viernes, 12 de agosto de 2011

De verano

Yo creo que está mas que demostrado que el verano en Galícia dura mas bien poco. De hecho, es mi día preferido del año. Pero es de ser  malo de los malísimos de la muerte, el que coincidan todos los fines de semana desde hace un wevo de meses, con mal tiempo.
"El tiempo de los ricos", me decía la seño de la limpieza el otro día. Está claro: Solo hace sol de lunes a jueves. Los viernes es simplemente una época de transición y el finde vienta, fría o lluvia.

Pero no quería yo dedicar esta entrada a comentar el tiempo, monólogo de besugos y dialogo de ascensor.
Esto del tiempo viene a cuento por que, desde hace mucho, pero mucho mucho mucho tiempo, quiero retomar esa lejana costumbre que tenia de escaparme con mi novio los fines de semana, por los recovecos idílicos de nuestra desconocida Galicia.
Tengo una larga lista de lugares a los que acudir de merendola con mantita de cuadros y tortilla de tupper, pero para eso es imprescindible como poco una temperatura agradable. Si da el sol, ya...la caña.
Mi lista quizás no sea monotemática, y seguramente peque de fantaseosa, pero es mía y la hago como me da la gana.
Y esa lista la hago a partir de comentarios, fotos exporadicas que veo en internet o fragmentos de vídeo en tv, ya sea en series locales (como REDES donde se graba parte de "Padre Casares"), noticias del telediario,  o cualquier cosa que tenga posibilidades encandilatorias.
Por ejemplo, cuando quise visitar Redes, donde se graba la serie de la TVG "Padre Casares", descubrí que es un pueblecito marinero muyyy pequeño. Tanto, que la serie no se graba íntegramente allí, sino que utilizan una iglesia de Oleiros, amen de otros lugares relativamente lejanos de ese pueblecillo.

Cuando acudí a Finisterre, fui por que esa puesta de sol de la que todo el mundo hablaba, tenia que verla con mis propios ojos y acompañado de mi pareja.

Veigue, es un pueblo costero de A Coruña donde abundan las viviendas unifamiliares, dos pequeñas playas y, no se exactamente el motivo, pero me encuentro tan a gusto allí, que de tener posibles, seria el flamante adquisidor de una casita al lado de la playa en esa villa. También lo conocí por casualidad, pues allí veranean unos amigos que hace mucho que no veo.

Pero no solo están lugares. Mi lista también tiene pequeñas estructuras o edificios. Un pequeño acueducto, unos molinos de agua antiguos, un roble centenario, una forma caprichosa en una roca fruto del paso del tiempo y la erosión, como la playa de las catedrales en Ribadeo....
Tendré que ir, ir ver con mis propios ojos lo que muestra esa fotografia que ha colgado en su muro y que (sin permiso) he tenido que poner como portada de esta entrada, para que os hagais una idea de lo ídilico del lugar; Un mar enorme y azul cortado por un trozo de costa, unas barcas, mucho verde, un paseo que promete ser tranquilo y apacigüador...

Por eso necesito sol. Para ser, si cave, un poco más feliz.

3 comentarios:

  1. Hola, vecino. Qué agradable sorpresa ver mi foto por aquí. De todos modos, tengo que aclararte que el pueblo que sale en la foto no es Ézaro, sino El Pindo visto desde el mirador de Ézaro. No te pierdas la vista, pero no vengas hoy, que está lloviendo a dios dar y no se ve un carajo. Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Hola Vecina; Pues gracias por la puntualización, por que ya me veía, foto en mano, preguntando a todo el mundo como llegar al lugar desde donde se tomó la imagen... En cualquier caso, una vez vista la vista, tendré que pasar por Ézaro. Que ahora ya me pica la curiosidad...

    ResponderEliminar
  3. Si vas desde Pontevedra pasarás antes por el Pindo. Si vas desde Coruña, está antes Ézaro. Bss

    ResponderEliminar