viernes, 23 de julio de 2010

Corre corre que te pillo.



Llegar tarde, de siempre, ha sido algo que define a quien lo practica, como una persona irresponsable, que no cuida los detalles, y que tiene unas prioridades un tanto distorsionadas.
Si además de llegar tarde, no avisas de que vas a llegar tarde, te convierte directamente en un maleducado.
Y si encima, directamente decides no acudir, y no avisas, entonces eres un gilipollas integral.

Cierto es que una persona se puede retrasas por cuestiones puntuales que escapan al control de cualquiera: Un atasco o accidente, el no encontrar donde aparcar y no haber un parking cerca, un pinchazo, el reloj que se queda sin pilas (aunque hoy en dia esto ya no cuela por que todo el mundo tiene movil, y hay relojes/termometros por todos lados), y el tan socorrido "¿pero no habiamos quedado mañana?".

En cualquier caso, estas cosas pueden ocurrir una vez.
Dos con mala suerte.
Incluso tres, si te has cruzado con un congreso de tuertos.
Y siempre que adviertas a quien espera, el retraso se convierte en algo "que puede pasar", y nada más.

Sinembargo, el utilizar frases como "es que siempre llegas tarde", con una persona que va a trabajar todos los dias desde hace cerca de 5 años, con una puntualidad tal, que hasta parece pitorreo, y todo por que ha tenido la mala suerte de llegar no más de 11 minutos tarde, media docena de veces en todos esos años, y encima recuperando con creces ese tiempo, no tomandose los descansos estipulados por convenio, quedándose hasta varias horas por encima de su jornada laboral infinidad de veces, haciendo doble turno "por hacerle el favor a la empresa o a sus superiores", adecuando sus dias libres a la mejor conveniencia de sus compañeros, o realizando trabajos que deberian de hacer los que estan por encima, y encima sin cobrar un duro de más, el útilizar ese tipo de frases, -decia-, sólo puede desembocar en una conclusión.
La que todos tenemos en la cabeza.

En mi pueblo, todo esto se define con una frase muy bien sintetizada: "Además de puta, pongo la cama".

Es que al jefe le da igual que tengas que hacerte 35 kilómetros (19 de los cuales hace 3 años que estan en unas perpétuas obras de asfaltado, humanizacion, ancheado, alcantarillado, acerado, y todo lo que termine en "-ado").
Le da igual tambien que no exista en 2 kilometros a la redonda un parking, y uno tarde más en aparcar, que en recorrer esos 35 kilómetros.
Incluso le da igual que tengas que comer a las 12:30 de la mañana dos filetes con patatas, o lo que sea que almuerces, que a pesar de los años de práctica, a eso no se acostumbran ni los holandeses.
Le da igual que te gastes medio sueldo en peajes. Le da igual, que el dia anterior te huvieses quedado 45 minutos por encima de tu hora. Le da igual que huvieses realizado ya tu trabajo, su trabajo, y el trabajo del dia siguiente. Le da igual todo, con tal de que ese dia que te has retrasado 11 minutos de reloj, convertidos automáticamente en 15 (por aquello del redondeo supongo), quede muy patente (pero mucho ¿eh?), que te has retrasado. Y para postre, como haciendote el favor de tu vida, te espeta un "pero voy a hacer la vista gorda".

Y ni siquiera soy mileurista.
Que triste.

Y despues saldrá el director de trafico diciendo no sé que cosas sobre los escesos de velocidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario