martes, 21 de diciembre de 2010

De Injusticias

El otro día llego a mi un enlace de algo que me puso los pocos pelos que me quedan de punta.
Bajo el título “Lituania criminaliza la homosexualidad”, se dan detalles de la ley que se acaba de aprobar.
El resumen, es algo así:
Lituania, un país con poco mas de 3 millones de habitantes, y que desde 2004 pertenece a la Unión Europea (y yo no se por qué, con cosas como las que pretende).
Su parlamento acaba de aprobar una ley que prohíbe hablar de la homosexualidad en público.
Así, con dos cojones.
Se contemplan multas de hasta 2.900 euros. La medida afecta a las escuelas, donde se considerará un delito presentar la homosexualidad como una conducta normal. Los adolescentes con inclinaciones homosexuales no podrán solicitar ningún tipo de apoyo de sus educadores y no recibirán ninguna clase de información sexual que pueda contribuir a preservar su salud. Se prohíben las asociaciones, lugares de encuentro, desfiles, festivales y cualquier actividad o espectáculo que reivindique los derechos y libertades de los homosexuales. Los medios de comunicación no podrán incluir referencias a la homosexualidad, salvo para descalificarla moral y socialmente. Esta reforma legal no entrará en vigor hasta que Dalia Grybauskaité, actual Presidenta del Gobierno lituano, la respalde con su firma. Dalia Grybauskaité ha sido comisaria europea y sería aberrante que apoyara unas medidas totalmente opuestas al espíritu de la Unión Europea, que garantiza la libertad sexual de todos sus ciudadanos y proscribe cualquier forma de discriminación.
Este es el enlace original.

Ahora yo me pregunto una tontería:
Si Lituania es un país relativamente avanzado, -vamos, que no viven en la prehistoria social, como lo hacen otras latitudes africanas o sudamericanas, por ejemplo-, tienen medios de comunicación lo suficientemente libres, -o poco controlados-, como para saber qué es lo que ocurre fuera de sus fronteras, y forma parte de un equipo constituido por una mayoría de países que condenan la discriminación sexual, ¿qué narices pretenden con esto?
Aquí, en nuestro país tenemos ya suficientes ejemplos de retrógrados como el hijo de mis vecinos (me refiero a Rajoy), que, aunque se rumorea de forma poco demostrable por el barrio, que conoce bastante de cerca el tema de la homosexualidad, -y hasta aquí puedo leer por que no  tiene tarjetita-, pretende derogar una ley que iguala mis derechos con los de una familia heterosexual.
Es decir,  que me quiere quitar mis derechos, pero no mis obligaciones.
También añado como inciso, que todo aquel que le vote, será culpable, en caso de que gane las elecciones, de que yo tenga menos derechos.
Pero, volviendo con mi pregunta: Si Lituania, -decía-, es un país relativamente avanzado, ¿en qué momento deciden poner en práctica una ley tan censuradora, antidemocrática, poco ética y discriminatoria como esta?.
¿Se trata quizás de una cortina de humo para mantener ocupada a la gente con otra cosa que no sean sus problemas político-económicos tal vez?
En cualquier caso, un paso atrás de este calibre no se debe de consentir.
Así que, ya estáis todos dándole al “me gusta” de esta entrada para que aparezca en vuestros respectivos facebukes y se divulgue la cuestión. Este país siempre ha dado ejemplo de los derechos sociales y la igualdad. Y esto no es menos grave que la discriminación que ya sufre la mujer, la violencia de género, o cualquiera de las barbaridades que hacia paquito allá por los 60.
Y lo que me repatea a mi que gente con tan pocas luces tenga un cargo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario