sábado, 24 de septiembre de 2011

De cambio de movil

Si algo me caracteriza es mi rutina. Para según que cosas, soy muy rutinario. Aunque si me lo paro a pensar, no se donde termina la rutina, y donde empieza la comodidad, a la hora de evitar aprenderme los recovecos de un nuevo móvil.
En cualquier caso, lo mio siempre ha sido symbian, el sistema operativo que Nokia ha grabado en las entrañas de sus dispositivos. Me lo conozco al dedillo, hasta tal punto, que puedo describir de memoria la configuración, acceso a través de los distintos menús de opciones o errores típicos de casi cualquier marca de móvil que use este sistema operativo.
Una vez (solo una) me dejé engañar por la publicidad de sony-ericsson, donde entre brillantes colores, múltiples posibilidades de conexión y lineas atractivas, aquel Xperia X1 que escondía un teclado lateral, prometía mas de lo que fue capaz de cumplir, pero claro, tenia Windows Mobile como sistema operativo. Y al igual que el Windows de cualquier PC, con el paso de las horas se ralentizaba, hasta el punto de que quien llamaba, colgaba, antes de que mi móvil empezase a sonar. O se quedaba bloqueado sin síntomas aparentes. Simplemente ibas a llamar...y no podías. Y me pasaba mas tiempo reiniciándolo o sospechando  bloqueos, que usándolo. Hasta convertirse en una obsesión. Como cuando cierras la puerta de la nevera y te preguntas si será en esa ocasión cuando la bombilla ha dejado de funcionar y vuelves a abrir la puerta comprobando que la bombilla sigue funcionando y cierras, pero te lo vuelves a preguntar...?
Pues lo mismo.
Así que me volví a Nokia/Symbian.
No sólo por que me conozco su funcionamiento de memoria, sino por que cualquier otro programa externo que necesitase, ya lo tenia funcionando correctamente, como por ejemplo sincronizar outlook, cuentas de correo, marcadores del navegador, calendario, localizador Gps on-line... y a cada nuevo móvil, tan solo tenia que volcar la copia de seguridad y en segundos, todo funcionando.
Con el trabajo que me dio ponerle a cada contacto su foto,su cumpleaños, su email, su dirección física, un comentario, su cónyuge... como para tener un móvil nuevo y empezar de cero. Ni de coñas.
Pero hay que reconocer que Symbian ya ha cumplido un ciclo. No puede dar mucho más de si. La tecnología avanza sin parar y este sistema, no puede sacar todo el rendimiento que se precisa en determinadas ocasiones y con determinado hardware, así que, tocaba cambiar de sistema operativo.

La elección era evidente para un friki como yo: Android.
Por muchos motivos, entre ellos, su plena y evidente compatibilidad con google (propietario), y todo lo que esto acarrea: Actualización instantánea de todo, simplicidad, multiplicación de app´s, velocidad, millones de usuarios y, por ende, millones de beta-testers, multitarea, multisoluciones, interactividad...
Y el robotito verde del logo mola un huevo.
Y aprovechando que en Vodafone estaban financiando un móvil con una buena pantalla, que es lo que a mi me gusta de un móvil, le pedí al majo de mi mozo que hiciese lo que se denomina comúnmente un "amago": El contactar con otra compañía para hacer la portabilidad, y que así la tuya te llame y te ofrezca "algo" por quedarte. En mi caso, un flamante Samsung Galaxy S II

Hace sólo unos días que lo tengo, y aunque arrancaba con unas peligrosas enormes expectativas, podía haber tenido más por que me he quedado corto pidiendo.. Todo lo que yo esperaba de un móvil, incluso por encima de lo que yo había previsto...está en el primer menú de opciones. Y a mayores, la cantidad tan ingente de posibilidades que incluye de serie (mas las que se le puede instalar después),  es tan elevada, que se me han puesto los ojitos como platos ante un mundo tan suculento.
Claro, Android es linux. Y eso significa libertad, Y eso sí se identifica conmigo.
Ademas, la combinación Android + Hardware hacen de este Samsung una herramienta escandalosa, alucinante, increíble.
Podría comentar  muchos detalles técnicos, o alabar todas las herramientas, ocio o aplicaciones que me esperan.
Podría berrear a los cuatro vientos los placeres y las sensaciones que me va a reportar este terminal.
Incluso podría comparar lo que tenia con lo que tengo.
Pero no lo voy  hacer. Baste decir que esta entrada la he escrito enterita, desde el terminal. ¿alguien se atreve a hacerlo desde el teclado de su móvil?
Ahí queda el dato.

2 comentarios:

  1. El mio ni tiene internet,vale 18 euros y es solo para mensajes y llamar o que me llamen.....con eso me sobra jeje,mi cuñado tiene uno que parece un ordenador,hace de todo....¡saludos!

    ResponderEliminar
  2. Pues a ti igual te venia bien una maquinita de estas: Imagínate poder trackear las rutas, medir tiempos de movimiento, parada, altitud, inclinación, pendiente o desnivel, velocidades mínimas, máximas y medias, calorías, ritmo cardíaco, calorías, y todo esto con gráficos, , exportable de forma automática al PC para verlo sobre un mapa de google maps, con fotografías geolocalizadas...amen de ser muy útil para buscar direcciones, establecimientos o usarlo como GPS si vas en coche...y gratis. Haz un amago con tu operador veras que rápido te regalan un móvil con GPS. No lo necesitas, hasta que no lo pruebas.

    ResponderEliminar