martes, 19 de julio de 2011

De repente

Hoy me ha sucedido una cosa que sólo me había sucedido en una ocasión, hace algunos años:
He sentido una mezcla de odio, rencor, frustración, agobio, ansiedad, apatía,..y un montón de adjetivos más al uso.
La situación: 
En el trabajo, faltan 2 horas para terminar mi jornada. Todos los compañeros se van antes que yo. Soy el último.
Lo cierto es que últimamente tenemos una carga de trabajo brutal.
Uno se va, y me pide que le termine un informe. Un resumen. Una especie de listado de los contratos que hemos tocado hoy. La verdad es que ya se iba 10 minutos tarde, y a mi aun me faltaba una hora y pico. Acepto.
Mientras termino mis cosas, otra compañera me pide que la ayude con otro de esos informes. Hace poco que está en el servicio y también se le pasaban unos minutos de su hora, y además, no se había pillado ningún descanso en toda la tarde, a pesar de mis sugerencias. Le enseño como se hace.
Otro compañero directamente se levanta, coge su abrigo y se va diciendo un simple "hasta mañanaaa".
Cuando voy a terminar lo mio (que depende en gran medida de lo que haga el turno de mañana), me empiezo a encontrar pequeños errores. Los habituales Pero a medida que reparo esos pequeños fallos, me encuentro mas. y mas. Y mas. Me empiezo a enfadar. Miro el reloj. Falta apenas media hora. Abro una carpeta y.. un montón de fallos. Y faltan informes. Y los que hay están en carpetas equivocadas. No me cuadra nada. Me frustro. La última compañera, a pesar de todo lo que me quedaba, se va a su casa. Me quedo yo solo y la señora de la limpieza que no deja de hablar y hablar y hablar...
Es la hora de irme, y yo todavía no se por donde empezar a solucionar los fallos. Tengo que enviar los informes a Barcelona. Pero directamente... no hay informes. Noto como me sube la tensión. En mi frente aparece una vena que antes no estaba. Incluso sudo, algo que solo me permito en ocasiones especiales.
La señora de la limpieza me sigue diciendo cosas que no intento entender sobre lo idiota que soy por ofrecerme a hacer lo de los demás, y mentalmente le doy la razón. Mi novio me está esperando. Tengo hambre: son bastante mas de las 11 de la noche. Logro hacer un informe. Con el que ya está hecho de mis compañeros y otro mas que haga, terminaré. Me pongo a ello. Recuerdo que tengo que enviar un mail con el resumen. Se cuelga el FTP, No puedo abrir un archivo. Alguien lo ha abierto desde otro equipo de la red, pero, ¿cual? Hay como 30.. Empiezo a mover ratones como un poseso para que se enciendan los monitores. Hay tres equipos bloqueados por contraseña. ¿Estará ese informe que busco en alguno de ellos? Tengo un listado de contraseñas pero ¿donde? Vuelvo a mi equipo y me pongo a buscar. El ftp se vuelve a colgar. Tengo ganas de llorar. Mi novio me mira con impaciencia pero no dice nada. ya lo dice todo la señora de la limpieza, mientras me invita a moverme para que pueda aspirar la moqueta. No encuentro las contraseñas de los cojones. La de seguridad aparece por allí haciendo su ultima ronda para irnos y cerrar. Faltan 20 minutos. Encuentro la contraseña y voy corriendo hacia el otro pc para desbloquearlo, mientras tropiezo con una silla y me como de bruces otra. Lástima de accidente laboral -pensé-. Desbloqueo, cierro el informe, vuelo hacia mi pc, abro informe, lo cumplimento seguramente con mil errores, lo subo al FTP..pero está colgado otra vez. La de la limpieza sigue hablando. Mi novo habla con la de seguridad. Yo hablo solo en arameo. Reinicio el ftp. Decido dejarlo toda la noche trabajando. Voy a subir el informe que falta, y que ya han hecho mis compañeros....¡¡¡no está!!!
Lo busco. Lo rebusco. Lo vuelvo a comprobar. No existe. No lo han hecho¡¡¡
Apago mi pc, me levanto y me voy sin mediar palabra. Mi novio me sigue atónito. La de seguridad pone cara de "joder, como está el patio", mientras viene detrás. La de la limpieza se queda hablando con su aspiradora.Mientras salgo del edificio recuerdo que no he enviado el mail con el resumen pero en ese momento me daba bastante igual. Llego a mi coche, nos subimos mi novio y yo, pongo la llave en el contacto, peor sin encenderlo; voy a fumar un pitillo...y no tengo.
Me hecho a llorar.

1 comentario: