escaleras hasta el tercer piso para no esperar al ascensor y vuelo hasta el ordenador que hace las veces de tv. Esos 90 segundos que tarda en arrancar me devuelven una serie de imágenes atronadoras y violentas..
Mi angustia crece hasta salirse de la escala.
Se piden las primeras donaciones de Sangre en Santiago. Yo estoy a media hora de autopista...decido esperar. Se habla del traslado de las primeras victimas menos graves a hospitales de Pontevedra, Salnes, Vigo...y mas donaciones. Bajo sin pensarlo. Un resorte me ha impulsado a hacerlo.

----

Ya han pasado dos días. Ya he visto todas las imágenes que mi cupo de escrúpulos me permite, y una dosis extra. No me afectan en absoluto esas imágenes. Pero sí el dolor ajeno.
Siento ese dolor casi, como si fuese mio. No puedo evitarlo.

El camino de Santiago que he realizado este año, mi quinto camino, me ha reportado calma, serenidad, paz y un poco de cordura. Uno aprende muchas cosas de la gente del camino. Se hacen amigos de los que te gustaría que durasen toda la vida. Este año a mi me han tocado los mejores. Muchos de esos nuevos amigos han vuelto a su casa en ese tren, pero en sentido contrario. 
He vuelto diferente de ese camino. Pero ese estado de bienestar ha saltado por los aires y se ha hecho añicos, a la vez que las vidas de tantas personas. En ese estado me encuentro desde el accidente.

Lagrima fácil, dolor de alma y apatía.

Leo fragmentos de historias ajenas que hacen que me pregunte cómo podría yo aliviar, aunque solo fuese un poco, la pena de Ángel, de los padres de Lidia, el novio de Laura...

Leo también agradecimientos a todos aquellos vecinos de Angrois que ayudaron los primeros, a todos los que fuimos a donar sangre a algún centro, a todos los cuerpos y miembros de seguridad de toda índole y color... leo también que dentro de nada aparecerán un rebaño de políticos a hacer su papel de apenados, o para coordinar nada y molestar mucho.

Leo...muchas cosas que todos hemos leído. Cosas que no me permiten realizar la selección fotográfica que tenia que estar lista hace horas.

Y de todo esto solo puedo concluir con la inutilidad y molestia de la clase política, de lo bien que nos arreglamos sin ellos y lo poco o nada que los hemos echado de menos durante todo el proceso de rescate.
 Y también, a pesar de las diferencias que tengamos, de lo unidos que estamos cuando las circunstancias realmente así lo requieren.

Seguramente mi dolor poco importará a quien ha perdido a su mujer y a su futuro hijo, a su madre o a sus primos. Pero creo necesario decir en voz alta, que todos sufrimos con ellos. Que aunque nuestro sufrimiento conjunto no les devuelva la vida a sus familiares, y aunque nunca nos encontremos frente a frente, les apoyamos y les queremos.
Me gustaría abrazar una por una, a todas y cada una de las personas que a esta hora estarán mucho mas despiertas que yo, ante la imposibilidad de conciliar el sueño tras haber recibido un golpe tan duro e inesperado.

Y aunque esto solo son palabras en un blog, algunos seguiremos muy de cerca vuestra historia, cuando deje de ser noticia. Para comprobar que, con el tiempo, os encontráis un poco mejor. Por que solo cuando vosotros os recuperéis, nos recuperaremos nosotros.

Apertas.




martes, 9 de abril de 2013

De Tradiciones

No soy el mejor ejemplo del catolicismo. De hecho, le tengo un poquito de asco a la iglesia, y todo lo que la rodea. Supongo que a medida que uno va cumpliendo años, deja de creer en muchas cosas. En los Reyes Magos, en el Ratoncito Pérez, en el Coco...y en la iglesia. También en la católica.
Viendo el telediario y las docenas de casos de pederastia demostrados, pero casi siempre suavizados, a uno de viene a la cabeza aquel mandamiento que una vez me tuve que aprender por narices, que decía algo así como "No cometerás actos impuros".
Claro, claro...
Luego ves como un montón de etíopes esqueléticos medio comidos por las moscas a las que ya no prestan demasiada atención, contrasta con imágenes donde el Papa y todo su contubernio visten unas prendas que al cambio servirían para dar de comer a medio África: Seda de la mejor calidad, cordones y accesorios tallados a mano en oro venidos de todas las partes del planeta, medidas de seguridad humanas y técnicas que acarrean un coste desenfrenado...amén de todo aquello por lo que no pagan (exenciones de todo tipo de impuesto como el IVA, el IBI o el de sucesiones, o el mantenimiento de iglesias, ermitas  catedrales, abadías  conventos, y todo tipo de construcciones que, por otro lado, tienen un uso publico altamente restringido.
Por otro lado tienen una cantidad de ingresos tal, que nadie es capaz a ciencia cierta de llevar una contabilidad exacta pues,  ademas de las subvenciones multimillonarias con las que cada año los diferentes gobiernos de todo el mundo les llenan las arcas, el dinero en efectivo de sus fieles, bodas, bautizos, comuniones, confirmaciones, funerales, aniversarios...es de un goteo continuo a lo largo de los siglos.
Pagamos a la iglesia marquemos o no la famosa "X" en la declaración de la renta, algo que no todo el mundo sabe, pues, aunque no se señale esa casilla, el estado les dará anualmente una enorme subvención (este 2013 nada menos que diez mil millones de euros. Justo lo que se recortó en sanidad. Aunque después un cura con cáncer acuda al sistema nacional de salud en vez de rezar. Mucha fe no deben de tener en su Dios...

La iglesia cuenta con sus propios notarios, registradores de la propiedad, abogados, agencias inmobiliarias, bancos, centros médicos, escuelas, con sus correspondientes subvenciones y exenciones, claro...y un enorme ejercito de funcionarios repartidos hasta donde alcanza la vista...y un poco más allá. La legislación se realiza teniendo en cuenta solo a la iglesia católica. Las demás iglesias...no cuentan. Personalmente creo que a la hora de legislar, no se debería de tener en cuenta a ninguna iglesia.

Encima, se pasan el día diciendo que todo el que no sea creyente irá directamente al infierno donde pasará toda la eternidad entre terribles sufrimientos y estertores de dolor. Pero ojo, que los que si creen y pagan y se someten voluntariamente, deberán de seguir unas normas de una rigidez tal, que sobre la tierra se pasaran media vida confesándose, fustigándose física o emocionalmente, reprimiéndose  y pagando por sus pecadillos. Y ni aún así se les asegura una vida eterna.

Aun así, los lugares de culto hacen que algo dentro de nosotros haga un "clic". Aunque no lo admitamos luego en voz alta. No voy a entrar en los motivos. Quizás será por la grandiosidad o solemnidad de las construcciones, por las escasez de las visitas a este tipo de lugares, por la sugestión...

   ....o quizás no.




sábado, 16 de febrero de 2013

Marcos, el sintecho

¿Qué es lo que nos diferencia de un sintecho?
¿El móvil?. ¿El crédito personal con un interés casi pornográfico? ¿La hipoteca incierta o el alquiler desmesurado?
¿Será quizás que la diferencia radica simplemente en la actitud? Un sintecho lo asume y un casi mileurista asediado por los gastos y las deudas...no.

Se ve tan lejana la posibilidad de dormir literalmente bajo un puente...
Eso mismo debió de pensar Marcos, quien sin embargo ahora está convaleciente en un hospital, tras ser rescatado anoche de entre las llamas de los cartones que hacían las veces de dulces y atorciopeladas mantas nocturnas.

El azar y ese tan mal visto hábito de trasnochar ante el ordenador releyendo literatura fotográfica sobre esquemas de iluminación,  hicieron que escuchase los gritos desesperados en una oscura madrugada, de quien ya lo había perdido todo una vez y, seguramente, sólo poseía esperanza. O desesperanza.

El primer grito fue ignorado, ante la habitual posibilidad de un transeúnte  disfrutando de alguna bebida espirituosa, algo bastante habitual.
También el segundo grito.
Pero el tercero fue claro:
"Auxilio !!" rezaba aquella voz afónica y desesperada.

Me incorporé de mi cómodo sillón en la que reposaba envuelto en una cálida bata para acercarme a la ventana y entreabrirla unos centímetros. Lo justo para poder oír con mas claridad aún si cave, otra nuevo pedido de ayuda.

Inmediatamente marqué el 091 y describí lo mas breve y detalladamente posible la situación  "Hola; Bajo el puente de la calle Rosalía de Castro se oyen gritos de auxilio y se ve humo. Debe de haber alguien quemándose". Al otro lado del teléfono la agente, posiblemente acostumbrada en demasía a oír peticiones mas alarmantes de lo que posteriormente suelen ser, empezó a pedir algún dato del comunicante, pero quizás de forma muy grosera la interrumpí (aprovecho también para disculparme si ese fuese el caso), diciéndole "Oye, daros prisa que se está quemando alguien. Manda a los bomberos y a una ambulancia". Creo recordar que fue algo así.

A partir de ahí, cogí mi reflex, pero como dictan las leyes de Murphy, no tenia batería.
"Putas clases de iluminación , pensé. Así que hice uso del móvil para, de alguna manera dejar constancia de lo que estaba ocurriendo.
Así, los 120 segundos que tardaron en llegar las primeras patrullas, se hicieron eternos. Y Para Marcos...no quiero ni imaginármelo.
Una vez leí que el fotógrafo es un simple notario de la realidad. Pero en ocasiones la realidad es una mierda pinchada en un palo.

A partir de ahí, en algunos medios de comunicación se tachaba de "heroica actuación" mi llamada al 091.
Y lejos de ser un desagradecido, quien realmente se merece ese título honorífico son los agentes que, incluso antes de que llegasen los bomberos, consiguieron sacar con vida al verdadero protagonista, de ese hueco que hacia las veces de hogar, literalmente bajo un puente.
Esa es la labor que se demanda de las fuerzas de seguridad; Actuaciones como esta sí son valoradas por la ciudadanía.

Diversas quemaduras en las piernas, y su traslado a un hospital de Vigo es lo único que sé. Intentaré buscar mas información para saciar mi egoísta curiosidad desde la comodidad que me brinda el sillón frente al teclado de mi ordenador.

¿Qué es lo que tiene que ocurrir para llegar a una situación como la de Marcos?
¿Por qué solo dedicamos unos pocos minutos a pensar en cuestiones como esta cuando sale una noticia, siendo personas totalmente invisibles -incluso molestas-, el resto de la jornada?
Tiene que existir una forma de ayudar a quienes están en esta situación, mas allá de una limosna esporádica con las vueltas del cambio a la salida del supermercado.
Yo no tengo la formula, pero supongo que todo empieza pro saber que existe un problema, o que alguien tiene un problema, para, a continuación, empezar a buscar una solución.

Supongo que Marcos se recuperará, pero...¿y después?




Adjunto varios enlaces que tratan la noticia: