jueves, 9 de junio de 2011

De esperas

En apenas un mes, estaré pedaleando a 500 kilometros de casa. Posiblemente acompañado únicamente por mi "yo interno". Ese "yo" al que hace tiempo que no puedo sacar de su caja por falta de tiempo.
Diez enormes días de vacaciones en los que me recorreré -también ;-D - media España con dirección al norte.
Con una preparación física de risa, con los repuestos justos para verme en algún pequeño apuro y poder contarlo, con mis alforjas, mi bici del carrefur de cien euros, pero eso si, con ganas de dejar atrás a mi tan apreciada rutina, el atasco de las dos de la tarde y los graznidos, borderios, insultos y humillaciones de mi jefa.

Estoy tan convencido de que el trayecto, -valla bien o mal-, será tan enriquecedor, que no voy ni a plantearme objetivos máximos. Con hacerme mis 60-80 km diarios, voy servido.
El mp3 bien cargadito de cantos gregorianos para el descanso, y ritmo no desquiciante para la ruta, y pelotazos de calorías en forma de leche condensada y chocolate blanco.
En lo único que no voy a escatimar, será en pilas, pues el único aparatejo que me llevaré será el movil: Por si los accidentes, el GPS, el MP3, el tracker, la información en web, las fotos...
De hecho, he preparado la parte superior de la alforja para alojar un cargador solar que produzca la corriente necesaria para alimentar o cargar el móvil.
Las luces de la bici irán cargadas de casa y aguantarán perfectamente una semana, a razón de un par de horas o 3 cada día.

Es totalmente imprescindible para mi continuidad como persona,animal o cosa que realice este trayecto. De lo contrario, lo mas probable es que no tarde mucho en ir al trabajo acompañado de un lanzallamas. Y esa idea me preocupa ligeramente.

 Todavía no he decidido si mi punto de partida será Salamanca, Zamora, Valladolid...la distancia más o menos es la misma. Supongo que todo dependerá finalmente del precio del billete del autobús para mi y para mi bicicleta.
La maquina se ha puesto en funcionamiento. A ver que sale de aquí.

4 comentarios:

  1. si señor,el camino!! un remanso de paz lejos de personas "non gratas",polución,estress,etc..

    ResponderEliminar
  2. Mira tú, yo también tengo una bici del Carrefour de cien euros, pero aunque tuviera una de mil no me atrevería a emprender la marcha que tienes planeada. Estoy segura de que te lo vas a pasar muy bien y que volverás renovado, descojonao, pero renovado. Aquí estaremos esperándote. Buen viaje, vecino.

    ResponderEliminar
  3. Díselo tu Ángel: Que es más fácil y divertido hacerlo en bici que a pié.. De verdad; desaconsejo llegar a la vejez sin probarlo. Que luego, los andadores se enganchan más en los baches y es más complicado..

    ResponderEliminar
  4. Mi hermano lo hizo de las dos maneras y dice que es mucho más fácil en bici, pero... ¡esas cuestas! Yo tendría que llevar un pulmón de acero. xDD

    ResponderEliminar