miércoles, 28 de julio de 2010

El orgullo: Esa gran característica humana.


Es uno de esos sentimiento o emociones que tenemos un poco abandonado.
El orgullo, digo.
Ahora se utilizan expresiones paralelas, del tipo "estoy contento por esto, o por aquello", en vez de "estoy orgulloso de esto o de aquello".

Pero el orgullo que a mi más me enorgullece, es el de las cosas justas.
Todos somos iguales, todos tenemos los mismos derechos y obligaciones, todos tenemos la misma cantidad de prisa...bueno, al menos esa es la teoría.

En la práctica, nadie es igual a nadie, ni tiene las mismas obligaciones ni por supuesto los mismos derechos.


Todo esto viene a un comentario de un energúmeno, que seguramente lo dijo por no estarse callado. Síntoma inequívoco, de que en el fondo de su cerebelo, tiene una rabia que intenta contener a base de soltar en pequeñas dosis, gilipolleces del tipo "¿y para cuando el día del orgullo hetero?"

"Pues para cuando tu tengas menos derechos que yo", tuve que decirle.

Y es que habitualmente esa gentucilla no sabe que tenemos menos derechos. Realmente piensan que tenemos los mismos, y que queremos más. Es más: en el fondo, se creen que nos hacen un favor, permitiéndonos respirar el mismo aire.
Y nos van soltando favores a cuenta gotas: A fin de cuentas, es una suerte vivir en este país: Ya no nos condenaran a muerte, ni a cadena perpetua, ni nos marcaran la nuca o un brazo como a los caballos, con un hierro al rojo vivo con una "M".
Incluso nos han concedido el favor de que firmemos un papel de dos en dos, a modo de "unión civil" (pero que ni se nos ocurra utilizar la palabra "matrimonio" ¿eh?. Que esa palabra está reservada para los matrimonios "de verdad". Entre un hombre y una mujer.
Que a estos maricones, les das una miga, y te quieren morder la mano... o tocarte el culo.
A pesar de eso, todavía no tenemos las mismas subvenciones del estado, que una pareja heterosexual, ya sea para para viviendas de protección oficial o autonómica (seguimos figurando en el apartado "otros" de los formularios).
En el banco, el comercial de turno no te lo dice (hombre, solo faltaria que encima si dice lo que piensa, le montemos el pollo en su puesto de trabajo), pero la incomodidad que le produce el descubrir que en la cuenta vivienda hay el nombre de dos tíos, es supina.
Si te vas de fin de semana y reservas por teléfono, al llegar al hotel -nunca falla-, te dicen "uis, pero es que la habitación 302 que han reservado tiene una cama de matrimonio solamente..:"
Haí tienes dos opciones: Responder un "claro, no se preocupe, es todo correcto" y ahorrarle un trago todavía mas malo al empleado de turno, o explicarle algo del tipo "sí, es que a mi me gusta dormir con mi pareja en la misma cama. ¿A usted no?". Yo opto por la segunda. Al menos, la siguiente pareja gay que valla a ese hotel seguramente no tendrá que soportar el bochorno de una pregunta tan absurda como esa..por precaución. Si eso, ya bajarán a protestar por que sólo hay una cama (uis, no eran gays).
Y cosas mucho más raras como homosexuales que le votan al PP, aunque estos no los reconozcan como ciudadanos de pleno derecho de una forma abierta. O peor aun: Gays que van a misa.
No voy a entrar en el tema de la pederastia. No voy por ahí: Me refiero a ese libro sagrado llamado Bíblia (que ha re-escrito la iglesia vencedora no hacen tantos cientos de años), nos tacha de "abominación," de "enfermos", indica "que tenemos que morir en la hoguera para purificar nuestra alma pecaminosa", y un montón más de gilipolleces. Recomiendo su lectura. Te ríes mucho.

Pero sin entrar en tópicos de las ¿altas instancias? sociales, el goteo de ¿favores? de los políticos, la oposición frontal con la iglesia (ojo, no he dicho que no crea en dios, he dicho que no creo en la iglesia, por si los despistados), ni cuestiones de tipo cultural, educacional, etc...

Yo me refiero al día a día. Las pequeñas dificultades cotidianas que los que van de tolerantes por la vida (es que ahora está de moda ser tolerante y abierto), nos van poniendo por el camino.

Ese compañero de trabajo que te escupe una frase del tipo "ojo, que yo tengo muchos amigos gays..."(como si eso le diese más autoridad para decir la segunda parte de la frase que suele concluir con un estupendo "...pero a mi siempre de frente y que corra el aire. Si yo los respeto, que ellos me respeten a mi".

Claro, ante esto, te sonríes para tus adentros y sigues tecleando estadísticas en el ordenador.
Es mejor que él mismo meta más la pata -por que siempre meten más la pata-, y tengas que salir en su ayuda.
Cada palabra de una frase así, me crispa un poquito. Pero es lo que me ha tocado vivir. La entonación que suelen utilizar cuando dicen esa frase, me recuerda a la de un psicópata. la dicen como advirtiéndolo: "Psss, Cuidado ¿eh?: Que corra el aire... Que yo soy muy tolerante pero te puedo meter una patada en la cabeza y arrancartela de cuajo, MARICÓN".

Y luego en el descanso, ves al tolerante, junto a sus 3 o 4 amigos tolerantes, contando chistes de maricones.
Y cuando llevan así 4 días, tienes que ajustar la hora del descanso de tu pareja, con el descanso de los tolerantes, para que baje a visitarte y le des un pico a modo de saludo, ante la estupefacta mirada de los tolerantes.

Luego se sienten mal (dicen), y te vienen a pedir disculpas (no todos, claro), cegándola aun más, con cosas como "uis, perdona tío, es que no sabia que eras maric.. este.. homosexual". Nos ha jodido el tolerante. Es que si lo llegas a saber, disimularías lo que realmente piensas.

No se.. es como si se sintiesen en peligro. Tienen que insultarnos, ya sea con un chiste, un sarcasmo, un gesto con otro compañero.
Y después están los que pillan confianza. Los que sacan el tema una y otra vez con lindezas del tipo "¿pero tu has probado alguna vez con una tía para saber que no te molan?".
Claro, la respuesta es fácil: "¿Y tu, has probado alguna vez con un tío para saber que no te molan?"
Se les queda una cara como la de la pregunta de ¿que ruido hace un arbol que cae en medio de un bosque donde no hay nadie? "ÑÑeeeeeekkkpuummm", responderan. Si, pero , ¿como lo sabes si no hay nadie?.
!! Plin ¡¡¡ cara de bobo.

Hay una cantidad de chusma tolerante, tan grande, que es muy difícil encontrar a un tío hetero que, simplemente le de igual si te gustan los tíos, las tías o el jamón de bellota.
A mi me da igual que tu seas hetero. ¿por que no te da igual a ti que yo no lo sea?
Es más, ¿por que no hablamos del tiempo? O de política, o del trabajo, o de coches o motos, o si, de fútbol, aunque el menda no tenga ni idea y le molen mas los jugadores que los resultados.
Compartamos puntos de vista, que de eso va una conversación.
Pero es un tema tabú para un hetero tolerante de los de ahora.

Incluso hay quien nos compadece. Los mallores sobre todo. "Anda.. ¿te gustan los hombres? Bueno hombre, no pasa nada...peor seria que salieses drogadicto o ladrón".
¿...?
Uis, pues ya me quedo mucho más tranquilo....

...y es que depende de cuando, cómo y dónde. Alguien decía el otro día, que no le molesta que le digan "maricón", por que realmente lo es. Cierto. Lo que molesta no es que a uno le llamen por el nombre, sino que utilicen el nombre de uno bajo un contexto de burla.
Aquí en Pontevedra, es muy común el comentario tipo" si a mi no me molestan los homosexuales (o maricones, si ya da igual), pero que corra el aire. Y siempre de frente ¿eh?", y a continuación risas de circulo, sonrisas complices de camareros y clientes cercanos a la conversión, y narración de alguna experiencia cercana (de esas que siempre le ocurren a un amigo de un amigo), cuando aquel marica quiso meterle mano a alguien ultra-hetero, así, sin más. Si es que vamos provocando. Todo el día abalanzandonos hacia culos ajenos, dándonos el lote -a poder ser-, ante la puerta de los colegios y las iglesias, y entrandole a todo aquel que hemos comprobado que no sea gay.
Básicamente esa es la idea que ronda en la cabeza de la inmensa mayoría de los heteros de Pontevedra.
Lo mas triste no es eso. Si ya nos hemos acostumbrado a vivir con gentuza así.
Lo triste es que los más jóvenes hacen lo que ven en casa. Y el día que aquel grupo de crios de no mas de 10 o 12 años me llamaron Maricón, por ir de la mano con mi novio, aquel dia, tuve muy claro que no iba a ser tan sencillo. Si es mi hijo, le doy una leche. Pero claro, los maricones dios nos libre de que podamos adoptar hijos algun dia. En vez deen guarderias, los tendriamos en cuartos oscuros desde los 3 años. Tampoco entiendo pro que está bien visto ir de putas pero no ir de ambiente. Si es lo mismo pero gratis. ¿Pagando van palpar más calidad?
Además los maricones no tenemos sentimientos de paternidad. Eso solo los tienen los tios "de verdad".
Y aunque uno lucha diciendo en ese bar en voz bien alta "por favor, le podria poner a este marica que soy yo, otro café sólo (por que si mencionas la leche, ya la lias), , durante 5 segundos, ese corrillo bacilón ponen cara de panico. De "tragame tierra". Pero en seguida se dan cuenta de que ellos son "hombres de verdad" que no tienen que amilanarse ante un marica de barra. Es más: Soy yo el que les ha provocado con mi presencia y mi comentario. De hecho, no deberia de estar en ese bar, por lo que no suelen tardar en dirigirse al camarero, tambien en tono firme para que se les escuche, algo asi como "Pepe, ¿pero tu no tenias reservado el derecho de admisión?.
Pero luchar, hay que luchar. Y no me gusta callarme esté solo o acompañado, ante comentarios de ese tipo.
Por que siempre los hay.

Y aun habrá algun hetero tolerante "de los de ahora", que despues de leer esto, se pregunte por qué no hay un dia del orgullo hetero".
Si es que hay que ser idiota...

No hay comentarios:

Publicar un comentario