martes, 10 de enero de 2012

De guardias civiles

El viernes me ha parado -otra vez mas- la guardia civil. Y lo pongo así, en minúsculas.
Realmente, en ocasiones creo que se trata de una cámara oculta, por que es tal, la cantidad de veces que me paran, que directamente me parece una broma.

Para que el lector se haga una idea del número de veces que he tenido que detener mi vehículo a requerimiento de estos funcionarios, y únicamente en controles de alcoholemia, aporto el siguiente dato:
En seis meses, he conseguido llenar de boquillas de alcoholímetro, el cilindro en el que habitualmente vienen las botellas de bebidas alcohólicas. Paradojicamente, en este cilindro caven unas 150 boquillas.
A esto, hay que sumarle la ingente cantidad de ocasiones que me han parado en controles documentales, de estupefacientes, y alguna vez que me han parado y tras la espera habitual, me indican que continúe sin mediar explicación.

Tengo que añadir que en absolutamente todos y cada uno de esos controles, siempre he tenido mi documentación en regla, nunca pruebo gota de alcohol y jamas han encontrado rastro de ningún tipo de sustancia estupefaciente.
Por otro lado tengo un vehículo de lo mas normal, con 7 años pero esmerado cuidado sin bollos ni arañazos, ni tunning de ningún tipo ni tampoco modificaciones en nada que no viniese de serie. No conduzco rápido por que quiero que el coche me dure muchos años, y soy precavido hasta dar asco.De hecho, lo doy.

Por eso, me preocupa profundamente este sentimiento de acoso al que me veo sometido casi a diario.
Decía un antiguo eslogan de la guardiacivil que "están para velar por nuestra seguridad". Por eso me desconcierta este desasosiego que me recorre cada vez que los veo y que se ve acentuado si me paran, como es habitual. No sé si quiero que me cuiden...
Tanto es así, que incluso he llegado a preguntar a un amigo guardia, si tienen algún tipo de patrón a la hora de parar a un vehículo, bien sea por su marca, modelo, color, hora del día o de la noche....pero no he obtenido ninguna conclusión de sus respuestas.

Pero lo que mas me preocupa no es que siempre me toque a mi, algo que finalmente tendré que achacar mientras no pueda demostrar lo contrario, al azar.

Lo que más me preocupa es la educación de la mayoría de estos -insisto- funcionarios, que confunden la seriedad que supongo tienen que aparentar, con la falta de educación, cuando piensan que todo el mundo es sospechoso mientras ellos no descubran lo contrario. Ven charlys por todas partes.
Solo así se explican esas formas bordes, la ausencia total de explicaciones aun al ser solicitadas, e incluso el obligatorio saludo que siempre pronuncio nada mas bajar la ventanilla.

No ha sido el caso de los guardias que me pararon el viernes, donde, quizás, afectados por mi  -a estas alturas-  conocimiento de determinados procedimientos, una sonrisa constante, y un goteo continuo de comentarios jocosos en su grado justo para ser simpático -que no bacilón-, les sorprendió hasta el punto de preguntarme si me habían detenido en alguna ocasión, cuando yo solito sin que me lo indicasen, apague las luces, el motor, puse el freno de mano saludé mientras salia con mi dni en la mano y le ofrecí mi bolso para proceder al registro ademas de colocarme recto y con los brazos extendidos y ligéramente separados para que realizase un registro de mi persona.
El único chocolate que le sindiqué que transportaba, era blanco y de Nestlé, lo cual produjo un momento muy gracioso...
En esta ocasión bien podría ser una cámara oculta, por que uno de los guardias era el hermano gemelo de Luis Tosar. Clavadito, clavadito.
Y ellos, como no, me llamarón "Fito", por mi parecido razonable con el músico.
Me despedí recordándoles que si hubiese una próxima ocasión, recordasen revisar el maletero, pues bien podía transportar un cadaver...o dos si son pequeños. Tengo un amplio maletero.

Nada que ver con  los guardia rancios añorantes de tricornio y bigotes pronunciados que recuerdan tiempos pretéritos,  donde casi conteniendo un grito te preguntan cosas como "¿A donde vá usté a estas horas?". Que ni que fuese mi padre. Que dan ganas de contestarle "Y a usté que coño le importa !!".
Con lo sencillo que es moderar el tono y realizar la pregunta de forma más amable como por ejemplo "¿Y cual es su destino?", o "¿A donde se dirige?".
Los que requieren "los papeles del coche" así en general, me producen una mezcla de asco y risa.Que parece que te están haciendo una apuesta, con ese tonito pseudo chulesco.
Que aquí siempre contengo la respuesta graciosa que dice "Pero usté cree que me han dado el coche envuelto?".
Con lo sencillo que es decir "¿Me facilita/da/permite la documentación del vehículo?". Y ya, si añaden un "porfavor" y un "gracias", pues mucho mejor para todos. Ni siquiera pido que sonrían, que entiendo que es un esfuerzo para el que no han sido entrenados.
Ellos realizarían su trabajo igualmente e incluso mejor, pues no se provocaría esa tensión en el conductor, que repercutirá de nuevo en ellos, poniéndose de mal humor.

Señores guardias: Un poquito de porfavor...que es gratis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario