miércoles, 1 de junio de 2011

De movimientos sociales

Así reza una de las proclamas de los movimientos sociales que por estas fecha,s -y esperemos que durante mucho tiempo- se oyen y se leen.
Realmente, calificar de "movimiento social" a una acción en masa, es correcto, pero quizás, -puede ser sólo una sensación que tengo-, se está tratando de desvirtuar su significado, inyectando miles de ejemplos menos importantes de movimientos sociales, con la intención de que este sea uno más del montón. Para restarle esta gran importancia que tiene.
Evidentemente, es muy complicado que en todos y cada uno de los pequeños matices que se reivindican a  través de "Democracia Real" o el "movimiento 15M", -llamémosle como mejor nos apetezca-, todos estemos de acuerdo. Como en el tema del castigo político a quienes gobiernan, no teniendo claras las diferencias entre votar en blanco, voto nulo, etc. Que sí, que la intención es la que es: Decirle a la sociedad política que están ahí por que nosotros queremos que estén. Y que están ahí para representar nuestras ideas. Y que estarán ahí, durante el tiempo que nosotros queramos que estén.
Pero la forma de lograr ese objetivo común, quizás se ha disuelto entre demasiadas formas diferentes de intentar lograrlo, dando como resultado final...lo que tenemos ahora.
Qué se le va a hacer.
En cualquier caso, este tipo de iniciativas tendrán que continuar e intensificarse en el tiempo y en las formas.
Habrá que lograr una unificación todavía más poderosa.
Valorar esos pequeños detalles que ayudan a priori, como es el que un ayuntamiento facilite determinados recursos (agua, aseo, comunicaciones...) a los movilizados, pero sin perder de vista que una vez controlados estos procesos básicos, estaremos nuevamente a su antojo. Es de agradecer la ayuda, pero es necesario continuar siendo autosuficientes.
La política se creó con la única intención de establecer un orden social, y ahora estamos esclavizados por nuestros ordenantes. Una cosa es tener iniciativas, otra cosa es llevarlas a cabo sin nuestro consentimiento.

En lo económico, se nos ha ido todo de las manos. En parte, por que hemos confiado demasiado en nuestros representantes, a quienes hemos acostumbrado a hacer lo que seguramente. -y salvo determinadas excepciones-, creían mejor para nosotros.
Pero si en un momento determinado no estamos de cuerdo, habrá que modificar lo que nosotros creamos oportuno. Y seguro que cualquier cambio requiere de tiempo. Eso lo podemos llegar a comprender todos sin haber estudiado demasiado. Lo que no toleramos es que una triste minoría política y/o económica, se niegue a realizar los cambios que solicitamos.
Nosotros somos el pueblo. El pueblo es quien decide. Y esto va mucho más allá de cualquier bandera política, clase económica, social o deseo personal.
Somos una comunidad que debemos de procurar lo mejor para nosotros y los demás, a partes iguales. No somos mejores que nadie. Ni tampoco peores.
El fondo es simple y se llama egoísmo. Los egoístas sólo buscan ser mejores que los demás. Tener más que los demás. Mandar más que los demás. Son los que siempre lo estropean todo. Y no pretendo que se confunda "generosidad" con "regalemos todo lo que tanto trabajo nos ha costado conseguir". Todos sabemos aun sin necesidad de explicarlo como si fuésemos gilipollas, lo que quiero decir:
Ser coherentes. Saber donde está el bien y el mal. Frenar si nuestros deseos van a provocar cualquier tipo de daño o malestar -sea del tipo que sea- a los demás. Todo en esta vida se puede lograr por las buenas. por las malas, siempre habrá alguien que es mas cabrón que tu. y si no, nos sumaremos muchos. La palabra "sociedad" todavía tiene un gran significado, aunque no se le de el uso para el que fue concebida.
Aquí, la acampada de la Puerta del Sol en Madrid.

2 comentarios:

  1. Veo que llegas a las mismas conclusiones que yo: somos unos egoístas de carallo. Bss

    ResponderEliminar
  2. Si. Pero yo más que tu. Bueno, yo más que todos. Que yo siempre más, vamos... ;-D

    ResponderEliminar