sábado, 10 de agosto de 2013

De Rusos homófobos

Recientemente el gobierno de Vladimir Putin ha aprobado lo que dicen ser una ley para "proteger a los menores de las relaciones no tradicionales".
En la práctica es un nuevo exterminio patrocinado por la dictadura rusa.

Todos hemos visto ya los vídeos en la red de homosexuales, simpatizantes y/o activistas, siendo golpeados, vejados e increpados a cara descubierta y en plena calle, por ordas de terroristas callejeros, apoyados por transeúntes que pasaban por allí, ante la mirada y la inacción de la policía que, a apenas 2 o 3 metros del linchamiento, sonríen sin más.
Incluso uno de estos grupos de delincuentes callejeros a secuestrado, torturado, violado y asesinado a un joven, mientras era grabado por los móviles de sus asesinos que, también a cara descubierta, disfrutaban, reían y posteriormente ante las cámaras de televisión, justificaban sus actos. Estos asesinos están perfectamente identificados pero no se ha tomado ningún tipo de acción legal contra ellos, y no parece que valla a ser así.

Esta ley afecta también a cualquier turista, por lo que se recomienda NO viajar a este país por motivos obvios.

Además, en vísperas de los Juegos Olímpicos, todo parece apuntar a que esta ley que se ha iniciado con una crudeza digna de países tercermundistas, es simplemente una "prueba piloto" para baremar las reacciones de los vecinos europeos. Se prevee que, tras las jornadas deportivas las acciones se recrudezcan todavía más.

Responsables políticos Rusos entre sonrisas ante las cámaras de televisión, restan importancia y credibilidad a los múltiples heridos, e incluso al asesinato certificado y grabado y se limitan a repetir cual autómatas sin cerebro que es "para proteger a los menores" pero, para protegerlos ¿de qué?

La homosexualidad no es algo malo. No hace a una persona buena o mala. No se contagia por contacto físico ni por contacto social. Si creen eso, -que lo creen, pues ya lo han mencionado algunos de sus gordos y aparentemente alcoholizados miembros del gobierno, basándose en la literatura cristiana-, se están considerando así mismos "personas" sin criterio, carácter ni auto control.  Aunque eso es algo que, por el simple hecho de aprobar esta ley, ya han demostrado claramente.

Actualmente Rusia y los rusos son el hazmereir de casi todo el planeta. Se han creado múltiples plataformas para boicotear todo lo relacionado con Rusia, sus productos, servicios (bebidas, ropa, tiendas online, viajes, servicios bancarios...) y, en general, cualquier cosa que recuerde a Rusia es evitada, para no ser relacionado con uno de sus ciudadanos, agresores y violentos, o para que no piensen que se apoya o se tolera esa ley homófoba desde la distancia.
Ser ruso ahora mismo no está de moda, hasta el punto de que supone vergüenza ajena.

Pero más allá de todas estas acciones que desde los países civilizados apoyamos incondicionalmente y de forma activa, participando en la recogida de firmas, boicoteando productos rusos e incluso los juegos olímpicos, evitando dar cualquier tipo de publicidad o mención, o envitando comprar marcas que patrocinen los juegos, también se solicita el envío masivo de mensajes a cualquier tienda, departamento del gobierno, o página web rusa, señalando de forma educada -si es posible-, nuestra frontal oposición ante un genocidio disfrazado de protección.

No comprar en una tienda física o web esa camiseta, esa botella de vozka y adquirir otra similar pero en otro lugar, es solo un pequeño granito de arena, que entre todos hará que la industria rusa se resienta, los directivos de pequeñas y medianas empresas -por que no les quede mas remedo-, pedirán al gobierno, que suavice o elimine esta ley y, si no lo hace, el gobierno se estará poniendo en contra de sus propios ciudadanos.

En fin, Rusia en la actualidad da asco, y los rusos dan mucha pena. No todos. Solo casi todos.
Boicot a Rusia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario