viernes, 19 de agosto de 2011

De cosas que cuadran.

El otro día me topé por la calle con "el trío lalalá". La sumisa, la rata gorda y la que los acompaña: Dos ex-amigos y uno que siempre va con ellos.
Al día siguiente, mientras compartía unas cervezas con mi amigo Fran y su amigo Daniel, este último hizo un breve comentario sobre la "Teoría de la Estupidez Humana" de Carlo María Cipolla. Recomiendo encarecidamente su lectura para comprender el porqué de algunas cosas.

De esta manera, también se me hizo la luz sobre determinados modos de actuación de una señora que tengo como superior, aunque sólo en rango jerárquico.

Cipolla tiene razón cuando comenta que "... a menudo subestimamos la cantidad de estúpidos que nos rodean, así como su potencial para hacer estupideces...".
Y también cuando dice que estos, "...son mas peligrosos que los malvados".

Indica también esta teoría que, "..su capacidad de hacer daño depende de dos factores principales: El factor genético, y del grado de poder o autoridad que ocupa en la sociedad".
Dicho de otro modo: El estúpido, lo es por predisposición genética (no se hace, sino que se nace estúpido), y además, esto es potenciado por el grado de poder que ocupe en, por ejemplo, una empresa.
Un becario estúpido es menos peligroso que un supervisor estúpido.

Por otro lado, esta teoría es aplicable a otros muchos niveles, además de a los puramente cotidianos, como el económico, motivo principal de su desarollo.
El daño económico que un estúpido con poder puede ocasionar en una empresa, en un gobierno, o en un puesto donde controle medios de alto valor económico, suele ser a menudo devastador.  Y encima, como es estúpido  le dará igual, en el hipotético caso de que llegue a ser consciente de su propia estupidez, cosa que no siempre ocurre.

Hace horas que me no dejan de cuadrarme cosas..



2 comentarios:

  1. Hay que ser estúpido para darle poder a otro estúpido!!

    ResponderEliminar
  2. Exacto: De ahí que el nivel de la estupidez sea directamente proporcional al cargo que se ocupe.

    ResponderEliminar